El arte de HYURO brilla en la Sala Parpalló del MuVIM

El museo dedica una retrospectiva a las heroínas invisibles de la muralista, fallecida en 2020 a los 47 años

Una inmensa cola de gente, la mayoría jóvenes, esperaba a la entrada de la Sala Parpalló este viernes por la noche para acceder a ver la obra de Tamara Djurovic, conocida como HYURO, una de las pocas artistas que ha conseguido crear un lugar propio en muralismo internacional en el que pocas mujeres han conseguido entrar. «Hyuro no pintó la calle; habló con la calle. Dialogó con todo aquello que nos rodea y que normalmente ni comprendemos. Nos propuso una conversación con nosotros mismos a través de sus dibujos», señala su amigo Juan Luis Toboso, portavoz del «comisariado afectivo» de la muestra. «Queremos celebrar con esta exposición nuestra amistad con Tamara y poner en valor el trabajo de una persona muy importante para el muralismo y el arte urbano», resalta.

Tamara Djurovic (Buenos Aires 1974-Valencia, 2020) desarrolló muchos de sus proyectos en Argentina, Brasil, México, Estados Unidos, Marruecos, Túnez, y en Europa. Sin embargo, fue en Valencia, donde eligió vivir con sus hijos, presentes en la inauguración, donde ha desarrollado la parte más importante de su trayectoria. Muchas de sus obras han desaparecido con el tiempo, pero todavía se pueden encontrar algunas de sus pinturas en la ciudad, en sus paredes, solares y en las tapias de edificios abandonados. Los marcos preferidos de la artista. El homenaje a Jane Jacobs que pintó en 2019 en el barrio del Carmen; su participación en el proyecto Sense Murs, en el barrio de la Punta, con la figura gigante de una mujer defendiendo la huerta con tomates; su intervención en la fachada del edificio de La Base, en la Marina, donde realizó una de sus conocidas escenas de multitudes.

Son mujeres invisibles, trabajadoras, amas de casa, madres que luchan cada día. «Su trabajo es público y político, con un discurso y un lenguaje comprometido», explica Amador Griñó, jefe de exposiciones del MuVIM. La retrospectiva Ejercicios para desarmar el mundo es un homenaje a Hyuro y a la memoria del arte urbano valenciano que puede visitarse hasta 4 de diciembre. Hermosos dibujos, carteles, serigrafías, cuadernos y libretas, registros fotográficos y audiovisuales de sus intervenciones en el espacio público conforman la importante exposición de esta artista, narradora de historias y activista que, a través de sus murales, habla del patriarcado, de la libertad, de la lucha por la supervivencia, de la inmigración y de los conflictos que aquejan a la sociedad.

Mural en el barrio la Punta de la figura gigante de una mujer defendiendo la huerta con tomates.

«Su trabajo es íntimo y muy personal; su universo, inquietante y seductor. Su lenguaje sincero y cercano. Su cabeza son sus manos y su pintura es un regalo para las calles de la ciudad», indica su amigo, el artista urbano Escif.

Para la exposición solo se ha contado con la obra que había en la Comunidad Valenciana. «Hemos tenido que centrarnos en la obra local porque hubiéramos necesitado tres o cuatro salas como la Parpalló con las piezas internacionales», explica Toboso, que destaca la «inmensa obra gráfica que hemos conseguido reconocer, catalogar y archivar, que servía a la artista como preparativo para los grandes murales».

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.