Manuel Ángel Conejero sube al mismo escenario a Shakespeare y a la Generación del 27

Los alumnos de la Fundación Shakespeare celebran con una representación la 27ª edición de «Hamlet» de la editorial Cátedra

Un momento de la representación.

Un curioso maridaje entre una selección de poemas de autores la Generación del 27 y escenas Hamlet. Esa ha sido la original manera que han tenido los alumnos de la Fundación Shakespeare, que presidente Manuel Ángel Conejero, de festejar la 27ª edición en castellano de la editorial Cátedra de una de las obras más conocidas del bardo de Avon y que el excatedrático de Literatura Inglesa se encargó de traducir. «Eso es muy raro llegar a estas cifras, probablemente no haya antecedentes».

Fue en clave de ensayo, «desenfadado y sin gran ceremonial», pero a lo largo del curso académico la semilla de esta propuesta irá creciendo hasta convertirse en una representación de toda la obra. Otra posibilidad será poner en paralelo algunas de las escenas de Hamlet con poemas de Lorca. Se trata, en definitiva, de recuperar el texto La rosa y la espina, del que Conejero es autor y ha llevado en anteriores ocasiones a los escenarios. «La verbalidad en ambos es espléndida, el texto de ambos es una partitura sonora sonora fantástica y encajan muy bien».

Los alumnos de la Fundación, en los locales de Ruzafa Studio, demostraron sus dotes durante la representación, en la que los textos clásicos contrastaban con una moderna puesta en escena. La sobriedad del vestuario (todos de riguroso blanco) contrastaba con el uso de la música y de la danza como medio para enfatizar los textos.

De los jóvenes actores que, este miércoles, se subieron al escenario, podrían salir algunos de los grandes nombres de la dramaturgia española que han pasado por las aulas de la Fundación.

Entre los alumnos de Conejero — «parece un chiste», advierte— destaca un joven Daniel Craig, hoy conocido por haber encarnado a James Bond en cuatro ocasiones y, más recientemente, al detective Benoit Blanc en Puñales por la espada y su recién estrenada secuela. «Eso fue cuando la Escuela también tenía sede en Londres, pero por aquí han pasado Sergio Peris-Mencheta, posiblemente el mejor director de teatro que hay ahora en España y un gran actor, Enrique Arce, Alejo Saura, Juan Gea, Ángel de Miguel…».

¿Y que se siente al ver a un alumno llegar tan lejos? «Se siente uno muy bien, pero lo que funciona no es el talento del profesor sino del alumno; nosotros destapamos la olla, pero si no hay nada dentro… Es muy satisfactorio. Mi vida ha estado vinculada a Shakespeare incluso cuando tenía la cátedra ya tenía un grupo de teatro, pero al final decidí dedicarme a la Fundación y hacer lo que me gusta»,

La Fundación Shakespeare nació en 1986 con un doble objetivo: el de la formación de un colectivo de maestros y jóvenes investigadores dedicados a la edición y traducción de las obras de Shakespeare, y el del estudio del arte de la interpretación que se lleva a cabo en la que hoy conocemos como Escuela de Actores Shakespeare, (también conocida por academia de teatro o escuela de teatro).

Manuel Ángel Conejero con sus alumnos.
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.