Casa Carmela. La paella maestra

Uno de los mejores restaurantes de la ciudad y, tal vez, de España, arroces al margen

Interior de Casa Carmela.

Toni Novo es el heredero de una saga de hosteleros valencianos junto al mar. Su renovación de esa tradición es total y sublime. Toni ha demostrado que desde la cocina autóctona se puede elevar la cultura gastronómica hasta lo más alto. Tanto que ahora mismo su Casa Carmela, en la playa de la Malvarrosa, en el local de siempre junto al antiguo chalet de Blasco Ibáñez, se ha convertido no solo en el mejor restaurante de arroces de Valencia, que es mucho decir, sino en uno de los mejores restaurantes de la ciudad y, tal vez, de España, arroces al margen.

Para ello ha trabajado en dos ámbitos. Uno de ellos ha consistido en mejorar su local de modo constante, invirtiendo en insonorización, terrazas, nuevos espacios, mobiliario, vajillas… y personal. Además, llevando hasta la máxima calidad todos los acompañantes de un buen arroz: unos aperitivos a base de marisco que rozan la excelencia, como sus sepionets de mediano calibre y limpísimos, las canaíllas gigantes que entresaca de la concha para comodidad del comensal, las gambas hervidas… incluso esos toques maestros que guiñan a los ancestros en los postres a base de pequeñas cocas de almendra y pasas.

El otro campo que ha hecho a Casa Carmela universal son los arroces, y más en concreto la paella valenciana de pollo y conejo, un plato que en esta playa lucha contra el rito marino, el del arroz de marisco o a banda, el de pescado de toda la vida junto al Mediterráneo. Toni, no obstante, se empeñó desde el principio en que asumió la Carmela de su familia, hará unos quince años, en domar a la conflictiva y difícil paella valenciana de la huerta, aquella que los valencianos decían que solo sabía buena si la hacían sus abuelas en el corral de la vieja casa del pueblo.

(Lea el artículo completo en Almanaque Gastronómico)

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.