ÁLEX CERVANTES, PRODUCTOR: «El cine de animación no es un género, es una técnica para contar historias»

Álex Cervantes, productor

Álex Cervantes decidió poner en marcha una productora de animación para no tener que irse a trabajar fuera de Valencia. Así nació en 1997 Hampa Studio. Hoy trabajan en ella un centenar de personas y una de sus últimas producciones, Buñuel en el laberinto de las tortugas, conquistaba el pasado año el Premio a la Mejor Película Europea y el Goya a la mejor cinta de animación. Su sueño es llegar a ser nominado para los Oscar. Este año casi lo consigue.

¿Cómo sienta un Goya?

Muy bien. Veníamos de ganar el Premio a la Mejor Película Europea, dos cristales en Annecy, que es uno de los festivales más importantes, y la Academia nos había preseleccionado para los Oscar; pero llegas a los Goya y tienes enfrente a Klaus, una película nominada al Oscar. Así que, la verdad, ganar ante una bestia como Klaus, no solo sienta muy bien, sienta mejor.

Memorias de un hombre en pijama ya fue nominada. ¿Qué tal trabajar con Paco Roca?

Lo pasamos muy bien haciendo Memorias. Paco es un tío muy divertido y tiene las cosas superclaras. Pero la película tuvo un lado oscuro. Así como con Buñuel la crítica la ama, creo que con Memorias la gente, la crítica al menos, no entendió el mensaje del todo y nos mató.

¿Cómo surgió Hampa Studio?

Porque no quería irme. Tengo mucho amor a Valencia, me encanta la vida aquí, estar con mis amigos y la opción de irme a trabajar fuera no era algo que me apeteciese. Entonces un amiguete que me dijo: por qué no te lo montas tú. Yo siempre he sido más artista que emprendedor, pero me metí. Y así ha ido creciendo la cosa, aprendiendo a golpes.

¿Cuál fue la primera película?

La primera en la que trabajamos fue una película china, The Little Big Panda. Pero producir, producir fue Memorias. Con ella adquirimos un montón de experiencia sobre qué hay que hacer y qué cosas jamás hay que hacer. Con Buñuel todo fue más fácil, y aun así también hemos hecho cosas que no volveríamos a hacer.

Frente a Buñuel y Memorias, Black is Beltza, con Fermín Muguruza, ¿ha sido la más arriesgada?

Es la más rara y arriesgada. Su temática es controvertida. Y también Fermín es controvertido, aunque cuando lo conoces entiendes muchas cosas. Es de esas personas que tienen luz y sus visitas eran como un chute de energía. Él tenía muy claro que quería contar esa historia, con un estilo muy raro y con personajes que no estaban pensados para la animación. Ha tenido críticas duras a nivel político y de estilo. Pero también muy buenas por lo arriesgado de la propuesta.

¿Cómo se intuye si un proyecto puede funcionar?

Primero que nos guste mucho. Luego está la otra parte: ¿podemos encontrar financiación? Esas son las dos claves, porque hemos visto proyectos muy bonitos, de muchos millones de euros, que en la vida vamos a poder levantar. Si fuésemos americanos o franceses, sí; pero siendo españoles, no. Así que básicamente es eso: que nos flipe el proyecto y que veamos que es viable.

¿También concebir la animación como una técnica y no como un género?

Creo que si no interiorizas eso de verdad, es imposible. Muchos hablan de la animación como un género. No, es una técnica que nos permite contar historias. Los japoneses lo tienen muy claro, pero aquí en Occidente no termina de calar. Nosotros lo intentamos. Somos unos apasionados del dibujo tradicional en

2D, pero las distribuidoras, las grandes productoras y los cines no quieren películas de 2D para niños porque dicen que no atraen al público infantil. Así que nosotros aprovechamos el 2D para contar historias para adultos.

Pero Hampa Studio también está trabajando 3D.

Sí. Yo siempre he sido un apasionado del 2D y no quería pasar al 3D. Pero desde 2009, más o menos, tuvimos que ir pasando al 3D porque el mercado lo exige.

¿El siguiente reto será la realidad virtual?

Sí. Ya hemos hecho algunas cosas a modo de juego, pero todavía no nos hemos metido a fondo. Y nos parece un campo superinteresante donde se pueden hacer un montón de cosas tanto en 2D como en 3D. Pero todavía no nos hemos metido a fondo. Estoy esperando la excusa.

¿Estar especializados en animación es una de las claves del éxito?

Es verdad porque la gente que te busca sabe que eres bueno haciendo esto. O para coproducir: saben que estás muy metido en cine de animaciónmy es más fácil.

¿Cuál es el próximo proyecto?

Estamos preparando Chica y lobo, basada en el cómic de Roc Espinet. Es una película de hombres lobo muy divertida, para público adolescente y adulto. Estamos en pleno desarrollo y ahora en abril nos vamos a Burdeos, al Cartoon Movie, que es el foro de coproducción y distribución más importante del mundo para películas de animación, a ver si conseguimos la financiación que nos hace falta.

Antes se definía como artista, ¿no le tienta hacer su propia película?

Sí, de hecho muchas de nuestras series y proyectos surgen de aquí. Ahora mismo estamos preparando otra película que es nuestra, y tenemos muchas ganas. Lo complicado es encontrar socios. Esperamos que el Goya o el Premio a la Mejor Película Europea nos ayude.

¿Ahora a por el Oscar?

¡Ojala! Para mí estar nominado ya sería un sueño, porque llevárselo lo veo algo muy difícil. Pero si en algún momento de mi vida quedo nominado al Oscar, con eso ya me puedo morir tranquilo.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.