Resumen.- Unos 1.500 empresarios urgen en Barcelona a acabar las obras del Corredor Mediterráneo