La tataranieta valenciana de Sherlock Holmes se enfrenta a su segundo caso

Los valencianos Luis Ponce e Inma Almansa se enfrentan al «Monstruo del West End» en la nueva entrega de su personaje

Sara Holmes y sus amigos (INMA ALMANSA).

Tras haber (casi) resuelto la desaparición de las agujas del mítico Big Ben, la tataranieta del genial inquilino del 221B de Baker Street, su amigo Tobías Watson, y el bueno de su perro, tienen que acabar de aclarar algunos flecos de su último caso, un nuevo misterio se cruza en sus vidas. Esta es la trama de Sarah Holmes y el monstruo de West End (Planeta), de los valencianos Luis Ponce e Inma Almansa, que acaba de llegar a las librerías y que se presentará este viernes (19 h.) en librería Bangarang con la divulgadora Iria Ros como maestra de ceremonias.

Para remontarse a la génesis de esta novela para jóvenes hay que viajar hasta la edición de 2019 del festival Splash, que se celebra todos los años —pandemia mediante— en Sagunto. El combo presentaba su primera colaboración, 100 pesetas, una divertida comedia sobre un grupo de adolescentes un poco desnortados.

«Se nos ocurrió, hablando, que nuestra siguiente colaboración podría ser algo más infantil. A Luis siempre le ha gustado mucho Sherlock Holmes y, además, está libre de derechos», explica el guionista.

«Al principio se nos ocurrió inventarnos una hija, pero históricamente los niños no tienen referencias de esa época, así que decidimos saltar un par de generaciones—continúa— para que nuestro personaje pudiera tener móvil y vivir en un entorno en el que les resulte más fácil identificarse». Pensat i fet: había nacido Sarah Holmes.

Bueno… no tan fet. «En realidad estábamos trabajando en otro proyecto, y en el siguiente Salón Internacional del Cómic de Barcelona se acercaron al stand de Planeta (con quienes había publicado su anterior trabajo), pero la idea que presentaron no acabó de cuajar.

«Como teníamos algo hecho ya de Sarah Holmes aprovechamos para enseñarlo. Les gusto un poco más y nos pidieron que desarrolláramos un poco más la idea y volveríamos a hablar». Así lo hicieron, y tras una espera que se hizo larga, sonó el teléfono: luz verde al proyecto

Uno de los aciertos del primer Sara Holmes es que la trama no quedaba del todo resuelta —eso ocurre en esta segunda—, lo que obligaba a los lectores a aportar sus propias soluciones. El libro incluía una página con pistas para llegar a una conclusión que esta nueva aventura dirá si era correcta o no.

Luis Ponce e Inma Almansa.

Poce y Almansa, año cero

Ponce y Almansa formaban parte de un grupo de aficionados que hacía sus pinitos en el mundo del cómic cuando Norma los reclutó para Valentia (2012), una obra colectiva con el cap i casal como protagonista nacida al calor de una iniciativa, Barcelona TM, que había llevado a cabo la editorial fundada por Rafael Martínez Díaz. En total, 23 autores y 23 historias, en la que junto a consagrados como Paco Roca o Daniel Torres había jóvenes promesas.

Algunos de ellos volvieron a verse las caras, poco después, en De muerte (GP Ediciones) —en el que participaron unas entonces desconocidas Laura Pérez y Nuria Tamarit, entre otros—. Ponce y Almansa se conocían bien y hacían buen equipo, así que decidieron unirse. El resultado fue 100 pesetas.

Hasta la fecha, el tándem Ponce – Almansa funciona bien. «Luis es muy rápido pensando y se le ocurren un montón de cosas. A veces demasiado rápido [se ríe] y me toca pararlo. Pero en general, cuando hay alguna discrepancia, lo hablamos y lo acabamos solucionando. Somos amigos», apunta. En una cosa estaban de acuerdo: para mostrar los contrastes Sarah sería azul y Watson, naranja. Otro punto en común fue introducir cierto realismo: «antes del confinamiento había ido a Londres y tenía muchas fotos: si sigues el cómic con un Google Maps verás que tiene coherencia», añade.

Así, en esta nueva aventura, Sarah ya es detective, aunque sigue un poco contrariada por no haber podido resolver totalmente su anterior caso. Pero recibe un encargo de una actriz del West End que ha perdido la voz mientras que trabaja en un teatro en el que se escuchan unos ruidos misteriosos. Ella y Watson tendrán que resolver esté enredo en una trama que incluye un guiño a El perro de Baskerville.

¿Y el futuro? ¿Habrá más entregas? ¿Seguirán siendo equipo Ponce y Almansa como los son Sarah y Tobías? Almansa compagina su faceta de dibujante de cómics con su labor de ilustradora para series como Slumberkins (ahora en Appel TV). No es que le sobre tiempo.

«El contrato incluye una tercera entrega, así que la última palabra la tienen los lectores y la editorial —concluye—. En cuanto a nosotros, es probable que hagamos más cosas juntos, aunque tras la tercera entrega a lo mejor me doy unas vacaciones y trabajo en un libro infantil o algo así».

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.