Ómicron: Science resume todo lo que se puede saber a día de hoy

El blog de alta divulgación de la prestigiosa revista Science ha resumido en una serie de artículos la última hora sobre Ómicron, la variante de la Covid-19 que está azotando Occidente tras ser amplificada desde Sudáfrica. Todavía es pronto para conocer los detalles más significativos de Ómicron, si es o no más grave, si estamos ante una evolución natural que convertirá a medio plazo en un simple catarro al temible Sars 2 que lleva tres años sometiendo al mundo.

Los textos aquí seleccionados y traducidos por Adolfo Plasencia, corresponden a dos entradas con quince días de separación.

Tiempo de Ómicron

Derek Lowe

Blog Science, 2 de diciembre de 2021

LINK:

https://bit.ly/3Fjtz82

Introducción a Omicron

¿Qué aspecto tiene esta variante?

Es obvio que tiene muchas mutaciones en comparación con otras variantes, incluso con la Delta (y más sobre esto a continuación). Pero (como se mencionó en el post de ayer) estas mutaciones están lejos de estar distribuidas uniformemente. Tiene un poco de carácter de «colección de grandes éxitos», porque muchas mutaciones ventajosas siguen siendo ventajosas. Sólo hay dos en la región que codifica la proteína N (la nucleocápside), aunque ya se han visto antes y pueden estar asociadas a mayores cargas virales. Hay una deleción de tres residuos en la región ORF1a (a veces anotada como NSP6), que también se ha visto antes, y podría tener algo que ver con la evasión inmunológica (aunque eso no está claro). Pero hay muchos cambios en la proteína Spike, de hecho, un número realmente sorprendente para aparecer todos a la vez. Por ejemplo, hay una secuencia de tres aminoácidos que se ha insertado en la posición 214, y no creo que se haya visto antes. Hay varios cambios alrededor del sitio de corte de la furina (S1-S2) y toda una lista de ellos alrededor del dominio de unión al receptor (RBD) en la punta de la propia espiga.

 Algunas de ellas (especialmente una deleción en el 69 y el 70) han proporcionado un proxy que ayudó a detectar esta variante de forma temprana. Un ensayo de PCR comúnmente utilizado para analizar muestras de pacientes (TaqPath) se dirige a tres regiones diferentes de la secuencia del coronavirus, y una de ellas se encuentra en esta parte de la espiga. Sin embargo, esa supresión 69-70 hace que esa parte del ensayo falle: las otras dos secuencias se amplifican sin problemas, pero la parte del gen S es lo suficientemente errónea como para no hacerlo. Así que este comportamiento de «abandono del gen-S» se ha utilizado para controlar las variantes que se alejan lo suficiente de la secuencia diseñada – no se sabe qué variantes son en ese momento, pero se sabe que se trata de algo que tiene una secuencia de proteína S extraña. Usted querrá ir y hacer la secuenciación real después de empezar a ver este comportamiento, porque varias variantes tienen esta supresión u otras que podrían hacer lo mismo, pero es una buena advertencia temprana. La eliminación del gen S fue de hecho una señal importante de los laboratorios sudafricanos a finales del mes pasado de que algo nuevo estaba sucediendo.

¿De dónde viene?

Buena pregunta. Si se observa un diagrama de árbol, se puede ver que Omicron salta por sí sola. No es un descendiente directo de las cepas Delta; viene de una dirección un poco nueva. Tampoco vemos muchas secuencias intermedias, pasos a lo largo del camino hacia Omicron, aunque éstas tuvieron que existir en algún momento. Simplemente no las vimos para secuenciarlas, lo cual es, por supuesto, una pista.

Una hipótesis inmediata fue que Omicron podría haberse desarrollado en un único paciente humano inmunodeprimido durante un periodo de semanas o meses. Recordemos cómo se desarrolla la resistencia a un nuevo fármaco en organismos infecciosos en el laboratorio: se expone al patógeno a concentraciones subletales del fármaco y se aumenta gradualmente con el tiempo. De este modo, no se mata todo inmediatamente, sino que se da al virus o a la bacteria la oportunidad de superar un desafío menor antes de aumentar la presión un poco más, dejando que las mutaciones se acumulen y prueben su valor una y otra vez a medida que el desafío aumenta lentamente.

Eso es justo lo que ocurre en el interior de un paciente con coronavirus si no puede montar una respuesta inmune completa. El virus y el sistema inmunitario se enzarzan en una prolongada batalla en la que ninguno de los dos puede asestar un golpe decisivo, y las cosas siguen evolucionando. Por eso te dicen que tomes un tratamiento completo de antibióticos cuando tienes una infección bacteriana, y por eso las vacunas efectivas suprimen la formación de variantes: si matas a los patógenos lo más rápido posible, no tienen tiempo de explorar su paisaje mutacional. Hay que atacarlos con fuerza y rapidez y mantenerlos desequilibrados. Porque si te lo tomas con calma, darás tiempo a una infección viral o bacteriana para que experimente, y lo lamentarás.

Así que esa es una posibilidad, pero algunos virólogos piensan que Omicron tiene quizás demasiados cambios para que incluso ese proceso haya estado operando. 

Otra hipótesis (véase el artículo de Helen Branswell de hoy) es que los seres humanos hayamos derramado primero parte de nuestra pandemia en un huésped animal, y que luego hayamos vuelto a derramarla en los seres humanos. Esa parte de humano a animal ocurre, con la misma seguridad que las infecciones virales se mueven de los animales a los humanos – por ejemplo, después de que la pandemia se puso en marcha, empezamos a encontrar SARS-Cov-2 en ciervos de cola blanca, y las muestras más antiguas no lo muestran. A finales del año pasado se produjo un brote en granjas de visones europeos por contagio humano, y muchas otras especies también se han infectado. Quizás el precursor de Omicron (algo del clado 20B) pasó los últimos meses evolucionando en otra especie por completo antes de saltar de nuevo a los humanos. Ambas opciones son plausibles, y ninguna de ellas puede descartarse todavía. Actualización: para más información sobre los orígenes (interesantes pero indistintos) de Omicron, véase aquí y aquí.

¿Es más infeccioso? ¿Es más probable que escape a nuestras protecciones inmunitarias? ¿O qué?

Esto es lo que vamos a intentar averiguar en los próximos días y semanas. Ahora mismo no está claro, a pesar de lo que se pueda ver en algunos titulares. Los casos de Omicron están apareciendo en varios países, y seguro que habrá más. El Reino Unido está empezando a ver un aumento en los resultados de las pruebas de abandono del gen S, lo que sugiere que Omicron podría estar en camino allí. No he visto datos similares para los EE.UU., en parte porque nuestras pruebas y vigilancia durante la pandemia han sido con demasiada frecuencia una broma sin gracia. Pero el primer caso de EE.UU. apareció en California el otro día, y puedes esperar ver titulares de «Primer caso de Omicron en [Insertar nombre del estado]» en las próximas semanas, con seguridad. Israel, Alemania, los Países Bajos, Japón, Brasil y otros países están empezando a informar de un pequeño número de casos secuenciados confirmados.

Pero ahora mismo, honestamente, podría ir en cualquier dirección. De varias maneras. El repentino aumento aparente en Sudáfrica ciertamente argumenta a favor de una mayor transmisibilidad, pero tendremos que ver lo que sucede en otros países también. Recuerda que la variante Lambda surgió con fuerza en Perú, Chile, Argentina y otras partes de Sudamérica en el verano, pero no despegó realmente en el resto del mundo. Se pueden encontrar muchas historias de julio y agosto en las que se advertía a todo el mundo de que se preparara para ello, pero no fue así (esto no es una queja). En su lugar, fue Delta la que rugió en todo el mundo. 

Omicron podría echar a Delta a un lado y convertirse en la cepa dominante. O el mapa podría convertirse en un mosaico, con algunas zonas mucho más afectadas que otras (que, por cierto, ha sido el modo dominante durante toda la pandemia). O, menos probable pero no imposible, Omicron podría resultar ser un problema menor de lo que parece ahora. 

Aquí hay un buen hilo en Twitter de Trevor Bedford tratando de trabajar con los datos que tenemos ahora. Hace varias suposiciones plausibles y muestra cómo éstas conducen a un espectro de transmisibilidad y escape inmunológico. Ahora mismo, los datos apoyan que Omicron se encuentra a lo largo de una curva en ese espacio, con una mayor transmisibilidad que implica una menor propensión al escape inmunológico, y viceversa – se puede hacer que los datos epidemiológicos se ajusten a varias combinaciones de esos dos, pero lo que no se ajusta es un escenario de Coronavirus del Día del Juicio Final en el que ambos son máximos. Si eso fuera cierto, las cosas ya estarían peor, créanlo. 

Viendo el gran número de mutaciones de la región de Spike, Bedford cree que es probable que Omicron vaya a mostrar una mayor evasión inmunológica a costa de la transmisibilidad, y de hecho es posible que al final sea menos transmisible que Delta. Si esta historia de Israel se confirma, eso podría ser lo que estamos viendo.

Pero la mayor evasión inmunológica, por supuesto, sigue sin ser una buena noticia. De nuevo, eso no significa que la protección de la vacuna (o la protección a través de la infección previa) sea repentinamente inútil, sólo que puede haber sido erosionada en algún grado que aún no está claro. Al igual que antes, es necesario que te vacunes y que te pongas un refuerzo si puedes hacerlo. Esa es una opción mucho mejor que enfrentarse a Delta u Omicron con un sistema inmunológico ingenuo, y si este último es realmente un poco mejor en la evasión de la respuesta inmune humana, es aún más deseable afinar eso tanto como sea posible antes de exponerse en absoluto

Recibo muchos correos electrónicos de personas preocupadas por la seguridad de las vacunas, y aunque no comparto la mayoría de sus preocupaciones, al menos puedo entenderlas. Pero las personas que se niegan a vacunarse porque aparentemente creen que pueden combatir mejor el virus sin ella, esas son las personas que me desconciertan por completo.

¿Y ahora qué?

Recogemos todos los datos fiables que podemos, lo más rápido posible. Seguimos de cerca la propagación de esta variante y tratamos de averiguar a cuántas personas ha infectado cada nuevo paciente. Secuenciamos los casos todo lo que podemos para asegurarnos de que Omicron no está derivando en algo aún más preocupante. Una vez que las personas se han recuperado de ella, les tomamos muestras de sangre y caracterizamos cómo es su respuesta inmunitaria y la comparamos con los casos posteriores a Delta y otros

Y (en los experimentos que se están llevando a cabo en este momento) tomamos muestras de sangre de personas que han tenido Delta, otras que han recibido dos inyecciones de la vacuna y otras que han tenido esas más un refuerzo y vemos lo bien que sus anticuerpos pueden neutralizar Omicron in vitro. Esos experimentos nos darán la primera lectura de lo que podríamos esperar en todas estas poblaciones si esta variante realmente despega en el mundo, y estaremos atentos a los datos del mundo real para asegurarnos de que las cosas siguen de la manera que esperamos. Hoy no sabemos lo suficiente, pero muy pronto sabremos mucho más.


5

Actualización (info) sobre Omicron

Derek Lowe

Blog Science, 17 de diciembre de 2021

Es hora de echar otro vistazo a la situación de la variante de Omicron. Escribí un post introductorio a principios de diciembre sobre esto, y ahora tenemos mucha más información sobre sus preguntas abiertas. Así que vamos a ponernos al día:

¿Por qué Omicron se está extendiendo tan rápidamente?

No parece haber duda de que esta variante se propaga más rápidamente en las poblaciones que cualquiera de las que hemos visto hasta ahora. Los datos sudafricanos ciertamente lo indicaban, y los recientes aumentos en el Reino Unido, Dinamarca, Noruega y otros países están siguiendo un curso de despegue repentino similar. Hay muchas razones para esperar lo mismo aquí en los EE.UU. (más adelante se habla de ello). Pero las razones de este comportamiento han sido menos claras. 

Hay dos grandes posibilidades que podrían estar sucediendondo al mismo tiempo: esta variante podría ser más fácil de transmitir (y se pueden encontrar varias maneras de que eso pueda estar sucediendo), y/o podría estar haciendo un mejor trabajo evadiendo nuestras protecciones inmunes, con varias posibilidades allí también

En los dos últimos días tenemos pruebas de la primera de ellas. Un equipo de Hong Kong ha anunciado [ https://bit.ly/3esrETb ] que en sus ensayos celulares la variante Omicron parece reproducirse hasta 70 veces más rápido en el tracto respiratorio superior, mientras que al mismo tiempo es mucho más lenta en el tejido pulmonar. Aquí hay un artículo sobre esto en Stat [ https://bit.ly/3qcQX0H ]. Se trata de observaciones muy interesantes, que encajan perfectamente con lo que estamos viendo hasta ahora. El aumento de la carga viral en las vías respiratorias superiores podría dar lugar a aerosoles (producidos por la respiración, el habla, la tos, etc.) que transportan más partículas virales. Éstas, a su vez, llegarán primero a esos mismos tejidos en otras personas, donde pueden iniciar inmediatamente la misma replicación rápida allí. Pero véase más adelante: la otra razón por la que más personas están contrayendo la variante es que parece ser que tenemos menos protección contra ella, por lo que ambos factores mencionados anteriormente parecen estar sucediendo.

¿Conduce el omicron a una enfermedad menos grave?

Esto ha sido controvertido, pero hay más pruebas de que la respuesta puede ser «sí» – pero eso no significa que las cosas vayan a estar bien, tampoco. Sudáfrica es el país más avanzado en el mundo de Omicron, por lo que podemos ver, y aunque sus casos se han disparado, sus tasas de hospitalización y muerte sólo han sido una fracción de lo que se vio en las primeras oleadas. Si esto se mantiene en el resto del mundo, podemos alegrarnos de ello, porque la alternativa podría ser catastrófica. Aun así, el problema es que esta oleada de Omicron está afectando a países (incluidos los EE.UU.) que ya están sometidos a una gran presión en sus sistemas sanitarios. El personal no está donde debería estar, y el personal que está en los hospitales está agotado por lidiar mes a mes con la pandemia. Incluso si las hospitalizaciones son menores como porcentaje de casos, el número de casos bien podría compensar eso – recuerde la clásica línea publicitaria de las tiendas de descuento: «¿Cómo lo hacemos? Volumen, volumen, volumen».

En otras palabras, este sería un muy buen momento para no ir al hospital para otras cosas. Nada de cirugías electivas (muchos sistemas sanitarios ya las están aplazando de nuevo), y yo recomendaría extremar el cuidado en las carreteras, en el lugar de trabajo, en la cocina y en otras situaciones que tienen más probabilidades de enviar a una persona a urgencias. El nivel de atención, según todos los indicios, va a estar sometido a mucha más presión en las próximas semanas, y ya lo estaba.

El trabajo de Hong Kong mencionado anteriormente también podría encajar en esta parte de la historia. Muchos de los casos graves de coronavirus provienen de una infección profunda en los pulmones (de ahí la intubación y otras medidas para aumentar los niveles de oxígeno). Pero si Omicron es más bien una infección del tracto respiratorio superior en muchas personas, eso podría ser menos problemático. No me malinterpreten: la gente está ingresando en el hospital con Omicron, y la gente está muriendo por ello. Pero casi dos años de repetidas oleadas de este tipo están poniendo las cosas en perspectiva (o, alternativamente, haciéndonos más insensibles), y si no estamos realmente ante algo como un Delta más rápido (o peor), entonces intentaré alegrarme de que podamos haber evitado un desastre aún mayor. Es un frío consuelo.

¿Qué pasa con la ‘evasión’ inmunológica? ¿Qué grado de protección ofrecen las vacunas?

Esta parte de la historia tampoco está completamente resuelta, pero tenemos mucha más información que hace dos semanas. La mayor parte son datos basados en los anticuerpos, y de entrada se recuerda que, aunque esto es importante, no es la última palabra sobre la protección inmunitaria en el mundo real. Los mecanismos de las células T también son cruciales, y los datos sobre las células T son mucho más difíciles de conseguir. Dado que no se ve el número de artículos en esa área como en el caso de los perfiles de anticuerpos, es fácil pensar que no son tan importantes, pero eso no es cierto.

Así que con eso en mente, esto es lo que estamos viendo en el frente de los anticuerpos. Parece que dos dosis de las vacunas de ARNm, especialmente si se administraron hace meses, deja a los pacientes con una neutralización de anticuerpos muy pobre contra la variante Omicron

Ha habido varios [ https://bit.ly/3mlW2mi ] preprints recientes que apuntan en la misma dirección [ https://bit.ly/3pe82YS ] sobre esto, pero también (afortunadamente) todos reproducen otro efecto también: una tercera inyección de refuerzo parece tener un efecto positivo muy fuerte en la neutralización de anticuerpos.  Los datos preliminares sugieren que esta advertencia parece aplicarse aún más a las personas que recibieron la vacuna contra el adenovirus de Janssen en una sola dosis, y también hay un informe que indica que dos dosis de la vacuna Sinovac no proporcionan suficiente protección de anticuerpos, ni tampoco Coronavac. Esto encaja con los numerosos informes que indican que casi todas las terapias de anticuerpos monoclonales existentes tampoco funcionan bien contra el Omicron. El sotrovimab, de Vir/GSK, parece ser una excepción. Y no, la inmunidad conferida por la infección real con el coronavirus también es evadida por el Omicron, como es el caso de otras variantes, así que eso tampoco es una garantía. Soy consciente de que hay una comunidad que dice que la infección natural con el virus proporciona mucha más protección que las vacunas, pero no es así.

No sabemos, por supuesto, cuánto dura ese efecto de refuerzo, porque la única forma de averiguarlo es esperar y comprobarlo. Pero las implicaciones parecen claras: consiga una dosis de refuerzo si puede, porque las probabilidades son muy, muy buenas de que proporcione una protección de anticuerpos mucho más fuerte contra Omicron. De lo contrario, es probable que no tenga mucha protección de anticuerpos en absoluto, lo que encajaría con el número de casos en Sudáfrica y otras áreas que se han visto en personas previamente vacunadas que no se habían vacunado por tercera vez. 

Esta recomendación tiene especial fuerza ahora que nos acercamos a las vacaciones de Navidad y Año Nuevo en muchas partes del mundo, y mientras China se prepara para los Juegos Olímpicos de Invierno. Una vez más, ninguno de estos trabajos aborda la inmunidad de las células T, que sin duda es un componente. Se espera que estar vacunado de cualquier manera proporcione más protección que ser inmunológicamente ‘ingenuo’, por lo que conseguir dosis de todo tipo en la gente de todo el mundo tiene que ser una prioridad. Por ejemplo, sigue siendo una incógnita saber qué parte de las cifras de hospitalización y muerte que hemos observado hasta ahora en Omicron son el resultado de las vacunas que hemos administrado hasta ahora, y qué parte se debe a las propiedades intrínsecas de la variante.

Mientras tanto, el inhibidor de la proteasa de Pfizer (como se mencionó aquí el otro día: https://bit.ly/3GYl6I3 ) parece ser igual de eficaz contra Omicron, pero su suministro no será suficiente para marcar una diferencia real en las próximas semanas. Espero que este fármaco (y otros inhibidores de la proteasa que aún están en fase de pruebas) puedan cambiar las cosas con el tiempo, pero ahora mismo estamos ante un problema.

¿Qué pasa ahora?

Lo que sucede ahora, casi con toda seguridad, es que aquí en los Estados Unidos experimentaremos un aumento muy fuerte y rápido de los casos de Omicron. Ya lo estamos viendo en la ciudad de Nueva York y en algunos otros lugares. Dado el estado de las pruebas en los EE.UU., tendríamos que suponer que las verdaderas cifras de casos son mucho más altas de lo que estamos recogiendo. La temporada de vacaciones de Navidad y Año Nuevo propagará el virus más a fondo y perturbará el seguimiento de los casos, tal como vimos el año pasado. Como se mencionó anteriormente, varios otros países ya están siendo golpeados fuertemente con esta variante y me sorprendería si eso no continúa en los que aún no lo están viendo. Ahora parece que vamos a estar bien y verdaderamente ‘Omicroneados’ – la cuestión es el curso de esta parte de la pandemia. 

Parece que en Sudáfrica ya está bajando, y será muy interesante, de una manera desapasionada, ver si se trata de una ola de movimiento rápido similar en otras partes del mundo. Los químicos medicinales se acordarán de los fármacos impulsados por el cMax frente a los impulsados por el AUC; tal vez esta ola se parezca más a los datos de nivel sanguíneo que se obtienen de una dosis i.v. que a algún tipo de formulación de depósito de liberación lenta. Todavía no lo sabemos.

A largo plazo, hay por supuesto muchas posibilidades. Una mala es que se desarrolle algo más contagioso que Omicron pero más virulento, y esto no se puede descartar. Una mejor es que Omicron atraviese el mundo causando menos destrucción de la que podríamos temer, y que desplace a la variante Delta y a otras por el camino debido a su propagación mucho más rápida. Eso podría llevarnos a un mundo en el que hay una enfermedad coronavirus, menos mortal que antes, contra la que se puede tener protección inmunitaria mediante vacunas y para la que hay una medicación aguda eficaz (un inhibidor de la proteasa) si se enferma de ella. En este punto, lo acepto.


AUTOR:

Derek Lowe, blog Science. Nacido en Arkansas, se licenció en el Hendrix College y se doctoró en química orgánica en la Universidad de Duke antes de pasar una temporada en Alemania con una beca Humboldt para su posdoctorado. Ha trabajado para varias grandes empresas farmacéuticas desde 1989 en proyectos de descubrimiento de fármacos contra la esquizofrenia, el Alzheimer, la diabetes, la osteoporosis y otras enfermedades.




Los primeros estudios de laboratorio sugieren que Ómicron puede ser más suave

Pero la mayoría de los científicos se reservan el juicio

Gretchen Vogel y Kai Kupferschmied

20 de diciembre de 2021

La nueva variante del SARS-CoV-2 que está explotando en todo el planeta está

obligando a la humanidad a adaptarse a una velocidad vertiginosa. Esta semana, los

países del norte de Europa han impuesto nuevas y estrictas medidas para tratar de

reducir el creciente número de casos. El sábado, los Países Bajos decretaron un cierre

casi total de la vida pública y permitieron que los residentes no recibieran más de dos

invitados al día, con una excepción para Navidad y Año Nuevo, cuando se permiten

cuatro visitantes. Dinamarca, que levantó todas las restricciones por la pandemia en

septiembre, cerró el viernes los teatros, las salas de conciertos, los museos y otros

espacios públicos y prohibió la venta de alcohol después de las 10 de la noche.

El motivo de estas decisiones es la alarma por la propagación de Omicron, y la

precaución ante la gran incertidumbre. Si Omicron hace que la gente enferme tanto

como la variante Delta, los modelos predicen un aumento asombroso de las

hospitalizaciones, mucho más de lo que la mayoría de los sistemas de salud pueden

manejar. Si Omicron provoca una enfermedad más leve que Delta, las cosas serían

menos catastróficas, pero incluso en ese caso, «cabe esperar una sobrecarga

considerable de los hospitales», advirtió un grupo de expertos en un informe [

https://bit.ly/3mi4zqv ] del 19 de diciembre al gobierno alemán. Una oleada masiva de

Omicron también podría provocar muchos más casos de ‘Covid de Largo periodo’.

Pasarán semanas antes de que los datos epidemiológicos ofrezcan un veredicto claro

sobre la gravedad de la enfermedad. Pero los datos preliminares de laboratorio y

algunos indicios del mundo real despiertan la esperanza entre los optimistas, mientras

que otros se reservan el juicio. «Si resulta que Omicron reduce la gravedad de la

enfermedad, ahora existen potencialmente algunos mecanismos que podrían ayudar a

explicarlo», afirma Tom Peacock, virólogo del Imperial College de Londres (ICL). «Por

otro lado, puede haber algunos mecanismos que podrían explicar lo contrario. Así que

todavía es un poco confuso hasta que los datos del mundo real cristalicen».

En Sudáfrica sólo se ha registrado un modesto aumento de las hospitalizaciones por

COVID-19 grave, incluso un mes después de que los casos empezaran a explotar allí.

«Todos seguimos siendo muy cautelosos con esos datos, pero parece que resisten»,

dice la viróloga Wendy Burgers, de la Universidad de Ciudad del Cabo. Además, los

primeros indicios sugieren que la oleada de Omicron en Sudáfrica podría no durar

mucho. Los casos ya están disminuyendo en la provincia de Gauteng, el epicentro del

brote, lo cual es un poco misterioso dado lo transmisible que parece ser Omicron,

dice Trevor Bedford, especialista en bioinformática de la Universidad de Washington,

Seattle, y del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson. Sospecha que parte

de la explicación es que más infecciones de las habituales pasaron desapercibidas

porque eran leves o asintomáticas, por lo que el pico real fue incluso mayor de lo

que mostraban las estadísticas oficiales.

Pero los primeros datos procedentes de Europa, cuya población es más vieja que la

de Sudáfrica, son menos esperanzadores. Basándose en los primeros datos de

hospitalización, por ejemplo, un informe de los modelizadores del ICL concluye [

https://bit.ly/3mmQrwi ] que hay «a lo sumo cambios limitados en la gravedad en

comparación con el Delta». «No sé cómo cuadrar estas dos cosas, y eso es

probablemente lo que más me preocupa en este momento», dice Bedford.

Los datos de laboratorio ofrecen un poco más de esperanza. Se ha demostrado que

los anticuerpos resultantes de la vacunación o la infección pierden la mayor parte de

su poder contra el Omicron, pero otra defensa del sistema inmunitario -las células T,

que reconocen y eliminan las células infectadas en el organismo- parece hacerlo

mejor. Burgers y su colega Catherine Riou analizaron la respuesta de las células T de

personas que habían recibido una o dos dosis de la vacuna COVID-19 de Janssen o dos

dosis de Pfizer. En los tres grupos, la respuesta de las células T a Omicron se redujo en

una cantidad modesta en comparación con la cepa original del virus: entre un 20% y

un 30%, estiman los investigadores. Eso es mucho menos que la caída de la eficacia

de los anticuerpos. «Los linfocitos T están resistiendo a Omicron», concluye Burgers.

«Y los datos son muy consistentes en todas las vacunas».

Esto puede ayudar a explicar la baja carga hospitalaria de Sudáfrica, dice Burgers. «Por

supuesto, podrían ser otras cosas sobre la biología de esta variante», añade, «pero

ciertamente, por todo lo que sabemos sobre las células T, esto es lo que hacen:

controlar un virus una vez que se ha infectado. Así que este es su momento de brillar

con eficacia».

Mientras tanto, los investigadores que estudian el comportamiento de Omicron en el

laboratorio se encuentran con sorpresas. «Hay algo muy extraño en este virus», dice

Peacock. Normalmente, el SARS-CoV-2 se replica bien en las células Vero -células

renales de monos verdes africanos- diseñadas genéticamente para que tengan los

receptores del virus, ACE2 y TMPRSS2. Con cualquier cepa anterior, estas infecciones

dan lugar a zonas visibles de daños en el cultivo celular denominadas placas. Pero eso

ocurre mucho menos con Omicron, dice Peacock. «No está gustando a las líneas

celulares que han sido nuestro pan de cada día».

Los investigadores de Hong Kong han observado diferencias notables en otro sistema,

en el que el virus infecta tejido pulmonar sano tomado de pacientes con cáncer de

pulmón durante la cirugía. Omicron se replica mucho más rápido que las variantes

anteriores en las células de los bronquios, pero mucho más lentamente en las células

de la parte inferior de los pulmones. «Mientras que las otras cepas despegan

después de unas 72 horas en los bronquios, ésta lo hace en 24 horas», afirma John

Nicholls, patólogo de la Universidad de Hong Kong. Los hallazgos, publicados en una

breve nota en línea [ https://bit.ly/3EfX3CC ] y enviados a una revista, podrían explicar

por qué Omicron se propaga mejor y, al mismo tiempo, causa una enfermedad

menos grave. El virus que se encuentra en los bronquios tiene más probabilidades de

ser exhalado, mientras que en la profundidad del pulmón es probable que cause una

enfermedad más grave. Pero Nicholls pide precaución a la hora de interpretar los

datos. «Estamos siendo muy, muy cuidadosos», dice.

Algunas de las numerosas mutaciones de Omicron no auguraban nada bueno al

principio. Los científicos se han centrado en los cambios cercanos al sitio de escisión

de la furina, un motivo en la proteína de la espiga que le permite ser escindida más

fácilmente, lo cual es un paso importante en la infección de una célula humana. Las

mutaciones en torno a este sitio parecen haber hecho que tanto Alpha como Delta

sean más transmisibles y mejores para infectar células. Omicron lleva la mutación que

tenía Alpha, P681H, y otra cercana llamada N679K. «Sólo con mirar la secuencia,

pensamos que probablemente esto va a tener una transmisibilidad y una

patogenicidad similares a las de Delta», dice Peacock.

Sin embargo, un artículo publicado por el virólogo Ravi Gupta, de la Universidad de

Cambridge, sugiere lo contrario: Utilizando virus modificados para portar la proteína

de espiga de Omicron y otras variantes, descubrieron que la espiga de Omicron se

escinde con mucha menos eficacia que la de Alpha o Delta. Eso podría explicar por

qué Omicron podría sermenos eficaz para infectar ciertas células que las variantes

anteriores.

Su preimpresión también sugiere otro contraste. La investigación sobre variantes

anteriores ha sugerido que el SARS-CoV-2 puede hacer que las células vecinas se

fusionen en sincitios, células grandes con múltiples núcleos. Se han encontrado

sincitios en los pulmones de los pacientes que murieron de COVID-19 y pueden estar

relacionados con la gravedad de la enfermedad, dice Gupta. Kei Sato, virólogo de la

Universidad de Tokio, ha demostrado que la variante Delta, más patógena, tenía más

probabilidades de causar sincitios en el cultivo celular. Ahora, tanto Sato como Gupta

tienen datos que sugieren que la sincitia puede ser más rara con Omicron. Tomando

todos los datos en conjunto, Gupta dice: «Creo que se están acumulando pruebas…

de que el virus causa potencialmente una menor progresión de la enfermedad

grave».

Sin embargo, el papel de los sincitios no está nada claro. El SARS-CoV, el virus que

causa el síndrome respiratorio agudo severo, no ha demostrado que los cause. Y

aunque el SARS-CoV-2 parece desencadenar los sincitios en los cultivos celulares, no

aparecen en los modelos animales, dice Nicholls: «En los hámsters que examinamos,

en los ratones que examinamos, no se producen los sincitios». Christian Drosten,

virólogo del Hospital Universitario Charité de Berlín, dice que los sincitios en los

pacientes con COVID-19 pueden tener otras explicaciones, como la reactivación de

infecciones por herpes, que se sabe que causan la formación de sincitios.

Peacock dice que es demasiado pronto para sacar conclusiones firmes de los estudios

de laboratorio. «Creo que sin duda está ocurriendo algo interesante. Pero no me

gustaría apostar a que otras personas van a encontrar exactamente lo mismo», dice.

Gary Whittaker, virólogo de la Universidad de Cornell, dice que Omicron parece

comportarse más como los coronavirus estacionales, que a menudo son difíciles de

cultivar en las células. Eso hace que los experimentos con la nueva variante sean aún

más difíciles de interpretar, dice. «Tenemos que conseguir un sistema que se adapte

mucho mejor al virus, de lo contrario, es muy fácil que nos llevemos a engaño si no

tenemos cuidado».

Obtener respuestas firmes del laboratorio puede tardar hasta Semana Santa, dice

Drosten. Para entonces, es posible que el mundo se haya enterado por las malas de la

gravedad de la enfermedad que causa la variante. «Hasta ahora, las variantes que se

replican más han causado más enfermedades a más pacientes», dice Drosten. «Así que

haríamos bien en tener mucho cuidado con esta variante».


SOBRE LOS AUTORES

Gretchen Vogel

Gretchen Vogel es corresponsal de la revista Science con sede en Berlín, Alemania.

Kai Kupferschmidt

Kai es corresponsal de la revista Science en Berlín, Alemania. Es autor de un libro sobre el color azul, publicado en 2019.


Traducción de Adolfo Plasencia, divulgador científico, autor del libro de entrevistas Is the Universe a Hologram?, MIT Press.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.