¿Cuáles son los vinos valencianos ganadores de Proava 2020?

Los resultados del Concurso de Vinos de Proava 2020, de la Comunitat Valenciana, celebrado en las instalaciones del Celler del S.XIII de Valencia, con todas las medidas de seguridad para evitar contagios por Covid-19, vuelven a a demostrar la diversidad de la que disfrutamos en la Comunidad Valenciana.

Los alicantinos reinan entre los blancos jóvenes

Entre los blancos jóvenes se impone la variedad moscatel, presente en los tres mejor valorados, y las bodegas acogidas a la Denominación de Origen, dado que en los tres casos nos encontramos con vinos alicantinos. El oro y la plata se los lleva Bodegas Xaló, con sus dos monovarietales Marnes Blanco y  Bahía de Denia, respectivamente. El bronce es para Casa Sicilia por su Cesilia Blanc, que en este caso mezcla Moscatel, Macabeo y Malvasía.

Blancos fermentados denotan más diversidad de territorio

En la categoría de blancos fermentados singulares no observamos tanta uniformidad de criterio y encontramos dos vinos de la D.O. Valencia y uno de D.O. Alicante. La bodega que consiguió enamorar al jurado de nuestro panel de catas fue Enguera, que obtiene la medalla de oro Proava en esta categoría con un coupage de Verdil, Chardonnay y Sauvignon blanc del Blanc d´Enguera Original. La plata se va para Alicante y se la suma un monovarietal de Bocopa, el Laudum Chardonnay Barrica. La tercera posición de este podio es para otro vino con personalidad, el Extremo 2017 de Celler Cataruz, que mezcla magistralmente las variedades Verdejo y Viognier.

Los rosados llegan con fuerza desde todos los rincones

Saltando a rosados encontramos representadas tres zonas productoras de la Comunidad Valenciana y tres variedades muy representativas de nuestro territorio: la tradicional Bobal, la elegante Monastrell y la identificativa Bonicaire. En esta ocasión el oro se va a D.O. Utiel Requena y es para el Bobal San Juan 2019 de Valsangiacomo, la plata a D.O. Valencia y recae en Los Frailes Monastrell Rosado 2019 y el bronce llega a la Bodega Les Useres de IGP Castellón por su 33 Route Bonicaire Rosé 2019.

Clos de L’OM gana terreno entre los tintos jóvenes

En tintos jóvenes una bodega relativamente joven de D.O. Valencia sorprende con dos medallas. Se trata de Clos de L´Om, que consigue la plata con su garnacha y mención con su Tempranillo. La bodega valencianas Vegamar sigue imponiendo su criterio en esta categoría con el oro, premio  que obtiene con Huella de Garnacha 2019. El bronce se va al sur de la Comunitat al recaer en el vino que casa las variedades Monastrell y Shiraz a la perfección, el joven Vid-a de Bodegas Francisco Gómez.

Alicante apuesta por los tintos sin crianza

Alicante también pisa fuerte en los tintos sin crianza, de  hecho plata y bronce se van a esta zona productora con  Boca tinto 2018 de Francisco Gómez y el Justicia Petit Verdot de Bodega Las Virtudes. El oro se asienta en Baronía de Turís y su elegante Henri Marc 01 2018, elaborado exclusivamente con Syrah.

Los tintos madurados, el reino de los Utiel-Requena

Llegados a tintos madurados encontramos la consagración de Utiel Requena, porque de tres medallas y una mención encontramos tres vinos de ese territorio. El mejor puntuado por nuestro jurado es el Pasión de Bobal 2017, de Bodegas Sierra Norte. El segundo mejor valorado es Aula Merlot 2016, de Coviñas. Y la mención también es de esta Denominación de Origen, concrentamente de trata de Nodus Merlot Delirium 2017, el merlot de Bodegas Nodus. El bronce es el que se va a la D.O. Valencia al ser para Capitán Julián 2018, de Bodegas Ontinium.

Los Crianza llegan valientes y atrevidos

Atención a los tintos crianza porque, en contra de los que algunos puedan pensar, tenemos vinos muy diferentes, con imágenes transgresora y llegados del sur. Es oro en crianza es el Melic 2017 de Celler Cataruz, vino de la D.O. Valencia que mezclar con evidente éxito Bobal, Cabernet Sauvignon y Merlot. Y detrás encontramos dos vinos de Bodegas Xaló, su monovarietal de garnacha Serra de Bernia crianza 2016 y su Garnacha y Tempranillo Duquesa de la Vall 2017, plato y bronce respectivamente.

Los Reserva y Gran Reserva se concentran en Calles y Requena, pero no definen el oro

Los reserva y grandes reserva nos devuelven al centro de la Comunitat y ponen en primera línea las poblaciones de Calles y Requena. Sin embargo, en esta categoría se queda desierta la medalla de oro. El segundo mejor reserva para nuestro jurado es el Reserva de Autor 2016 de Vegamar, un impresionante coupage de Merlot, Cabernet Sauvignon y Tempranillo que se alza este año con la Plata de esta categoría. El bronce y la mención se van a Coviñas, de Utiel Requena, y a una misma marca: Enterizo. La plata la consiguen con el Enterizo Gran Reserva 2013, una fuerte apuesta de esta bodega que combina cuatro variedades: Bobal, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Garnacha. La mención es para Enterizo 2015.

Vermouth y vinos de licor. Disputa entre dos

Si buscas la definición de vinos aromatizados te dicen que son los que se obtienen a partir de un vino base y de sustancias vegetales aromáticas, amargas o estimulantes y de sus extractos o esencias. Pero para nuestro jurado 2020 el vino aromatizado es sinónimo de Vermouth de Xaló. Y es que no ha tenido rival, el Vermouth Vall de Gorgos de Bodegas Xaló se impone con la medalla de oro en una categoría en la que no hay ni plata ni bronce este año. Sin embargo, y dado que muchas de nuestras bodegas están apostando en este tipo de producto, hay dos menciones: al Vermouth Artesano de Teulada, moscatel de la bodega que lleva ese mismo nombre, y el Vermouth Vividor de Bodegas Arráez, que se desmarca con su base de Monastrell en esta edición.
Y esa misma (y sana) rivalidad entre Xaló y Arraez se ha notado en la categoría de Vinos de Licor, dado que el oro ha sido para Vall de Xaló Vino de licor, elaborado a partir de la peculiar variedad giró, y la plata para Arráez, por su histórica moscatel Miss Tela. El bronce también ha sido para Xaló por su Vall de Xaló Mistela.

El dulce se viste de Monastrell

Llegados a este punto es momento de hacer una parada en los dulces, que siempre sorprenden por su capacidad de alegrar cualquier degustación. Un bodega alicantina se impone de forma clara en la categoría dorada. Se trata de Bodegas Francisco Gómez, que se lleva el oro con su Monastrell Bocanegra Dulce. Sin plata ni bronce, el dulce de Vegamar se mantiene en el medallero con una mención en esta edición 2020.

El Gran Premio Proava habla de Dominio y lo demuestra

Y entre todos, entre todos y cada uno de los vinos premiados, siempre destaca el GRAN PREMIO PROAVA. Este año se lleva el oro entre los oros un gran vino elaborado con Tempranillo, Garnacha y Cabernet Sauvignon. Es un vino perteneciente a la D.O. Valencia y habla de dominio. Es el Dominio de Calles Crianza 2016, de Vegamar.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.