El Ministerio de Sanidad devuelve 9.000 test rápidos defectuosos comprados por una empresa española en China

España ha devuelto 9.000 test rápidos para detectar el coronavirus compradas a una empresa china cuyo funcionamiento resultó ser defectuoso. En concreto, se había detectado que los índices de fiabilidad de estos test se situaban en el 30% cuando debería de estar en un mínimo del 80%.

Según diversas fuentes periodísticas, la empresa que abasteció este lote fue Shenzhen Bioeasy Biotechnology, una firma que, según la embajada de China, carece de la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos. Sin embargo, desde el Ministerio de Sanidad se niega que en algún momento hayan adquirido el material defectuoso directamente a ninguna empresa china, sino que fue comprado «a un proveedor nacional, que los importaba de China y cuyo producto cuenta con el marcado CE».

Desde Sanidad se subraya que «España se guía por la normativa de la UE y, por tanto, si un producto cuenta con la homologación europea, se puede comercializar y comprar en todo el espacio comunitario». Además, los responsables de Sanidad destacan que por parte del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) se analizó la documentación aportada por la empresa respecto a los estudios clínicos realizados por el fabricante chino. También se comprobó que no existía ninguna alerta de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios sobre este producto.

En este sentido, destacan que las primeras pruebas del test rápido se realizaron en paralelo en un hospital de Madrid y en el ISCIII y en cuanto se detectó una escasa sensibilidad, se dio orden inmediata de retirada; y se contactó con el proveedor que lo va a sustituir por otro tipo de test.

Por su parte, la representación diplomática china en Madrid ha subrayado que entre los materiales donados a España por el gobierno de China y otras entidades de aquel país, no se encuentran productos de Shenzhen Bioeasy Biotechnology. Igualmente, ha destacado que esa firma tampoco está incluida en el listado los proveedores que se entregó al Ministerio de Sanidad español para una compra que todavía no ha salido del país asiático.

Al respecto, el Ministerio Español de Sanidad ha informado que la compra de esta partida defectuosa se inició antes de que las autoridades chinas facilitaran nuevos listados de sus proveedores al Gobierno de España. No obstante, desde el ministerio señalan que esos listados incluyen fabricantes validados y preferentes; pero «en ningún caso consta información sobre la empresa china que, según la embajada, no cuenta todavía con la licencia correspondiente en China». Así mismo, desde Sanidad se asegura que desde Sanidad «sí  se hicieron comprobaciones sobre la fiabilidad del proveedor nacional».

Tanto el Ministerio de Sanidad como el Gobierno chino han destacado que el lote defectuoso no forma parte del material cuya compra por valor de 432 millones de euros anunció el miércoles el ministro Salvador Illa. Ea operación, cuya materiales comenzarán a llegar en los próximos días, incluye la compra de 550 millones de mascarillas, 5,5 millones de test y 950 equipos de respiración asistida. Está previsto que todo este material llegue a España en las próximas semanas, según el ministerio de Sanidad.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.