Carlos Salazar diseña la fundación de cítricos de Vicente Todolí

Carlos Salazar acaba de aterrizar a Valencia tras tras reunirse con Ferrán Adrià en Barcelona para perfilar detalles de lo que es un ambicioso proyecto que une paisaje, ecología, gastronomía y arte. Se trata de la fundación de cítricos de Vicente Todolí que abrirá sus puertas en 2019 y cuyo protagonista es un huerto con más de 400 variedades de cítricos sobre los que se experimentará en un pabellón diseñado por Salazar donde Adrià y su equipo investigará, cocinará y contará con la intervención de artistas internacionales.

En su céntrico despacho de Valencia, el arquitecto trabaja apostando por la creatividad y la innovación, cuestiones que aplica también a sus clases que imparte como profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia ETSA-UPV.

En su opinión, “la huerta o la Albufera poseen cualidades que deberíamos apreciar más. Llevo dos años involucrado en un proyecto de Vicente Todolí que tiene como finalidad preservar centenares de cítricos, para aproximar al público general ese entorno haciendo que se valore. Desde que estoy trabajando en él como arquitecto aprecio más el paisaje que rodea la Valencia de huertas, naranjos y arrozales. Recorrer la zona en la que se ubica, visitar las obras del pabellón dedicado a la experimentación con esos cítricos y relacionarme con la naturaleza de forma tan próxima lo ha vuelto uno de mis lugares favoritos”.

La Diputació de València participará del proyecto del Hort Botànic de Cítrics “El Bartolí”, gestionado por la fundación valenciana Todolí Citrus, creada por el propio Vicent Todolí, uno de los mayores expertos de arte moderno de todo el mundo, responsable en el pasado del área artística del IVAM y director de la galería Tate Modern en Londres. La corporación provincial destinará, con carácter bianual, más de 25.000 euros a la fundación, con el fin de dotar a la instalación de un laboratorio de investigación donde realizar estudios dirigidos a las diversas aplicaciones y potencialidades de los cítricos –gastronómicas, medicinales o aromáticas–, y que este centro investigador pueda ser una realidad lo antes posible.

En concreto, la Diputació de València contribuirá a este proyecto con una dotación económica de 12.800 euros durante el presente ejercicio 2017, la cual gestionará la propia fundación Todolí Citrus, y que tendrá continuidad el año 2018. Asimismo, el Patronato de Turismo ha mostrado su apoyo para la dinamización turística del proyecto y la implementación de visitas guiadas al huerto botánico.

El alcalde de Palmera, Àlvar Català, como miembro de la fundación Todolí Citrus, ha explicado que entre los fines de esta institución «radica el hecho de conocer las características de cada una de las modalidades tipológicas de cítricos, para poder llevar a cabo iniciativas encaminadas a su aprovechamiento». Asimismo, Català ha señalado que una vez culminado el proyecto, tanto la fundación como el huerto botánico «tendrán una voluntariedad didáctica, encaminada a la realización de visitas guiadas y rutas para escolares y personas interesadas, con el objetivo de que conozcan las instalaciones, la elevada variedad de cítricos que existen, así como todas las potencialidades y funcionalidades de los mismos de acuerdo con los resultados de los diferentes estudios realizados».

Cerca de 400 variedades de cítricos

Sobre una parcela de 25.000 metros cuadrados que ha denominado Hort Botànic Citrícola “El Bartolí”, Vicent Todolí ha llegado a reunir 386 variedades de cítricos de todos los continentes. Esta riqueza botánica ha merecido el interés no sólo del Ayuntamiento de Palmera, que colaboró ​​en su mejora y difusión, sino también de la Diputació de València, para que este paseo por la historia del cítrico y del naranjo pueda ser conocida y disfrutada por toda la ciudadanía, además de resultar un elemento que anime a visitar el municipio de Palmera.

Como ejemplo, en el Hort Botànic “El Bartolí” se pueden encontrar especies tan curiosas como el grandis, el cual proviene del sudeste asiático y es uno de los cítricos más grandes, ya que puede llegar a hacer 15 metros de altura. También existe la bergamota, un híbrido entre naranja amarga y la lima ácida. La lumia fue el primer híbrido entre el pomelo y el poncil, que luego se hibridó con la lima. O el paradisi, el cual constituye la variedad más antigua conocida. Fue encontrado en unas excavaciones de la ciudad de Nippur, 4.000 años antes de Cristo. Y entre todas estas variedades más exóticas, el grupo de las mandarinas, con las deliciosas clementinas y las satsumas, las cuales se cultivaron en China y Japón a gran escala a partir del siglo XVI, pero que adquirieron una importancia comercial enorme alrededor del año 1.900.

 

 

 

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.