Elena Negueroles dona una escultura para concienciar sobre el abandono animal

La artista Elena Negueroles ha donado a la ciudad de València una escultura que pretende dar visibilidad a la crueldad del abandono y al sufrimiento que causa a los animales implicados  y reconocer la labor social que desempeñan las personas que cuidan de los animales que otras abandonaron.

El grupo escultórico, titulado “Callejeros”, representa un perro y una gata, de nombres Tristán y Soledad, y ha sido fundido en bronce con pátina a la antigua, para darle apariencia de piedra natural. La obra se colocará en la concurrida plaza de los Pinazo el sábado 3 de marzo en un acto presidido por la concejala de Bienestar Animal, Gloria Tello.

“Espero –subraya Elena Negueroles– que la escultura se convierta en un punto de encuentro de las personas que se identifican con esta causa y en un lugar de referencia para ser visitado, tal como ocurre en otras ciudades que han materializado esta iniciativa, tanto en España como en el resto del mundo, aunque lo verdaderamente deseable sería que las autoridades se implicaran y tuvieran la suficiente voluntad política para, por encima de partidismos,  tomar las medidas que sólo se pueden tomar desde la esfera del poder y que conseguirían, al igual que ocurre en otros países europeos, revertir la situación”.

La escultura, lleva en su parte frontal una dedicatoria en nombre de la ciudad de València,  y en el lateral el poema «Callejeros», escrito por la propia autora de la obra. La donación de la escultura, creada  ex profeso para este fin,  se realiza con carácter definitivo, quedando bajo la tutela del Ayuntamiento de València, que será el responsable de conservar la pieza para el disfrute de la ciudadanía.

“Callejeros”

Como trastos viejos, rotos y baldíos,

esquivando golpes, pasando hambre y frío,

en la calle os dejan, sin mirar atrás.

Y, desde ese instante, vivís condenados

a vagar sin rumbo o a estar enjaulados,

sin más compañía que la soledad.

Maldigo a los hombres que os abandonaron,

después de robaros vuestra libertad,

y, ahora que sin ellos deambuláis perdidos,

pues ya de vosotros no sabéis cuidar,

ingratos, os niegan sustento y asilo,

y en la calle os dejan, sin techo y sin pan.

 

 

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.