“La peluquería explica a la perfección el espíritu estético de cada momento. El que no vea esos códigos es ciego”

Entrevista a: 
Tono Sanmartín
Peluquero

Tono Sanmartín (Benetússer, 1955) es el gran peluquero de Valencia, el estilista de la alta sociedad y de quienes quieren pertenecer a ella. Pero es mucho más que eso. Ha ganado dos premios mundiales de peluquería, ha sido el estilista de Canal 9 desde sus orígenes, ha creado tendencias y marcas con su propio nombre, ha expuesto sus creaciones en La Villette de París, en el IVAM o en Shangai y se considera a sí mismo un transgresor. Una personalidad arrolladora al servicio de la belleza y la personalidad femenina, su gran bastión.

“Al final todos pasamos por la moda, en mayor o menor medida, y la moda a veces es más rompedora y a veces menos.

¿Su dedicación a la peluquería es una casualidad o una obsesión?

Ambas cosas ala vez, aunque quizás ha sido más bien unanecesidad vital. Desde muy pequeño meplantee las posibilidades para transformarla estética visual, en mi caso la de las mujeres.A partir de ahí ha habido una ciertaobsesión, sí, por desentrañar la belleza,por desentrañar la estética que a mi másme impactaba y que solía llegarme a travésde las películas y de las revistas.

¿Le gustaba algún tipo especial de mujeres?

Las de los años 50, en particular las rubias de Hitchcock: desde Grace Kelly a Tippi Hedren o Kim Novak... y Ava Gardner, por supuesto. Luego, a finales de los 60 descubrí a Mia Farrow, detrás de la cual nos encontramos con un genial peluquero, el artífice de toda su imagen, Vidal Sassoon.

Cuando trabaja, ¿se siente un oficiante o un creador?

Depende, si quiero ganar dineroo quiero inmortalizar una obra. Si hay queganar dinero uno tiene que olvidarse de lasinnovaciones extremas y adaptarse a losdeseos de sus clientes, aunque algunasestán dispuestas a ser más avanzadas.

¿Le dejan sus clientas lanzarse al cambio o tienden a mantener lo que ya tienen, o va por modas eso de ser radical o conservador?

Partiendo del hecho de que la moda es todo aquello que pasa de moda, está claro que todas las que rinden tributo a la moda sufren o viven mayores cambios. Aquellas que tienen mayor inseguridad se ponen en manos del profesional para que las reconduzcan en su personalidad. Al final todos pasamos por la moda, en mayor o menor medida, y la moda, en efecto, a veces es más rompedora y a veces menos. Por ejemplo, en la época hippie, cuya estética modificó de un modo radical todas las convenciones estéticas de entonces.

¿El pelo es el espejo del alma?

No siempre. Hay rostros dulces que pueden esconder una mente diabólica. A veces un cabello puede servir para seducir y esa seducción puede terminar en perversión. Piensa sin ir más lejos en Lolita... El cabello lo que sí ofrece, sobre todo en la mujer, es seguridad en sí misma, autoestima, y eso para las mujeres es muy importante porque seguimos en un mundo demasiado competitivo y dominado por los hombres.

¿Y por qué se enfadan tanto algunos miembros de la sociedad artística cuando un peluquero entra en un museo?

Esas cosas pasan en Valencia, donde hay demasiada gente poco viajada. Antes de mi exposición en el IVAM, mi obra había entrado en la casa de las artes y oficios de La Villette de París junto a otros peluqueros como el propio Vidal Sassoon o Toni&Guy, y nadie se rasgó las vestiduras. He estado también en el museo de Shangai, por ejemplo, y los chinos no hicieron ni un solo comentario malicioso. O tal vez es que he ganado dos veces el premio mundial de peluquería, o a lo mejor es porque sigo en Valencia. Hay algo de provinciano en esas limitaciones, en esas cortapisas y en ver las cosas de un modo tan estanco: creamos unas categorías y de ahí ya no nos movemos. Eso es muy inmovilista, demasiado conservador, y el arte es todo menos eso.

Aun no siendo un arte la peluquería, puede que refleje mejor incluso que el arte los códigos estéticos de una época.

Evidentemente. Desde los querubines de Leonardo da Vinci a Maria Antonieta hasta llegar a Mary Quant y hoy en día, la moda en general y la peluquería en particular explican a la perfección el espíritu estético de cada momento. El que no vea esos códigos es porque es ciego.

En su momento, los años 20, por ejemplo, tuvo más impacto la aparición de la mujer de Scott Fitzgerald con un peinado bob que cualquiera de las novelas de su marido...

Así fue. Aquello fue todo un guiño,Zelda Fitzgerald era una mujer por delantey un chico por detrás. Había una ambigüedadcalculada que creó una tendenciay que emitía muchas señales en favor dela igualdad de las mujeres respecto de loshombres. Después de ella vino Coco Chanel,y luego el cine fue el que marcaría lastendencias.

Antoine, Vidal Sassoon... ¿cuál ha sido el más grande peluquero del siglo XX?

VidalSassoon sin duda. Hizo un cambio técnicodecisivo. Democratizó la rigidez del peinado.

Y ahora, ¿quién es el más grande?

Como alto y grande, yo: he viajado por todo el mundo pero he elegido Valencia para radicarme y, además, me conformo con lo que tengo. En serio, el más grande es el que se gana en cada sesión la confianza de su cliente.

“La peluquería en particular explica a la perfección el espíritu estético de cada momento. El que no vea esos códigos es porque es ciego”.

¿España es importante en peluquería o sigue siendo Francia, París, de donde vienen las modas? ¿O las modas vienen ahora de Hollywood y los MTV?

Ahora mismohay un crisol de tendencias, vivimostiempos eclécticos. Ahora ya no hay uncentro emisor e influyente, son los iconosmediáticos los que marcan las pautas estéticasa seguir.

O sea, Lady Gagá, Beyoncé...

No exactamente, porque estas artistas a veces van muy exageradas y con mucho dinero encima, y esto no puede transmitirse a las masas, pero cuando ese tipo de personajes optan por cosas masificables, entonces se producen fenómenos tremendos: que si Beyoncé se hace extensiones, todo el mundo con extensiones, que si Rihanna se rasura un trozo de la cabeza pues aparecen las jovencitas con ganas de rasurarse... Desde luego, lo que las jóvenes no quieren parecerse ahora es a Isabel Preysler, quieren más bien imitar los videoclips.

A quién le hubiera gustado peinar, ¿a Coco Chanel o a Marilyn Monroe?

A Marilynsin discusión. Coco Chanel dictaba lamoda desde su criterio personal limitandola estética femenina, una estética más fría,todas con chaquetilla, sin curvas, quizásporque ella no las tenía. La Monroe fue todolo contrario: todo feminidad, todo sensualidady deseo, y volvía locos a los hombrescon sus formas femeninas provocativas.

Usted que ha vivido Canal 9 desde dentro, ¿qué le parece lo que está ocurriendo ahora?

He visto toda la evolución deesa televisión, su ascenso y su caída. Fuepionera en programas como el show deMonleón o con Tómbola, hasta que el barco se quedó sin timón. Ahora se pretendeque haya un nuevo capitán, pero nos faltatiempo y perspectiva para saber hacia quédirección se dirige.

En cualquier caso, ¿le ve futuro a la televisión valenciana, o se lo ve mejor a la iniciativa privada?

Si continúa como estáno le veo futuro. Una televisión debe ser elreflejo de una sociedad y ahora Canal 9 nolo es. No se trata de que los informativosestén politizados, al fin y al cabo esa essu verdadera función: informar de lo quehace el gobierno de turno. Me refiero a losprogramas de ocio, que han de entendersesiempre como un entretenimiento domésticoy estar a la altura de lo que la sociedaddemanda en cada momento, por eso lagestión privada suele ser mejor, porque esmás liberal y avanzada. Además, la gestiónpública tiende a unos costes fuera de mercado,y eso no puede ser: con dinero ajenoes muy fácil, por eso es tan importante quela gente sepa qué es el riesgo empresarial.Y tampoco tengo claro que unas productorasindependientes sean la solución: creomás en los buenos profesionales, en losbuenos guionistas y actores que en lasproductoras.

“Los programas de ocio han de entenderse siempre como un entretenimiento doméstico y estar a la altura de lo que la sociedad demanda en cada momento, por eso la gestión privada suele ser mejor, porque es más liberal y avanzada”.

Dicen que un buen peluquero es, además, un gran psicólogo. ¿Se ve así, como una persona versada en descifrar el espíritu humano?

Pues sí, aunque no cobremos loque cobran los terapeutas. Aquí vienen muchasmujeres con sus miserias a cuestas ysalen enarbolando sus mejores banderas.

Una peluquería hace las veces, también, de termómetro social... ¿Cómo ve de ánimos a esta sociedad, a las valencianas en particular, desde su peluquería?

Estáexpectante, como esperando un cambio. Ycuando ocurra, se cambiarán el pelo también.Van a volver las mujeres luchadorasporque ahora necesitamos una nuevageneración de políticos. Los pocos sólidosque hay deben quedarse para formar a losque inevitablemente van a llegar.

¿Las tres mujeres más elegantes de Valencia...?

Mayrén Beneyto, eterna... Hortensia Herrero de Roig, una personalidad muy sensible y con mucha clase... y Esther Pastor, la secretaria autonómica de Presidencia, que es la personalidad emergente y con un gran futuro.

Descargar revista

Valencia City julio 2017
125

Newsletter Valenciacity

PÁGINAS RECOMENDADAS

Visitar el Gastro Blog CV

Oliva Nova

Gran Fira de València

¡Participa en nuestros concursos!

Buscador de restaurantes

" src="//img/search.png" />

Inicio de sesión

Redacción: C/ Doctor Sumsi nº 14 - 1; 46005 Valencia (España) - Tel. 962 261 395 / email: redaccion@valenciacity.es