Regala arte

Lupe Fullana Zarranz

Diciembre es el mes de la suerte, la lotería arrastra muchas alegrías a quien toca, de las ilusiones, villancicos, adornos y luces y sobre todo el mes de la Navidad y los regalos. ¿Por qué no regalas arte?, y conviertes el hecho en un rato de ocio para ti.

Hace poco estuve con un amigo que quería comprar un cuadro, se quiere iniciar una pequeña colección; ¡cómo disfrutamos el paseo por las galerías! Rodeados de Tàpies, Chillida, Capa o Mompó… los ojos iluminados nos brillaban de felicidad.

Observamos, escuchábamos y saboreábamos cada detalle. Y sí, es que las cosas bellas nos dan placer, y el arte está para ello, para deleitarnos con su belleza.

Acabamos la tarde en la galería Benlliure; os recomiendo que entréis: un espacio lleno de secretos, antiguos o clásicos como ya les llamamos; Pinazo, Tuset, Lahuerta… nos hablan del pasado glorioso de nuestros artistas, cuna de maestros.

Y los modernos nos hacen soñar: Michavila y sus Albuferas serenas, limpias, que nos trasladan a espacios en que el tiempo se para.

La extravagancia pícara de Carmen Calvo nos hace reír, nos invita a un mundo diferente en el que caras de niños nos miran, de pronto se levantan en mi amigo ese no sé que solo sientes ante algo que te atrae.

¿Es la curiosidad?, ¿la necesidad de querer saber más?… ¡Calvo le ha cautivado! La monumentalidad señorial de Valdés se impone ante nosotros, y llena de vibración la sala, Saura, Miquel Navarro, Lobo… sencillamente pasen y vean, disfruten y aprendan. Y regalen arte este año.

Lupe Fullana Zarranz

Diciembre es el mes de la suerte, la lotería arrastra muchas alegrías a quien toca, de las ilusiones, villancicos, adornos y luces y sobre todo el mes de la Navidad y los regalos. ¿Por qué no regalas arte?, y conviertes el hecho en un rato de ocio para ti.

Hace poco estuve con un amigo que quería comprar un cuadro, se quiere iniciar una pequeña colección; ¡cómo disfrutamos el paseo por las galerías! Rodeados de Tàpies, Chillida, Capa o Mompó… los ojos iluminados nos brillaban de felicidad.

Observamos, escuchábamos y saboreábamos cada detalle. Y sí, es que las cosas bellas nos dan placer, y el arte está para ello, para deleitarnos con su belleza.

Acabamos la tarde en la galería Benlliure; os recomiendo que entréis: un espacio lleno de secretos, antiguos o clásicos como ya les llamamos; Pinazo, Tuset, Lahuerta… nos hablan del pasado glorioso de nuestros artistas, cuna de maestros.

Y los modernos nos hacen soñar: Michavila y sus Albuferas serenas, limpias, que nos trasladan a espacios en que el tiempo se para.

La extravagancia pícara de Carmen Calvo nos hace reír, nos invita a un mundo diferente en el que caras de niños nos miran, de pronto se levantan en mi amigo ese no sé que solo sientes ante algo que te atrae.

¿Es la curiosidad?, ¿la necesidad de querer saber más?… ¡Calvo le ha cautivado! La monumentalidad señorial de Valdés se impone ante nosotros, y llena de vibración la sala, Saura, Miquel Navarro, Lobo… sencillamente pasen y vean, disfruten y aprendan. Y regalen arte este año.

Valencia City

El pulso de la ciudad