La programación de Russafa Escènica ahonda sobre las peculiaridades y conflictos de España

España es el lema que inspira la novena edición de Russafa Escènica, que tendrá lugar el próximo 19 de septiembre al 6 de octubre. Y sobre ese tema giran las propuestas que se podrán ver este año dentro del barrio de Ruzafa – Russafa IN- y fuera de él, repartidas por toda Valencia – Russafa OUT-, además de en sus actividades paralelas e Invernadero, que merece mención aparte al tratarse de la producción propia del festival.

La novena edición se caracteriza por hacer una radiografía de nuestro país y de los ciudadanos que vivimos en él desde una visión intergeneracional e interdisciplinar de las compañías que participan en esta edición.

Russafa IN, el barrio de Ruzafa en el foco del debate

El barrio de Ruzafa se convierte, como cada edición, en un enorme escaparate escénico para disfrutar del teatro textual, la danza y las artes en movimiento, entre otras disciplinas. Pero, este año, será un punto de encuentro para reflexionar sobre los actuales problemas y los grandes desafíos de España. Los diez viveros –propuestas cortas de investigación- y los cuatro bosques – propuestas largas y cerradas- hablarán sobre temas como la prisión permanente revisable, la precariedad laboral, la prostitución o la capacidad de decisión de la ciudadanía sobre qué país queremos.

El Invernadero, por su parte, dirigido por La Teta Calva – Xavo Giménez y María Cárdenas, ganadora de un premio MAX en 2017- abordará el tema de los desaparecidos víctimas del franquismo en “Historia de una Cuneta”. Cabe destacar que el elenco que actuó en el Invernadero de la pasada edición ha presentado una propuesta propia, un vivero en el que participarán 13 bailarines. El festival cumple así el objetivo de crear tejido y motivar a las nuevas generaciones de creadores y artistas.

Como el año pasado, las propuestas también abordan las propias vidas de los autores, como en el caso de la directora y actriz Iria Márquez que interpretará, junto a Juan Carlos Garés, un texto con tintes autobiográficos. Marian Villaescusa, que ya lo hizo el año pasado con una propuesta que hablaba sobre el cáncer y que le valió para hacerse con el II Premio de Dramaturgia Russafa Escènica y Fundación SGAE, repite con una pieza larga en esta edición. Repite también la compañía El Gatopardo, con la precariedad laboral como tema conductor de su obra.

Destacan también los nombres de Nelo Sebastián, con un bosque cuya particularidad es la manipulación de objetos y Jerónimo Cornelles, director artístico de Russafa Escènica, que presenta una triste tragicomedia en formato bosque.

Russafa OUT, la germinación de toda una ciudad
Aunque el festival ya presentó su programación OUT –propuestas repartidas por toda Valencia- es importante recordar los formatos en los que se divide la programación.  Gracias a la buena respuesta del público asistente a Russafa OUT 2018, este año repiten los Parques, propuestas de sala y de calle de compañías nacionales e internacionales; elJardín Escénico, un conjunto de seis micropropuestas de entre 5 y 10 minutos que los visitantes pueden ver trazando su propio recorrido, el Semillero Escénico, lecturas dramatizadas creadas por dramaturgos/as de la Comunitat Valenciana y el Parterre, una serie de talleres inclusivos plásticos y escénicos. Como novedad, se incorpora este año elGranero, la producción de una compañía valenciana que recibe una residencia por parte del festival.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.