La Negra lleva al CDN la historia del árbol más solitario del mundo

La compañía valenciana estrena este fin de semana en el Centro Dramático Nacional de Madrid su obra «El árbol del Teneré»

Inés Muñoz, en una escena de la obra.

La compañía valenciana La Negra pasará a formar parte del selecto grupo de formaciones escénicas capaces de estrenar todos sus espectáculos en el Centro Dramático Nacional (CDN). Tras En las nubes (2017) y Nautilus (2019), el espacio ubicado en Madrid acogerá este sábado y domingo 15 y 16 las representaciones de El árbol del Teneré, una pieza dirigida al público.

Escrita y dirigida por Toni Agustí e interpretada por Inés Muñoz y Nelo Sebastiá, la obra invita a hacer una mirada calmada y detenida sobre la naturaleza mediante la historia real de una acacia solitaria que se encontraba en lo más profundo del desierto del Sáhara y que durante tiempo fue considerada el árbol más aislado y solitario del planeta, informe Europa Press.

Donde antes había vegetación, animales y agua solo quedó la inmensidad del desierto. El árbol permaneció allí durante décadas, recibiendo a las caravanas de tuaregs en medio de la noche y ofreciendo algo de sombra a los caminantes extasiados. Era respetado y venerado, hasta que en 1974 un conductor ebrio se estrelló contra él, acabando con su vida, relata la compañía.

El actor Nelo Sebastiá, durante la representación.

Juego de luces y sombras

El árbol del Teneré nació de un ejercicio de investigación dentro del programa Graners de Creació y se estrenó el pasado febrero en Feria Europea de Artes Escénicas para la Infancia FETEN, una cita clave del sector.

El montaje propone un juego de luces y sombras que, junto a la manipulación de ramas, hojas secas y todo tipo de reliquias obtenidas de la naturaleza, compone para la vista aquello que va narrando la voz en off. El resultado es una historia conmovedora, capaz de construir desde la sencillez todo un imaginario por el que desfilan temas universales como la supervivencia, el futuro, la memoria o la trascendencia tras la muerte.

Esta ha sido siempre una de las máximas de la compañía, creada hace cinco años: crear espectáculos para la infancia y la juventud mediante el uso de un lenguaje poético y visual, junto a una propuesta escénica contemporánea basada en la experimentación y la reflexión.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.