El Foro de Arquitectura de Cevisama se llena para escuchar a Souto de Moura

El Foro de Arquitectura y Diseño de Cevisama que se va a desarrollar durante los dos primeros días de feria -5 y 6 de febrero- bajo el lema “Arquitectura material” daba comienzo ayer en su primera sesión. Esta primera ronda de conferencias, que se ha llevado a cabo en el Salón de Actos de Feria Valencia, donde transcurrirá también la sesión del martes, ha sobrepasado todas las expectativas de aforo en un auditorio que se ha quedado pequeño y ha terminado siendo ocupado hasta el escenario, principalmente por estudiantes de la Escuela de Arquitectura de València –ETSA- que entusiasmados y seducidos por el nivel de los ponentes y sin duda animados por los profesores de la facultad han copado el recinto, dejando también algún espacio a algunos profesionales del sector.

El encargado de abrir esta jornada vespertina ha sido Francisco Mangado, que acostumbrado ya a las ponencias con jóvenes entusiastas no ha escatimado en detalles y consejos para el ejercicio de la profesión, el cual nos ha presentado su proyecto del Palacio de Congresos de Palma merecedor del último Premio de Arquitectura Española ex aequo con la obra del Museo de Colecciones Reales en Madrid, explicado posteriormente por Emilio Tuñón que lo proyectó junto con el recientemente desaparecido en 2012 Luis Moreno Mansilla.

Estos dos edificios de concurso encargados por la administración, ambos Premio de Arquitectura Española 2017, son grandes construcciones que representan ya el final de una era en la concepción de las obras arquitectónicas de este país, tal como nos ha hecho notar Emilio Tuñón al inicio de su conferencia. Dos proyectos culminados recientemente tras largos períodos después de su adjudicación y que han terminado transformando los problemas en oportunidades, siendo el tiempo “el material más imprescindible y muchas veces el más escaso” en la arquitectura, en palabras de Mangado, el que ha permitido matizar y cambiar soluciones que a la larga han mejorado y madurado los proyectos.

Hechos como los problemas de gestión, el parón de las obras, la quiebra de proveedores y el consiguiente cambio de los mismos, acabó convirtiendo esta realidad en el principal bastión del proyecto de Palma: un lapso de 10 años para probar, jugar y madurar el proceso constructivo.

Para completar la tarde, la sala esperaba la llegada del premio Pritzker portugués Eduardo Souto de Moura que nos presentó un edifico, el Mercado de Braga, que ha tenido la ocasión de construir dos veces, o más bien, construir una y reconstruir, con un nuevo programa tras la demolición de la cubierta original, una segunda. Un proyecto que comenzó en su época como estudiante en 1979 y que finalmente le dio la oportunidad de insertar una nueva construcción con la vieja, de dialogar con sus ruinas y de plantear una arquitectura de integración como hacía su mentor y amigo Álvaro Siza.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.