La fotgografía de Bérchez capta la sala de restauración del Prado