7 Colectivo secuestra a C. Tangana para denunciar la precariedad laboral

«Tangana» forma parte del XII Ciclo de Compañías Valencianas de la sala Russafa

El elenco de «Tangana».

Hay quien estaría dispuesto a cualquier cosa para disfrutar de los 15 minutos de fama que corresponden a cada ser humano en su vida, según Warhol. Los personajes de Tangana optan por el secuestro de todo un icono social para conseguirla. Sala Russafa acoge del 24 al 27 de noviembre, dentro del XII Ciclo de Compañías Valencianas, el nuevo espectáculo de 7 Colectivo, que arranca con esta premisa.  

Marian Villaescusa y la compañía firman esta pieza que versionaVamos a por Guti, una obra del dramaturgo catalán Albert Boronat estrenada en 2011, cuando la selección española había ganado el mundial y la crisis inmobiliaria alargaba su sombra.

Sus protagonistas eran cuatro trabajadores de Tecnocasa que intentaban solventar sus problemas al ganar una apuesta futbolística, secuestrando a uno de los ídolos del momento. «Pero, 11 años después, ¿quién es Guti?», se preguntaron desde 7 Colectivo cuando empezaron el trabajo de adaptación del espectáculo al nuevo contexto social.

En primer lugar, buscaron una situación de precariedad laboral actual, que explicara la desesperación a la que puede llegar una persona que no puede ganarse la vida. Y pensaron en utilizar como personajes a raiders que cargan de acá para allá con sus mochilas. «Pero, hablando con compañeros del sector, nos dimos cuenta de que todos, en un momento u otro, habíamos sido camareros. La mayoría nos habíamos visto obligados a compaginar las artes escénicas con otras profesiones para poder subsistir», recuerda Miguel Torrecilla, integrante de la compañía y del espectáculo.

Esto les llevó a centrar la nueva versión de la obra en la situación de los trabajadores de la cultura y, en concreto, de la escena valenciana, «pero sin victimismo», como remarca Torrecilla, quien admite que en Madrid o Barcelona hay muchas oportunidades de actuar y más público.

«Pero la competencia es enorme. Aquí hay una escena muy interesante, con espacios que programan y gente que hace cosas muy buenas. Creemos que la diferencia está en la falta de cultura teatral. Es muy triste que aquí las salas no se llenen y que la gente, habitualmente, no piense en ir al teatro como una opción de ocio», explican desde la formación.

Decididos a hablar de estos temas, transformaron a los protagonistas del espectáculo en cuatro antiguos compañeros de la escuela de arte dramático que, tras años sin conseguir la fama, planeaban asaltarla por la fuerza secuestrando a todo un icono. ¿Y quién podía ser un referente social en 2022?

Una escena de la obra.

«Un producto completo»

Estuvieron barajando varios nombres, pero al final se quedaron con C.Tangana por cómo ha enfocado su carrera. «Se ha convertido a sí mismo en un producto al completo. Es un ídolo en la música, pero también en la moda o el audiovisual, con sus videoclips. Ha hecho lo que algunos profesores nos recomendaban cuando estábamos estudiando. Nos aconsejaban hacer de nosotros mismos una obra, un producto, para conseguir el éxito», recuerda Torrecilla, quien no comparte esa manera de desarrollar una carrera artística.

«Es más interesante dar el salto al mercado porque tus espectáculos sean buenos, porque lo que haces sea interesante, no porque tú seas popular», argumenta en nombre de la compañía.  

Siguiendo esta filosofía, 7 Colectivo va por su cuarto montaje, haciéndose un nombre en la escena emergente de la ciudad, junto a compañías como La Galguera, Leamok o Encara No Té Nom Produccions, que recientemente pasó por Sala Russafa. «Pensamos que hay un caldo de cultivo muy bueno, con una conexión muy directa entre lo que se cuece socialmente y lo que intentamos trabajar las nuevas generaciones en nuestros espectáculos», comentan desde la formación valenciana.

Sus integrantes, Vicente Ausina, Francisco De La Hoz, Alberto Martín De Miguel y Miguel Torrecilla, han ido adaptando situaciones, reescribiendo escenas del montaje original y creando nuevas para conformar Tangana en un proceso de creación conjunta, en el que han incluido a la directora del montaje.

Además, los cuatro suben al escenario como intérpretes en una puesta en escena gamberra y retadora, que se completa con la ambientación sonora en vivo que realiza Miquel Mateu, con una banda sonora original llena de guiños a la estrella de la música. El resultado es una comedia tan fresca como cargada de verdades, que refleja la mirada de una juventud que ya ronda los 30 y sigue buscando cómo hacerse un hueco en un mundo cada vez más mercantilizado.   

 

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.