Alfons el Magnànim repasa el Brines más íntimo a través de un centenar de poesías

El libro, coordinado por Vicente Gallego, se centra en la obra que el poeta escribió en su refugio de Elca

Portada de la antología dedicada a Francisco Brines.

La Institució Alfons el Magnànim-Centre Valencià d’Estudis i d’Investigació acaba de publicar Por una ciega ley del corazón, una antología poética del escritor valenciano Francisco Brines a cargo del también poeta valenciano Vicente Gallego, autor del prólogo.

En el volumen, Vicente Gallego (València, 1963) ha seleccionado los 105 poemas más significativos emplazados en la residencia valenciana de Elca del poeta de la Safor, «el ámbito que revela la verdad más íntima del poeta: el erotismo, la pasión por el viaje, la meditación del tiempo, los recuerdos maternales y el misterio de la muerte».

Gallego propone una lectura de la parte de la obra de Francisco Brines que mejor refleja su sentimiento de amor por la naturaleza, un sentir que impregna completamente su manera de estar en el mundo y celebrarlo desde la esencia misma de la poesía de Brines.

Como afirma Gallego en el prólogo del libro: «Situada en un enclave privilegiado, frente al mar azulísimo de Oliva, con el Montgó por horizonte y los valles ardiendo de naranjos entre medias, Elca, la casa de su infancia, la de sus largos veraneos cuando vivía en Madrid, terminó por convertirse en su cuartel de invierno con la vejez. Agarrado a su bastón, y con su inagotable buen humor, fruto de humildad, nos decía Paco: «Pues ya veis, aquí estoy, confinado en mi cárcel de oro, pero no como un preso cualquiera, que en esta cárcel yo soy el director«, y la sonrisa se crecía en una carcajada sanadora».

El poeta, en su refugio de Elca, en un fotograma del documental «Francisco Brines, los signos desvelados», de Rosana Pastor.

«Topo literario»

«El lector que desconozca Elca y su entorno, su casa solariega, de la que su poesía hizo un territorio mítico —continúa Gallego en su introducción—, un topo literario, se encontrará entre estas páginas con el regalo de las luminosas fotos de Sara Esteban, que, estamos seguros, le ayudarán a situar el paisaje en que se incardinan muchos de los poemas […]».

Así mismo, el volumen está ilustrado por sugerentes fotos en blanco y negro de Sara Esteban, la intención de las cuales es más evocación que descripción del lugar o los poemas.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.