“El manejo de la tensión emocional es clave para frenar la aparición de migrañas” - Imagen 1
“El manejo de la tensión emocional es clave para frenar la aparición de migrañas” - Imagen 1

“El manejo de la tensión emocional es clave para frenar la aparición de migrañas”

Entrevista a: 
José Miguel Lainez
Neurólogo, hijo adoptivo de la ciudad de valencia
por: 
Paco Ballester

Tendemos a hablar por igual de jaquecas o migrañas cuando nos referimos a dolores intensos de cabeza. ¿Es esto correcto? La jaqueca y la migraña son dos denominaciones para un mismo mal. Llamamos cefalea a cualquier dolor que ocurra de cuello hacia arriba y la migraña sería uno de ellos. En el mundo occidental la padece un 12% de la población y afecta más a las mujeres, ya que hay una explicación clara, las hormonas. En niños y niñas el porcentaje es parecido, pero con el paso de los años se multiplica por tres, y finalmente, con el avance de la edad, desaparece. También está ligado al envejecimiento de las arterias. Antes no veías a nadie de más de setenta años con migrañas, y ahora sucede con asiduidad, debido al mejor envejecimiento de la población.
Al ser un dolor tan frecuente, hay un exceso de consejos, métodos no demasiado científicos, etc... Los mitos más frecuentes están relacionados con los desencadenantes. La migraña no guarda ninguna relación con los huevos fritos, por ejemplo. La alimentación es importante, pero no al 100%. Cada migraña es algo individual o circunstacial. Muchas veces es la suma de varios factores. Una mujer pre-menstrual, sin dormir y estresada, con media copa de vino, estalla. El chocolate y los dulces son uno de los mitos más extendidos, aunque un factor determinantes es el alcohol. Es preferible consumir bebidas blancas como ginebra, vodka o vino blanco.
¿Y cuál es la influencia del día a día? El estrés es el desencadenante más importante de la migraña. No es una situación excepcional, sino producto del día a día que vivimos. Es la suma de pequeñas situaciones estresantes, casi todas ellas sin aparente solución. Hay que racionalizar y automatizar situaciones. El manejo del estrés, de la tensión emocional es clave. Es conveniente la reflexión, la relajación y el ejercicio físico.
Pasemos a algo bastante más serio, el riesgo y naturaleza de los ictus. El ictus isquémico implica falta de riego, embolia cardíaca o arterioesclerosis en el 70 u 80% de los casos. Después tenemos las hemorragias cerebrales, de dos tipos: hemorrragia intraperenquimatosa (se rompe una arteria dentro del tejido cerebral). El otro tipo es la hemorragia suparanoidea, la rotura de una arteria en las meninges, producto de un aneurisma. Las causas más frecuentes del ictus isquémico son hipertensión, diabetes, tabaquismo, sedentarismo y obesidad. Salvo algunas enfermedades determinadas, la predisposición genética no es clave.
¿Cuándo debemos preocuparnos? Hay que estar atento a los pequeños signos: pérdida aguda de la visión en un ojo, transtornos del lenguaje, pérdida de sensibilidad o movilidad. Si se coge con celeridad, las posibilidades de éxito son grandes. La actividad física es importante, así como la alimentación y una cantidad moderada de alcohol. El ictus hemorrágico está más relacionado con el consumo de sustancias como la cocaína o el speed, pero, por otro lado, es la primera causa de muerte en mujeres a partir de 70 años. El factor mayor de riesgo es la edad. Por debajo, afecta por igual a hombres y a mujeres.
¿Cuáles son las novedades más importantes en el tratamiento del alzheimer? En el alzheimer estamos actuando en dos frentes. Ensayos clínicos con fármacos nuevos en etapas previas de la enfermedad. Los fármacos actuales tratan la falta de memoria, pero no frenan la progresión del mal. Los nuevos ejercen su influencia en etapas más precoces, frenando la progresión del alzheimer. El otro frente es la detección precoz. Actuamos buscando marcadores a través de un estudio en colaboración con el Hospital de La Fe y el Hospital General. Se trata, por ejemplo, de detectar marcadores por medio de imágenes TAC en pacientes con pequeños problemas de memoria que podrían determinar un deterioro cognitivo leve, que en un tercio de los casos evoluciona al alzheimer. Hay datos que indican que la mejora del envejecimiento en la población retrasa la aparición del alzheimer, aunque en un 2-4% de los casos existe cierto componente hereditario.
¿Qué tipo de olvidos son importantes de cara a la detección temprana de esta enfermedad? Los pequeños olvidos no son importantes. El cerebro no tiene una capacidad infinita de almacenamiento de información, por lo que tiende a “limpiar” los datos menos importantes. Los olvidos tienen que ver con la atención. Olvidar una cita de negocios, una cita con tu mujer o dónde has dejado el coche son cosas a valorar. Olvidar dónde has dejado las llaves no tiene la menor importancia.


 

Descargar revista

Valencia City Agosto 2017
126

Newsletter Valenciacity

PÁGINAS RECOMENDADAS

Visitar el Gastro Blog CV

Oliva Nova

¡Participa en nuestros concursos!

Buscador de restaurantes

" src="//img/search.png" />

Inicio de sesión

Redacción: C/ Doctor Sumsi nº 14 - 1; 46005 Valencia (España) - Tel. 962 261 395 / email: redaccion@valenciacity.es