Las chaquetillas blancas inundan Gastrónoma

La trufa se convierte en una de las protagonistas de la segunda jornada de la gran feria de la cocina mediterránea

Una exhibición de cocina en Gastrónoma (Foto: @mediterraneaval).

Una feria tan relevante y diversa como Mediterránea Gastrónoma, con tres intensos días de todo tipo de actividades, se convierte pronto en un universo en sí mismo. Allí, por sus pasillos, stands, zonas expositivas, mesas de debate… transitan todo tipo de personas, desde curiosos, hasta los profesionales más reputados de cada sector.

Este un lugar para el coworking el afterwork y otras palabrejas en inglés que ahora están tan en boca (hasta algunos espacios de esta feria valenciana de gastronomía tienen su nombre en inglés, por aquello de internacionalizar será…).

Pero, en definitiva, una feria es una feria y para lo que sirve de verdad es para conectar oferta y demanda, productores con distribuidores o clientes finales y también para mostrar lo más innovador, lo último, lo revolucionario que, ojo, puede ser tanto un robot que sirva mesas (con la polémica que ya implica de por sí) o una sublime almendra trufada. Sí, porque entre los productos que destacan en esta feria Gastrónoma está la trufa, en todo su esplendor y que, además ahora está en el inicio de su temporada.

La trufa es algo que siempre ha estado ahí, lo reconocen hasta los propios productores, pero durante mucho tiempo no se le dio el valor o reconocimiento que merecía. ¿Les suena de algo? Lo mismo ha pasado, y seguramente sigue pasando, con muchos otros productos, de la tierra y también, ojo, del mar.

(Lea el artículo completo en Almanaque Gastronómico)

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.