La OMS niega la noticia de «Der Spiegel» sobre una supuesta petición de China para ocultar información de la pandemia

En toda guerra la propaganda y la desinformación es una de las principales armas. Y en la guerra contra el coronavirus Covid-19 también. Ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado para calificar de «infundada y falsa» la información publicada por el semanario alemán Der Spiegel según la cual el presidente chino Xi Jingping habría mantenido el 21 de enero pasado una conversación telefónica con  el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, para pedirle que «retuviera la información sobre la transmisión entre humanos y que retrasara la advertencia de una pandemia».

La noticia ha causado indignación en el organismo internacional que inmediatamente emitió un comunicado para desmentirla. En este sentido, desde la OMS se asegura que «el doctor Tedros y el presidente Xi no hablaron el 21 de enero y nunca han hablado por teléfono», al tiempo en que insisten en que «China confirmó la transmisión de persona a persona del nuevo coronavirus el 20 de enero». Además, se mostraron rotundos al afirmar que «informaciones imprecisas de ese tipo dificultan y menoscaban la labor de la OMS y del mundo para acabar con la pandemia de Covid-19».

Der Spiegel basaba sus informaciones en una supuesta documentación recopilada por los servicios de inteligencia alemanes. La existencia de este supuesto dossier, en cuya elaboración también habrían participado servicios secretos de  Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, ya había asido adelantado por el diario autraliano Daily Telegraph. Según el semanario alemán, aquella petición china a la OMS de ocultar temporalmente la existencia del virus y habría hecho perder entre cuatro y seis semanas en la lucha contra la pandemia.

En este sentido, desde la OMS se resalta la incongruencia que existe en lo publicado por Der Spiegel al recordar que China les informó oficialmente de la transmisión del virus, el día 20 de enero, es decir, antes de que se produjera la supuesta conversación entre Tedros y Jingping.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.