Comienza la cuenta atrás en la desescalada

Hoy comienza oficialmente la desescalada, esa cuenta atrás invertida que nos debe conducir de la Fase O a la 3, para terminar en eso que se ha venido en llamar la “nueva normalidad”. Un periodo plagado de incertidumbre, en el que no se descartan pasos atrás si la evolución de la pandemia no sigue las previsiones de mejora, pero que según las primeras estimaciones debería concluir en ocho semanas.

En esta Fase O que estrenamos se dan los primeros pasos para ir reactivando la vida de las ciudades. Y si desde el domingo ya son posibles los paseos y la práctica del deporte, ahora le toca el turno a algunas actividades comerciales. Pero de forma muy restringida.

¿Quién y cómo puede abrir?

Por lo pronto, hoy podrán levantar su persiana aquellos pequeños comercios y establecimientos de servicios que tengan menos de 400 metros cuadrados. Por ejemplo, podrán retomar su actividad talleres mecánicos, tiendas de arreglo de ropa, librerías, peluquerías, o centros de estética. Los grandes centros comerciales, sin embargo, continuarán cerrados excepto las secciones que ya estaban abiertas por ofrecer servicios básicos como la alimentación.

En cualquier caso, el acceso de los clientes estará muy limitado. Solo podrá haber un cliente por empleado y los establecimientos no podrán zona de espera. Así que quien necesite acudir a ellos deberá hacerlo mediante cita previa.

El establecimiento deberá garantizar que existe la distancia de seguridad con los clientes y si esto no es posible el local deberá de disponer de mamparas y mostradores. Además los trabajadores deberán ir dotados de material de protección y deberán de utilizar mascarilla en aquellos casos en que, como en las peluquerías, no se puede respetar la distancia de seguridad con los clientes. Así mismo, los negocios deberán facilitar un horario especial para atender al colectivo más vulnerable, el de los mayores de 65 años.

Desinfección obligatoria

Los locales tendrán que realizar limpiezas de desinfección con lejía diluida, al menos dos veces al día. En los establecimientos textiles, solo se permitirá que entre una persona al probador, siendo obligatoria la limpieza y desinfección del mismo cuando lo haya abandonado. En caso de que el cliente no compre la ropa que se ha probado, el establecimiento está obligado a retirar e higienizar esa prenda antes de que pueda probársela otro cliente.

Además, durante esta fase los clientes no podrán utilizar los aseos del local y el establecimiento está obligado a disponer de papelera accionada con pedal, dotada de bolsa de basura. También tendrán que tener geles hidroalcólicos para los clientes.

Hostelería

También podrán retomar su actividad los establecimientos de hostelería y restauración, pero solo para servicio a domicilio o pedidos online y telefónicos. En el caso de los pedidos a recoger en el local, se deberá fijar un horario de recogida para evitar aglomeraciones, así como habilitar un espacio para la recogida y pago donde se garanticen las medidas de protección. Igualmente se recomienda un horario especial para mayores de 65 años.

Obligaciones para la movilidad

El uso de mascarillas de protección es obligatorio en el transporte público. En el caso de los taxis y VTC se deberá mantener la distancia de seguridad, sin poder superarse las dos personas por fila de asientos.

Si se usa el vehículo propio, no será obligatorio el uso de la mascarilla si las personas que viajan conviven juntas. En caso de que uno de los ocupantes no sea la persona con la que se convive, el uso de la mascarilla también es obligatorio.

Reformas en casas

Solo podrán realizarse obras de reforma en aquellas viviendas que estén vacías o que el área esté delimitada y los residentes no entren mientras duran los trabajos. Así mismo, se evitará el paso de los trabajadores y los materiales por las áreas ocupadas por los residentes.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.