“Se trata de ayudar a que las personas sean felices”

La Doctora Gabriela Arana, coordinadora del área de medicina estética de la clínica Ilahy, ubicada en el entorno hospitalario de IMED Hospitales, con cuatro centros ya en la Comunidad Valenciana, ofrece una respuesta médica experta e integral a las necesidades estéticas actuales primando, por encima de todo, la salud del paciente.

Ilahy Valencia se encuentra en la planta 8 del nuevo hospital privado IMED Valencia y cuenta, además de sus instalaciones y aparatología de última generación, con un equipo humano altamente cualificado (cirujanos plásticos, endoscopistas, nutricionistas, anestesistas, psicólogos y endocrinos) coordinado en el área de medicina estética por la doctora dermatóloga María Gabriela Arana. Con ella hemos tenido una entrevista en la que nos habla acerca de Ilahy y de lo último en medicina estética.

¿Cuál es el tratamiento más demandado de medicina estética en Ilahy?

El tratamiento más demandado, a mi parecer, sigue siendo la toxina botulínica. La razón es muy simple: no existe edad para combatir las arrugas. Si uno empieza joven, las arrugas no aparecen. Si ya las tenemos, es necesario como pistoletazo de salida para comenzar a borrar. El aspecto relajado y descansado que deja es inigualable. Aunque le siguen de cerca tratamientos como los rellenos de ácido hialurónico o la hidroxiapatita cálcica, hidratación y revitalización con productos inyectables. Últimamente estamos asistiendo a una demanda cada vez más grande de tratamientos antiflacidez, ya que la gente va enterándose de que contamos con más opciones y de que los resultados son cada vez más naturales. En cuanto a la medicina corporal, la tecnología nos echa mucha mano con aparatos como el Exilis BTL, que modelan a la vez que combaten flacidez. La mesoterapia también es muy demandada. La lista es interminable.

¿Y la novedad más reciente de la que todo el mundo hablará en 2018?

Hace tiempo estamos deseando, tanto pacientes como médicos, que llegue ese producto tan famoso ya en Estados Unidos que es capaz de eliminar de forma definitiva la papada y la flacidez con tan solo unos pinchazos, sin bisturí ni anestesia. Estamos hablando del Belkyra, un producto de Allergan, aprobado por la FDA, que nos ayudará a resolver ese problema, que tanto avejenta, de forma ambulatoria, sin cirugía y con una recuperación increíble. Muchos pacientes que han visto fotos están ya reclamando este tratamiento que tenemos disponible desde septiembre. Quien quiera ver antes y después reales, no tiene más que poner “Belkyra” o “Kybella” (su homólogo estadounidense) en su buscador y entenderá nuestro entusiasmo.

Precisamente la clínica Ilahy ha sido elegida entre las clínicas de referencia en toda España para ofrecer Belkyra en primicia.

¿Sigue siendo un tabú hablar de medicina estética o por el contrario considera que ésta tiene buena aceptación en la sociedad actual?

Lo cierto es que la medicina estética, así como la propia sociedad, se ha transformado muchísimo en los últimos años. Por un lado, los tratamientos son menos invasivos, con resultados más naturales y con un precio más asequible. Por otro, contamos cada día con nuevos procedimientos que hacen posible ese acercamiento que hoy existe entre la sociedad y la medicina estética.

¿Cuál es el tratamiento de medicina estética que más le gusta trabajar?

Los tratamientos que personalmente más me gusta realizar son tres: el primero es quitar las manchas, punto de partida fundamental para cualquier tratamiento estético. Fácil, rápido, sin tiempo de recuperación y que en una o dos sesiones quita lo que costó años y años sumar. El segundo son los tratamientos para la flacidez. Siempre digo que podemos perdonar casi todo a los años, pero ver cómo se pierde la estructura de nuestro rostro y se “derrumba” nuestra piel es de lo más difícil de asumir. En esto, nunca insistiré lo suficiente: la palabra clave es prevenir. Existen muchos tratamientos para ralentizar y mejorar la flacidez sin llegar al bisturí manteniendo del todo la naturalidad. Por último, quienes me conocen saben que soy una enorme fanática de limpiar las piernas de varices.

Cada vez que una paciente me dice que hacía cinco años que no se ponía una falda hasta que hizo el tratamiento me siento auténticamente feliz.

¿Qué significa para usted ayudar a un paciente con la medicina estética?

Esta es una pregunta que se responde fácilmente con una situación que viví hace pocos días. Un paciente, con mucho estrés laboral que había repercutido claramente en su aspecto, acudió a realizarse un tratamiento de ojeras, de mejora de flacidez y contorno del óvalo facial. Cuando vino al control, simplemente me dijo: “Que trabajo más bonito que tiene, doctora, usted hace feliz a la gente. Quiero que sepa que a mí me hizo enormemente feliz”. Simplemente, se trata de ayudar a que las personas se sientan felices. Sin más.

 

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.