Los últimos consejos antes del Medio Maratón

Ha llegado el momento. Después de varios meses de preparación, de madrugones, de buscar un hueco antes de comer o al llegar del trabajo, el domingo te presentas en la meta con el trabajo hecho. ¿Todo?, no. No olvides las rutinas de la víspera y del día de la carrera. Una buena gestión de esas horas previas te ayudarán, sin duda, a correr con más garantías los 21,097 metros. Más que consejos, recuerda que son medidas de precaución para no estropear el excelente trabajo que has hecho hasta el momento de la salida. Te permitirán disfrutar más de la experiencia y arañarás más segundos al crono. Lo dicen todos los expertos.

El día antes

Descansa, no hagas esfuerzos innecesarios e intenta no ponerte nervioso por cualquier tontería. No hace falta que pases todo el día tumbado, pero tampoco “es necesario” que estés todo el día caminando. Un buen consejo que nunca falla: ver una buena película, o dos, por la tarde. ¿Para comer? Se aconseja que comas hidratos de carbono y proteínas. Ya sabes: pasta y carne o pescado. Una buena paellita valenciana no es una mala sugerencia, aunque es la comida por excelencia para la recuperación después de la carrera. Si quieres dormir bien por la noche, que lo querrás, no duermas la siesta. Decántate por la película. Después, salir a trotar 20 minutos o pasear por la ciudad moderadamente, si eres de fuera, es un consejo que no debes desestimar. Y para cenar, preocúpate especialmente por terminar de recargar los depósitos de glucógeno. Un buen plato de pasta, pero sin salsas, que puedes acompañar con alguna carne blanca a la plancha. Que sea antes de las 9 de la noche. No te olvides de la fruta para facilitar el tránsito intestinal. Y a la cama prontito.

Antes de la carrera

Lo habrás oído mil veces, pero es necesario recordarlo. No experimentes con el desayuno y tómate lo que tu cuerpo ya conoce de sobra. Hazlo al menos 2 horas antes de la carrera, 3 si puede ser. Si habitualmente te desayunas con unas tostadas, no cambies. Si es con galletas, pues lo mismo. Lo importante es que contenga hidratos de carbono. Si son huevos fritos con bacon… esperamos que ya lo hayas cambiado durante el entrenamiento. El desayuno ha de ser sano y equilibrado. No comas más de lo normal. ¿Café? Si lo tomas todas las mañanas, disfrútalo como siempre. La cafeína estimula los sentidos. Si no tomas café habitualmente, mejor que no lo hagas antes de la carrera. Puede jugarte una mala pasada. Importante: si puedes ir al baño antes de salir de casa o el hotel, mejor. Si no, no te preocupes: hay WCs en la zona de la salida para “quedarte más tranquilo”. Después del desayuno y hasta la hora de la carrera, hidrátate moderadamente con pequeños sorbitos de agua.

Después de cruzar la meta

Es el momento de disfrutar del trabajo hecho y de rellenar el depósito: toma bebidas isotónicas para recuperar el equilibrio electrolítico, pues habrás perdido muchas sales con el sudor. Las frutas calóricas como los orejones o los plátanos también te vendrán bien. Y a la hora de la comida, pues ya sabes. Lo ideal es una comida equilibrada, con muchos hidratos y algo menos de grasas y proteínas. Lo dicho: una buena paella es un alimento idóneo para recuperarte rápidamente.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.