Cinco consejos para que tu negocio sea el más ‘ecofriendly’ de Valencia antes de 2024

Añadir una etiqueta ‘verde’ al logo no reduce el impacto medioambiental de las empresas, pero hay medidas que sí pueden ser útiles

El European Green Capital Award es un premio que otorga la Comisión Europea para reconocer e impulsar a las ciudades en términos de sustentabilidad —hacer correcto de los recursos actuales sin comprometer los de las generaciones futuras—, cuidado y protección del medioambiente. Este año, el premio fue para la ciudad de Valencia. Se trata de un estímulo de 600.000 euros para introducir medidas que sigan estimulando la sustentabilidad de la ciudad.

Si quieres ser parte de esta revolución verde, sigue leyendo. En este artículo veremos cinco aspectos que puedes modificar en tu empresa para convertirla en un negocio que respete y cuide el medioambiente.  

¿Qué factores influyen en la sustentabilidad de una empresa? Las empresas tienen un rol fundamental en el cuidado del medioambiente. Y para asumir ese rol con responsabilidad, no es suficiente con decirlo o agregar algo verde a nuestro logo. Debemos tomar acciones concretas para aliviar la sobrecarga a los recursos naturales que actualmente aqueja al mundo entero. Y, la verdad, es que la mayoría de estas cosas son sencillas de lograr y no solo tienen un efecto positivo en el mundo, sino también en nuestro equipo de trabajo.

Energía

La cantidad de energía que utiliza una compañía varía mucho según su tamaño y el tipo de empresa que sea. Según un estudio de Bionic, las empresas usan entre 15.000 y 25.000 kWh de energía por año. Por suerte, hay muchas cosas que se pueden hacer para reducir este número.

¿Qué se puede hacer para cuidar la energía?

El primer paso para utilizar menos energía es aprovechar un recurso natural que es gratuito y está al alcance de todos: el sol. Pensar nuestros espacios de trabajo para poder aprovechar al máximo la luz natural generará un gran cambio en el uso de energía.

Debemos aprovechar las ventanas y todas las entradas de luz natural, para reducir al mínimo la necesidad de utilizar aparatos de luz. Donde eso no sea posible, lo mejor es incorporar luces sensibles al movimiento, que se prenden solo cuando son necesarias (y no corremos el riesgo de que queden encendidas cuando no se están usando).

Otra cosa que deberías implementar ya mismo, es el apagado automático de los dispositivos electrónicos. Todos los ordenadores tienen la función de suspensión cuando no se utilizan por un tiempo, ¡es hora de activarla!

También es importante recordar apagar todos los dispositivos cuando termina el horario laboral, incluyendo módems, cargadores y todo lo que esté conectado a una fuente de energía.

Por último, si el presupuesto y la infraestructura de nuestro espacio de trabajo lo permite, es interesante pensar en otras fuentes de energía. Por ejemplo, instalar paneles solares para aprovechar la energía solar.

Impacto digital

Todo el contenido de tu página web está en un servidor, que por lo general utiliza mucha energía para funcionar. Los archivos que guardamos en el servidor y los datos que se utilizan para que los usuarios naveguen, implican una gran cantidad de energía en el servidor.

¿Qué se puede hacer para reducir el impacto digital?

Llevar a cabo una limpieza periódica de archivos innecesarios, códigos y plugins es una gran manera de reducir el impacto que genera tu empresa. Incluso se puede pensar desde el diseño de tu página web.

¿De qué manera? Los colores más oscuros tienden a utilizar menos energía que los colores más claros. Por lo tanto, las páginas con paletas utilizan menos energía que aquellas con paletas más claras.

Esto es algo importante a tener en cuenta a la hora de diseñar tu logo y tu página web. Puedes probar distintos logotipos y colores en este creador de logos. No solo es intuitivo y fácil de usar, sino que puedes indicar la paleta de colores que quieres para tu página y te ofrecerá distintos logos en esa misma paleta.

El papel

Una oficina tradicional está repleta de papel: los archivos, las carpetas, incluso las notas que le dejamos a nuestros colegas. Pero, como seguramente ya sabes, es indispensable comenzar a reducir el uso innecesario de papel. Un informe de Greenpeace explica cómo no solo se malgastan muchos recursos en la fabricación del papel, sino que además este genera muchísimos residuos porque, seamos sinceros, suele terminar en la basura. 

¿Cómo reducir el uso de papel?

En principio, podemos comenzar a archivar todo digitalmente (teniendo en cuenta no sobrecargar el servidor, como vimos más arriba). Además de esto, podemos dejar de imprimir facturas, implementar las firmas digitales o formularios en PDF.

También debemos pensar en reducir otros papeles, como los papeles de cocina o para secarnos las manos. Podemos tranquilamente reemplazar estos con toallas reutilizables. Esto no solo genera menos residuos sino que, además, es mucho más económico.

El agua

Así como aprendimos en casa a cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes, hay muchas pequeñas acciones que podemos hacer en nuestra empresa para cuidar el agua. Sobre todo teniendo en cuenta que toda el agua que usamos es agua potable, es indispensable cuidar este recurso.

¿Cómo cuidar el agua?

Un primer paso puede ser instalar en la cocina un lavavajillas, para llenar al final del día y lavar todo lo que se ha usado de una sola vez. En el váter, podemos instalar los sanitarios duales, que utilizan mucho menos agua cada vez que se activan.

Además, si tienes la posibilidad, no es una mala idea juntar el agua de lluvia. Luego puedes regar las plantas con esta agua.

Los traslados

Todos sabemos que el coche contamina, y mucho. Entonces, ¿qué puedes hacer desde tu empresa para reducir este impacto?

¿Cómo se pueden minimizar los impactos de los viajes?

En primer lugar, luego de la pandemia, hemos visto que para muchas cosas no es necesaria la presencialidad. Entonces, si una parte del equipo trabaja desde casa, podremos reducir bastante el impacto ambiental, en principio pensando en el traslado de un sitio a otro.

Por otro lado, como empresa se puede impulsar a que los trabajadores usen otros medios para llegar a la oficina. Por ejemplo, ofrecer descuentos en bicicletas para que puedan usar la bici para llegar a la oficina, si están a una distancia moderada.

Para quienes sí o sí tengan que llegar sobre ruedas, también se puede armar un cronograma de carpooling (compartir un viaje en auto) para organizar que quienes viven cerca viajen juntos en un solo auto y de esa manera reducir un poco el impacto. En este punto, es hora de ponernos creativos. ¡Quizás puedes organizar que los viernes sean día de zapatillas deportivas! Eso puede generar un incentivo para caminar al trabajo.

Conclusión

Estos son solo algunos pequeños pasos que puedes comenzar a implementar para hacer de tu oficina un lugar más amigable con el medioambiente. Además de esto, es importante que recuerdes reciclar cuando sea posible, crear un espacio verde para limpiar el aire (incluso puedes implementar una pequeña huerta), elegir cuidadosamente a tus proveedores ¡y muchas cosas más!

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.