La vida iba en Serie… por Rafa Marí

19 de junio de 2021.

Arranca Cinema Jove, con proyecciones en varias salas de Valencia hasta el 26 de junio. Hoy sábado, el prestigioso certamen inaugurará en el Teatro Principal su 36 edición con una propuesta original: convirtiendo el patio de butacas en un instituto de secundaria y transformando el clásico Romeo y Julieta, de Shakespeare, en una adaptación para nativos digitales. Cuando escribo estas líneas no sé muy bien lo que significa «adaptación para nativos digitales». Pero me enteraré. La película, ópera prima de Carey Williams titulada R#J, tuvo una gran acogida en el festival de Sundance.  

Aficionado como soy a las listas y clasificaciones –un rasgo infantil al que no quiero renunciar–, a menudo pienso en la filmografía de algunos de los más célebres realizadores, valorándolas en tres conjuntos cronológicos: su primera etapa, los proyectos de madurez y sus películas crepusculares. En algunas ocasiones me pregunto mentalmente mientras voy de un sitio para otro –casi siempre los martes– por esa ciudad-museo que se llama Valencia: ¿qué cineastas hicieron sus mejores películas en su etapa joven? 

Hago mi selección:

Orson Welles (1915-1985). Rodó sus películas más famosas e influyentes en la efervescente juventud: Ciudadano Kane, con 26 años; The Magnificent Amberson, con 27, y La dama de Shanghái con 32. 

Roman Polanski (1933) realizó la muy copiada Repulsión con 31 años, y la magistral y turbadora La semilla del diablo con 35.

François Truffaut (1932-1984) finalizó Los cuatrocientos golpes a los 27 años, y Jules et Jim a los 30.

Jean-Luc Godard (1930) terminó el rodaje de Al final de la escapada a los 29 años.

Federico Fellini (1920-1993) tenía 32 años cuando concluyó el rodaje de Los inútiles, 33 al finalizar La strada y 39 –edad decididamente joven ahora y entonces– al dar por terminada La dolce vita.

Luis García Berlanga (1921-2010) hizo la desvergonzada y libre Bienvenido Mister Marshall con 31 años, y la genial Plácido con 39.  

Francis Ford Coppola (1939). Dirigió dos de los grandes títulos de la historia del cine, El padrino y El padrino II, con 33 y 35 años respectivamente.

Álex de la Iglesia (1965) rodó sus dos mejores películas con 30 años (El día de la bestia) y 35 años (La comunidad). Luego su carrera, vistosa y tremebunda, ha ido claramente de más a menos. 

La batalla –porque batalla es– entre juventud y vejez la resumió lucidamente Victor Hugo (1802-1885) con un aforismo definitivo: «En los ojos del joven arde la llama; en los del viejo, brilla la luz». 

DIARIO UN CINÉFILO

«Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”
Jaime Gil de Biedma

DIARIO DE UN CINÉFILO Es una sección dedicada al mundo de las Series de TV, a todos sus aspectos cinéfilos pero también a sus derivaciones sociológicas y relativas a la vida cotidiana de las personas. La construcción de roles, las relaciones familiares, la actualidad, la comedia y el drama, la épica histórica, dragones y mazmorras… Todo cabe en el mundo de las series, y cualquier perspectiva del mundo puede ser vista desde la óptica de un cinéfilo, de un seriófilo inteligente y perspicaz. La sección está personalizada en Rafa Marí, uno de los últimos grandes cinéfilos españoles. La periodicidad es aleatoria, y la longitud de cada entrada, también. Puede ser tanto muy corta: un aforismo, como un extenso miniensayo, o entrevista, o diálogo interior.

Pese a ser un periodista tardío, Rafa Marí (Valencia, 1945) ha tenido tiempo para trabajar en muchos medios de comunicación: Cartelera Turia, Cal Dir, Valencia Semanal, cartelera Qué y Donde, Noticias al día, Papers de la Conselleria de Cultura, Levante-EMV, El Hype… Siempre en las páginas de cultura. En 1984 fichó por Las Provincias, diario donde actualmente es columnista y crítico de arte.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.