Reabren las terrazas en las playas valencianas: “Nos ha emocionado la reacción de la gente y cómo cumplen con las normas”

Con la entrada de la ciudad de Valencia en la Fase 1 de la desescalada de la pandemia ocasionada por el Covid-19, muchos restaurantes, sobre todo aquellos que cuentan con una terraza de ciertas dimensiones, están empezando a reabrir sus puertas. En ese sentido, el buen clima, las vistas y la cantidad de espacios abiertos ocasionan que el litoral valenciano, con las playas de la Malvarrosa, el Cabanyal y las Arenas, así como la zona de la Marina de Valencia sean algunos de los lugares más apacibles y recomendables para disfrutar de una buena terraza al aire libre.

Desde Valencia City consideramos que la hostelería merece ahora todos los apoyos posibles y por ello estamos publicando una serie de reportajes sobre estas aperturas para conocer las primeras sensaciones de sus propietarios y gerentes. De este modo, y en línea con el reportaje que ya publicamos el pasado lunes, primer día de apertura, ahora ofrecemos otro centrado en varios locales de las principales playas valencianas.

En general, las sensaciones son bastante positivas, a pesar de las dudas iniciales, de las nuevas rutinas y protocolos y del mazazo que supuso no poder abrir ya el día 11, cuando muchos estaban preparados para ello. No obstante, el excelente comportamiento de los clientes y los ánimos recibidos por parte de ellos están siendo esa gasolina esencial para que el motor no solo se ponga en marcha sino que continúe con fuerza a pesar de las dificultades.

En la Malvarrosa han implantado códigos QR para las cartas, así como un cordón de seguridad para limitar los accesos a la terraza.

Responsabilidad y civismo en la Malvarrosa

Una de las personas que más mostró su decepción por no poder abrir el 11 de mayo fue el presidente de la Asociación de Restaurantes de la Playa de la Malvarrosa, José Miralles, que también es propietario del restaurante La Alegría de la Huerta. Ahora, en cambio, asegura que tanto él como el resto de asociados que ya han abierto están “muy contentos, ilusionados y agradecidos a la respuesta del público valenciano”.

“He sentido una responsabilidad tremenda del público valenciano. Nos ha emocionado ver la respuesta de la gente y cómo cumplen las normas con la mejor de las sonrisas y con el mayor de los respetos. Apreciar la solidaridad de la gente con los hosteleros, que somos quienes tenemos que cumplir las normas y hacer que las cumplan, ha sido un cóctel mágico”, asevera. Por otra parte, confiesa que el hecho de abrir una semana más tarde que otros lugares de España y ver ciertos excesos o falta de medidas “nos ha permitido reaccionar, organizarnos bien nosotros y también los locales para que esto no suceda”.

Respecto al funcionamiento en los primeros días de la reapertura en su restaurante indicaba: “Ha sido una barbaridad desde el primer momento de la mañana ya teníamos la terraza al cien por cien de ocupación. Está claro que el calor y el tiempo acompaña a la reapertura de terrazas. Como dato significativo destacaría lo bien que se ha comportado la gente: han empezado esta fase 1 con gran respeto a las normas de la señalética y sanitarias que hemos establecido”. Por tanto, incidía en que estaban “súper contentos porque todos mantienen las distancias, demuestran una responsabilidad tremenda; la respuesta del público valenciano es excelente”.

«Venimos de dos meses largos y muy duros para todo el mundo, pero para la hostelería en especial, pero al ver la respuesta del público llevamos dos días de una emoción tremenda»

Pepe Miralles. Propietario del restaurante La Alegría de la Huerta

Pepe Miralles explica que vienen «de dos meses largos y muy duros para todo el mundo, pero para la hostelería en especial». «Teníamos mucha ilusión de pasar a la fase 1 el 11 de mayo –prosigue–, pero pasó lo que pasó y este lunes pensábamos que lo íbamos a recibir más cabizbajos, con menos fuerza moral tras la decisión de la semana pasada, pero al ver la respuesta del público, el civismo de la gente, llevamos dos días de una emoción tremenda”.

Él indica que todavía no han abierto todos los restaurantes integrados en su asociación, pero la intención es que sí lo hagan ya este próximo fin de semana. De momento, abrirán desde las 9:30 horas hasta las 23 horas, por lo que ofrecen desde desayunos a comidas, tardeos y cenas. Y esperan poder ir ampliando el horario hasta llegar a las 01:00 horas, que es el cierre habitual durante una temporada alta y que, en condiciones normales, habría empezado el pasado 15 de mayo.

Miralles agradece que tras la renegociación de la Federación Valenciana de Hostelería con el Ayuntamiento de Valencia, se hayan conseguido medidas como suprimir la tasa de terrazas durante este año o poder ampliar, cuando sea posible, el espacio de ocupación de las mismas. Pero matiza que “necesitamos más apoyo de todo tipo, aclarar la situación de los Erte, por ejemplo… para saber en qué escenario nos vamos a mover; hay que tener un plan estratégico para todo el año porque muchos restaurantes, así como hoteles, no van a poder abrir en mucho tiempo y lo van a pasar muy mal”.

«Estamos en una zona privilegiada, pero mostramos nuestra solidaridad con ese gran porcentaje de locales que no han podido abrir y que necesitan mucho apoyo»

Pepe Miralles. Presidente de la Asociación de Restaurantes de la Playa de la Malvarrosa

Finalmente, anima a la ciudadanía a acudir a los restaurantes de la playa de la Malvarrosa: “Estamos en una zona privilegiada, con temperaturas que rozan los 30 grados y nuestras terrazas son uno de los lugares más idílicos de la gastronomía valenciana, más aún durante estos tiempos”. Pero también muestra su “solidaridad al cien por cien con ese gran porcentaje de locales que no han podido abrir y que necesitan mucho apoyo de todo tipo”. Además, reclama que se incentive el turismo con medidas como corredores sanitarios con países como Francia, Alemania, Italia o Inglaterra “porque los vamos a necesitar”.

La clientela disfruta desde el lunes de locales como La Alegría de la Huerta en la playa de la Malvarrosa.

Mascarillas con diseño UPV en el Grupo La Sucursal

El restaurante La Marítima, del grupo La Sucursal es otro de los que ya va a reabrir sus puertas, de hecho, lo hace desde este miércoles, día 20 de mayo, en sus incomparables instalaciones ubicadas en el edificio Veles e Vents, en la Marina de Valencia. Ellos ya se readaptaron, como tantos otros, para empezar a ofrecer comidas para llevar, una posibilidad que ofrecen desde el pasado 8 de mayo y que aseguran que les está funcionando bastante bien. El director gastronómico del Grupo La Sucursal, Javier Andrés explica que van a abrir por fases los diferentes restaurantes ubicado en el Veles e Vents, empezando ahora con La Marítima, para continuar con Malabar y, finalmente, con La Sucursal, que no abrirá, al menos, hasta entrada ya la segunda fase.

De momento, han abierto La Marítima con el 50% de las mesas habituales, es decir con capacidad total para unas 50 personas, y en horario de martes a sábado a mediodía y también las tardes de viernes y sábado. Para Javier Andrés, este restaurante es una gran elección ahora mismo por diversos motivos: “El sitio es espectacular, somos unos privilegiados por estar en un lugar como el Veles e Vents. Tenemos el canal, la playa al lado, la impresionante terraza y se respira una gran tranquilidad. Además, la calidad de la comida es sensacional”.

«Somos privilegiados por estar en un lugar como el Veles e Vents. tenemos el canal, la playa al lado, la impresionante terraza y se respira una gran tranquilidad»

Javier Andrés. Director Gastronómico del Grupo La Sucursal

En esta línea, argumenta que el hecho de estar algo apartados de otros restaurantes les beneficia ahora para ofrecer mayor sensación de seguridad y de distanciamiento a sus clientes. Mientras, tanto, han incrementando la cartelería con todo tipo de consejos, han implementado códigos QR para las cartas y también han apostado por la innovación en las pantallas de protección facial. De este modo, han llegado a un acuerdo con la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia para diseñar unas mascarillas especiales para hostelería que ya están implementando con una excelente acogida por parte del personal y de los clientes pues “permite ver el rostro, la expresión de la cara y eso se agradece mucho”.

Estas pantallas, construidas con impresoras 3D se denominan Safe Smile, están pensadas especialmente para jefes de sala, sumilleres, chefs y personal de cocina, y se encuentran disponibles para todo el sector a escala nacional.

La Marítima ha implantado unas pantallas de protección facial especialmente diseñadas para la hostelería por la Facultad de Bellas Artes de la UPV.

Preguntado por cómo ha sido la respuesta de la clientela tanto durante el tiempo que han estado cerrados como a la hora de anunciar la reapertura, Javier Andrés se muestra muy agradecido: “No paran de llamar para preguntar cómo estamos, cuándo abrimos y para tratar de reservar mesa. Se muestran contentos de poder regresar y muy comprensivos cuando les explicamos las medidas de seguridad que hay que seguir”, asevera.

Javier Andrés, en nombre del Grupo La Sucursal, da las gracias a todos los clientes: “Están siendo muy positivos, nos llaman, nos miman y más que miedo lo que tienen es muchas ganas de volver. Nos dicen que nos han echado de menos y nosotros también a ellos, por supuesto”. Él asevera que en sus restaurantes se vive un trato “muy familiar». «Esta es su casa y lo saben –explica–, son más que clientes y se sienten así y eso se aprecia. Ellos se van contentos y nosotros más todavía”, recalca. Por eso mismo no es partidario de implantar turnos de comidas o cenas: “No podemos levantar a un cliente para que se siente otro. Si se va y se puede doblar la mesa, se hará, pero nos gusta que si alguien se quiere tomar una copa o lo que sea y estar tranquilo y a gusto, que lo pueda hacer”.

La terraza de La Marítima, en el Veles e Vents, con vistas a la Marina de Valencia.

Distanciamiento social asegurado en Duna Puerto

Ubicado en la Marina Sur de Valencia, el restaurante Duna Puerto es ahora una gran opción para disfrutar de una buena terraza, con formidables vistas al puerto y a la bahía y para hacerlo con total garantía de distanciamiento social. Así lo destaca, precisamente, su gerente, Mercedes Brández, que anuncia la reapertura de sus puertas para este sábado, día 23 de mayo. “Estamos totalmente apartados, no hay locales alrededor ni tampoco un paseo marítimo que haga que la gente se cruce. Aquí suelen venir en coche, se bajan, comen y se pueden ir después, tranquilamente”.

Ella agrega, además, que han retrasado la apertura al viernes para “garantizar que cumplimos con todas las medidas de seguridad. Lo más importante ahora mismo es darle al cliente seguridad y confianza. Tienen algo más de miedo y hay que hacerles sentir seguros y cómodos”, comenta. Por ello tampoco optará, en principio, por establecer turnos de comida: “No quiero obligar a la gente a comer según un turno o un horario fijo. Lo que sí haremos será repartir los horarios bien para que haya buen servicio para garantizar todas las medidas de seguridad”.

Entre estas medidas de seguridad explica que se encuentran algunas como los códigos QR para las cartas, las servilletas de un solo uso, la ausencia de mantelería para facilitar la desinfección, los desinfectantes en las mesas, contar con personal para sentar a los clientes, repartir bien los horarios o hacer análisis a todo el personal”.

«Lo más importante ahora mismo es darle al cliente seguridad y confianza. Tienen algo más de miedo y hay que hacerles sentir seguros y cómodos»

Mercedes Brandez. Gerente de Duna Puerto

Mercedes Brández valora muy positivamente que, finalmente, el Ayuntamiento de Valencia haya permitido ampliar el espacio de las terrazas. Para su restaurante será algo fundamental pues le permitirá mantener, prácticamente, el mismo aforo que antes pero garantizando mayor espacio entre las mesas.

Finalmente, da las gracias a todas las personas que se han preocupado por ver cómo se encontraban durante el tiempo que han permanecido cerrados y también a todos aquellos que ahora están llamando y escribiendo para saber cuándo abren y para reservar su mesa: “La gente tiene mono de comer un buen arroz en una terraza como la nuestra; además, el buen tiempo acompaña”, asegura. Y agrega que “nuestro equipo está con muchas ganas de trabajar y de volver a ofrecer nuestros servicios”.

La terraza, con las espectaculares vistas, de Duna Puerto.
Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.