Los diseñadores reflexionan sobre la «nueva normalidad»

Inma Bermúdez, Ramón Esteve, Ximo Roca, Borja García, Luis Calabuig, Juan Carlos Baumgartner, Xènia Viladás, Mayice, Boke Bazán, Javier La Casta, Nacho Lavernia, Vicent Martínez, Héctor Serrano, Pedro González, Sara de la Mora, Uqui Permui, Marisa Santamaría, Modesto Granados, Marcelo Alegre y Clara del Portillo son los nombres del diseño nacional que comparten sus reflexiones en un vídeo coral capitaneado por València Capital Mundial del Diseño 2022 sobre el papel de su sector en la ‘nueva normalidad’.

En esta serie de entrevistas, este elenco de profesionales se sincera sobre cómo les ha afectado la crisis de la COVID-19, cómo creen que el diseño puede ayudar a resolver todos los retos a los que se enfrenta la sociedad y cuáles son sus demandas a las instituciones públicas. Los vídeos han sido dirigidos por el equipo de comunicación de Capitalidad y producidos y editados por Bocabadats Media, con grafismo e imagen del diseñador Ibán Ramón. La importancia de contar con el diseño para la reconstrucción estatal del territorio, poniendo soluciones a problemas estructurales que han quedado en evidencia en la crisis y las nuevas situaciones a vivir en la ‘nueva normalidad’ copan, sin duda, las demandas de esta selección de voces.

“El diseño en este nuevo escenario o paradigma debe focalizarse y poner el esfuerzo en lo esencial, en lo preciso y lo necesario para los nuevos modos de vida que se nos vienen encima. Nuevos modos de vida que pasan, también, por los modelos económicos, centrados en las personas, en su calidad de vida, el medio ambiente y la sostenibilidad”, explica Vicent Martínez, pieza clave de la historia del diseño valenciano. 

La transformación digital, la necesidad de ralentizar el ritmo de vida o la emergencia planetaria con el medio ambiente son cuestiones que preocupan, y mucho, a estas fuerzas creativas. Inma Bermúdez, conocida por ser la única española que diseña para Ikea, lo tiene claro. “Honestamente, creo que el verdadero virus del planeta es la humanidad. Hemos visto imágenes durante el confinamiento de cielos azules o de los animales libres en los canales de Venecia. He salido al supermercado y me he encontrado guantes y mascarillas tirados en la acera. Hemos pasado de intentar evitar el consumo de plástico a usar elementos de un solo uso. Es necesario encontrar soluciones sostenibles a este programa también. Hemos de replantearnos este paradigma”. 

Para la diseñadora gráfica gallega Uqui Permui, esta crisis es una oportunidad de cambiar las cosas “Me gustaría pensar que esta pandemia va a cambiar cosas. Que vamos a dejar de abusar de los coches. Que vamos a disfrutar las ciudades de otra forma. Que, incluso, en ciudades como la que yo vivo, Santiago de Compostela, vamos a centrarnos en las necesidades de la ciudadanía y no del turismo. Todas esas decisiones son más fáciles de aplicar con el diseño, con soluciones que tengan en cuenta a las personas y al contexto”, explica. 

Los socios de Mayice, Marta Alonso e Imanol Calderón, estudio de diseño madrileño, también han reflexionado mucho sobre la importancia de la naturaleza y la vegetación durante la pandemia. “Creemos que debería haber una normativa de que todas las fachadas de los edificios de las ciudades hubiera un porcentaje de zonas verdes”. El hogar también es la principal preocupación de Ximo Roca. “Como profesionales del diseño, hemos de ayudar en la adaptación de los espacios a nivel higiénico.

Llevar a cabo proyectos similares a los del norte de Europa o Asia, con viviendas que se autoprotegen de la entrada de elementos externos contaminantes”. Para Juan Carlos Baumgartner, “el diseño es una parte muy importante del ecosistema. Todo lo que construyes te construye de regreso, no solo es un espejo, es una manifestación de quiénes somos. Y se necesita una sociedad sofisticada, educada y madura para poder entender la importancia de la creación, la cultura o el diseño”, argumenta el arquitecto mexicano.

La inmersión en el mundo digital también es una de las grandes aceleraciones de esta crisis para Ramón Esteve, diseñador y arquitecto valenciano, que pone el acento en el diseño para crear, tanto de manera real como digital, una conexión emocional con la clientela. “El mundo digital es visual y todo lo que nos emociona a través de las pantallas, lo vamos a admitir y entender mejor como usuarias y usuarios.

El sector del diseño puede hacer que suceda esa conexión”, apunta. Por su parte, Luis Calabuig, socio de Odosdesign, manifiesta: “Actualmente se están poniendo parches para proteger la seguridad sanitaria de las personas, pero no hay una reflexión profunda sobre la experiencia de las usuarias y los usuarios. Solo se piensa en el problema y el diseño puede ser clave en este proceso de idear cómo vivir estos nuevos escenarios surgidos en la ‘nueva normalidad’”.   

De la mano de las administraciones públicas

Si en algo coinciden estas voces expertas es en la necesidad de incorporar el diseño en las decisiones que se toman desde las administraciones públicas. Para Boke Bazán, debe ser una obligación nacional: “Todos los agentes sociales, todas las bases de las nuevas estructuras, deberían confiar en el diseño como arma estratégica para salir de esta”. Similar es la visión de Marcelo Alegre, CEO de Alegre Design, que expone: “Esta crisis ha sido una gran disrupción que nos va a permitir al sector del diseño aportar conocimientos, soluciones y mejoras. Tener la intuición de saber qué es lo que la gente necesita ante esta ‘nueva normalidad’ y mejorar los procesos, espacios y bienestar general”.  

Nacho Lavernia pone también el acento en la importancia del diseño social ante esta ‘nueva normalidad’. Incluso, de la importancia de apoyar la industrialización del país y la promoción del diseño en este ámbito. “Esta crisis debería de ayudarnos a cambiar muchas cosas, como nuestra forma de consumir, nuestro irracional estilo de vida, nuestra escala de valores. Debería servir para darnos cuenta de lo importante que es lo común, una sanidad pública y universal, una educación pública y personal, y vivir desde la solidaridad, la empatía y el activismo frente a los problemas de contaminación del planeta. Y ojalá sea así”, concede. 

Para Javier La Casta, socio de Nectar, el diseño es un aliado para solventar problemas de manera creativa y eficaz, “desde lo micro hasta lo macro”. “Desde la comunidad del diseño podemos ayudar en problemas de comunicación, en diseñar soluciones para administraciones con dificultades a la hora de gestionar cualquier incidencia y en la transformación digital de las empresas que precisan dar nuevas soluciones a su clientela”, explica. “Las instituciones públicas tienen un papel fundamental. Deberían crear concejalías de diseño en todos los ayuntamientos de España, con personas con criterio capaces de decidir, planificar y opinar sobre las decisiones transversales donde el diseño tiene cabida y que nada pudiese llevarse a cabo sin su aprobación”, defiende Pedro González, CEO de EstudioPG. 

Por su parte, Xènia Viladàs, consultora estratégica de diseño, a las instituciones públicas les reclama dos cosas: “Tener una buena educación pública en general para que podamos tener una capacidad de pensamiento crítico y una buena enseñanza pública de diseño. La otra, una compra pública que incluya criterios de buen diseño. Por la vía del ejemplo es cómo mejor se difunde un buen diseño”, argumenta la diseñadora. 

Marisa Santamaría, directora de Red, destaca la importancia de salvar la industria española y de trabajar de manera colaborativa desde distintos ámbitos. “Es fundamental salvar el tejido industrial de España. No entrar solo en mesas de diálogo con los ministerios. Debemos generar mesas de trabajo colaborativo. Llevar las ideas a la acción y activar proyectos, probando acciones concretas y multidisplinares llevadas a cabo por expertas y expertos. Aprender experimentando”, apunta. Los deseos de Héctor Serrano circulan por el mismo canal: “A largo plazo, espero que esta crisis nos sirva para valorar la inversión en investigación, prevención y sanidad pública, que han sido los pilares sobre los que se ha asentado la solución de esta crisis”. 

El funcionamiento en equipo, la cocreación y el trabajo por objetivos son cuestiones que también se han visto afianzadas para Sara de la Mora. “Nos hemos dado cuenta, ahora más que nunca, de que lo más importante es trabajar por objetivos, y con un equilibrio entre el trabajo individual junto con el de tu equipo. Necesitamos aprender a ser conscientes de nuestro nuevo entorno y tener mucha más empatía. Tener una mentalidad conjunta y cocreativa. Lo que nos ha enseñado todo esto es que solo salimos adelante si nos unimos y hemos de trabajar en esos ámbitos”, explica la diseñadora. 

Similar es la aportación de Modesto Granados, diseñador gráfico: “El reto es empujar desde la unión, practicar la solidaridad y demostrar nuestra mejor versión como sociedad. Y mostrar mucha empatía para sumar, no para restar”. “Si los mejores talentos de la ciencia en todo el mundo se pusieran a trabajar en común para buscar la solución de esta pandemia, sería mucho mejor para la humanidad”, apunta Mayice. Borja García, diseñador y arquitecto de Made Studio, señala el gran desafío que nos deja esta pandemia: “El reto mayor es aprender de lo que ha pasado. Es aprender qué cosas de las que hemos vivido durante este tiempo nos han hecho mejores, como tener un planeta más sano, unas relaciones más lógicas, un ritmo de vida más ameno… El reto es aprenderlo y lo fácil olvidarlo”. Similar es el deseo de Clara del Portillo, socia de Yonoh, que concluye: “Debemos aprender a trabajar para vivir, y no a vivir para trabajar”. 

Plataforma #EstoPasará

Estos vídeos se enmarcan dentro del proyecto #EstoPasará, lanzado a principios de abril por València Capital Mundial del Diseño 2022. Se trata de una plataforma digital para recoger, aglutinar y difundir iniciativas surgidas desde el diseño y otros sectores creativos para aportar soluciones, alivio y apoyo en tiempos de la COVID-19.Se trata de una plataforma abierta y global, que ha recogida más de 500 iniciativas y proyectos nacionales e internacionales de toda índole. Desde el diseño de mascarillas, respiradores o elementos de protección para fabricar de manera doméstica con impresoras 3D, profesionales de la ilustración que conciencian desde casa con su trabajo, diseñadoras y diseñadores que vuelcan su creatividad para animar a la infancia o recursos y contenidos para aprender sobre diseño desde los hogares. Un proyecto colaborativo donde cada persona ha podido sumar, enviando sus aportaciones e ideas. Esta plataforma ha sido producida y puesta en marcha gracias a un trabajo deslocalizado y en remoto realizado de forma colaborativa por la agencia digital Néctar, CuldeSac Experience, el diseñador gráfico Ibán Ramón y el equipo de València Capital Mundial del Diseño 2022.

Cuenta con empresas colaboradoras como Actiu, Andreu World, Padima, Point, Tau Cerámica, Zumex, Grupo Torrecid, La Imprenta, Vondom y Martínez Medina e instituciones amigas como ComunitAD, READ, Art en Blanc, Dimova, el Colegio Oficial de Publicitarios y el Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia. Es una iniciativa que ha traspasado lo local para convertirse en un proyecto nacional con el apoyo de tres ministerios: el Ministerio de Cultura y Deporte; el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo; y el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, además de otras muchas otras instituciones. La candidatura también ha recibido el respaldo de la Casa Real española. Otras muchas empresas han apoyado el proceso en su fase inicial como son:  Capdell, Equipo DRT, GandiaBlasco, AIDIMME, Istobal, Suavinex, Trèbol Mobiliario y Cervezas Turia. Sin todas ellas habría sido habría sido imposible llegar hasta aquí. 

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.