“Siempre hemos querido que VLC Negra se convirtiera en una fiesta de la cultura”

Jordi Llobregat, Director de Valencia Negra

Jordi Llobregat es uno de los vértices del tridente que maquina, año tras año, el festival Valencia Negra. Él es quien se ocupa del contenido de la cita para amantes del género negro que llena la ciudad durante la primera quincena de mayo.

¿Qué os gustaría que fuera el Festival Valencia Negra? ¿Es lo que queríais que fuera cuando soñabais con ello?

Siempre hemos querido que Valencia Negra se convirtiera en una fiesta de la cultura, en un lugar de encuentro, abierto a todo el mundo, que reivindicara a voz en grito la literatura. Poco a poco, en cada edición, hemos conseguido dar un paso más en esa dirección. Estamos muy satisfechos de lo conseguido, pero queremos más. Somos ambiciosos, deseamos que Valencia se conozca en todo el mundo por ser una ciudad donde la cultura constituya un eje fundamental en su desarrollo y los libros sean sus cimientos.

¿Qué tiene Valencia Negra que no tenga la Semana Negra de Gijón, BCNegra o Getafe Negro? ¿Qué os distingue?

Es difícil decirlo, prefiero referirme a las palabras de nuestros invitados, algunos de los cuales, además, están relacionados con la gestión de otros festivales. Nos “acusan” de ser un festival muy cercano, donde se le da importancia al trato. Intentamos cuidar mucho a los invitados y al público asistente. Ese cariño, la pasión que ponemos en todo lo que hacemos, se nota. Tenemos un carácter artesanal, lo que hace que sea un festival muy humano.

Este año una de las estrellas invitadas es Benjamin Black. ¿Es uno de los hitos para el festival?

Sin duda, es muy importante. Traer a Valencia a un premio príncipe de Asturias y, en alguna ocasión, candidato a los Nobel, es sin duda un hito del festival, como han supuesto en anteriores ediciones las visitas de Pierre Lemaite, Petros Markaris o Philip Kerr. Trabajamos mucho para traer a los autores más importantes del mundo.

A Donna Leon se le ocurrió escribir Muerte en la Fenice, el primer caso del comisario Brunetti, bromeando sobre asesinar a un director de orquesta …  Ella es la otra invitada estrella de Valencia Negra. ¿Os ha costado mucho traerla?

No ha sido fácil, nunca lo es. Usualmente, “perseguimos” a ciertos autores de relevancia internacional durante un par de años hasta que conseguimos hacerles ver lo fantástica que es Valencia, la importancia que le damos a la literatura en esta ciudad y el tipo de festival que se van a encontrar.

Avánzanos qué más veremos en esta sexta edición.

Hemos hablado de dos grandes estrellas, pero hay que decir que asisten a esta edición de Valencia Negra más de una decena de autores extranjeros, entre ellos nombres tan relevantes como Ben Pastor, Frank Thilliez, Santo Piazzese o Bernard Minier. También contaremos con los autores nacionales y locales más importantes del momento como Alicia G. Barlett, Andreu Martín, Juan Madrid, Espido Freire, Víctor del Árbol, Carlos Zanón, Vanessa Monfort, Fernando Marías, José Carlos Somoza, Jerónimo Tristante, Jordi Juan… Como siempre, el programa es muy variado, hay que recordar que no solo ofrecemos actividades literarias, el género negro es un gran paraguas que nos permite ofrecer otras muchas expresiones artísticas, por ello este año disfrutaremos del teatro con la obra Un crimen perfecto en Sala Russafa; nuestro ciclo de cine en la Filmoteca estará dedicado al cine de los cincuenta de Fritz Lang; seguimos con nuestro circuito musical; exposiciones de fotografía; masterclass; actividades infantiles… Hay organizados una decena de clubs de lectura, actividades en bibliotecas. Y este año, como novedad, llevaremos autores a nueve centros educativos para encuentros literarios con jóvenes de ESO y Bachillerato. Es tan amplio el programa, con más de cien actividades y una cincuentena de espacios, que lo mejor es consultarlo en nuestra web: valencianegra.com

¿La respetabilidad y consolidación del festival os ha reportado un mayor apoyo institucional y de patrocinadores?

Desde hace dos años contamos con el apoyo de Anecoop a través del vino Icono. Estamos muy orgullosos y agradecidos por esta colaboración de una empresa valenciana de gran prestigio que hace posible el festival. Contamos también con el apoyo de la Dirección General de Cultura y Patrimonio y de los ayuntamientos de Burjassot, Aldaia, Benetússer y La Font de la Figuera, donde este año haremos actividades.

A nivel institucional, nos presentamos a las ayudas públicas como otros y rezamos para conseguir cubrir el presupuesto. No voy a mentirte, este es uno de los grandes problemas del festival. Adelantamos de nuestro propio bolsillo el presupuesto hasta que conseguimos, medio año o un año después, cobrar de las siete u ocho ayudas a las que nos presentamos para poder cubrirlo, sin ninguna garantía de que eso ocurra. Echamos de menos una presencia y apoyo más sólido de nuestras instituciones principales, como ocurre con todos los grandes festivales del país. Pero es lo que hay.

Santiago Álvarez, Jordi Llobregat y Bernardo Carrión

Las tres cabezas al mando de Valencia Negra (Santiago Álvarez, Jordi Llobregat y Bernardo Carrión) tenéis escrita novela negra a vuestras espaldas. ¿Casualidad? No lo creo …

No, no lo es. Los tres amamos los libros y el género negro en particular, tanto en nuestra faceta de lectores como en la de escritores. Lógicamente, los tres no nos parecemos en nada, pero compartimos muchos sueños y esperanzas. Fue una consecuencia natural que surgiera la idea de organizar el festival.

La novela negra ha pasado de ser un boom a instalarse entre el gran público…

Sí, estoy convencido de que el género se ha consolidado ya más allá de un fenómeno estacional. La razón es muy sencilla: hay grandes autores de novela negra y hay obras de enorme calidad en el mercado. Es lo que quiere el lector: encontrar buenas novelas y disfrutar de ellas. En muchos casos, los lectores ni tan siquiera advierten a qué genero pertenece el libro que están leyendo, simplemente lo disfrutan.

¿Existe un perfil de lector de novela negra? ¿Y de autor?

Evidentemente, hay un porcentaje de lectores exclusivamente fieles al género, que se sienten atraídos solo por los parámetros en los que se mueve la novela negra, digamos “purista”. Sin embargo, el lector que acude a nuestro festival, por ejemplo, lee lo que le viene en gana y le apetece en cada momento. Lo mismo ocurre con los autores. Algunos se circunscriben a la pureza del género y nunca saldrán de ahí y otros, la mayoría, viven en la frontera del género y realizan incursiones fuera de él. Es fácil encontrar ejemplos de grandes autores como Borges, Muñoz Molina o el mismo John Banville. La literatura es lo que es, los apelativos de género como negro o histórico son esencialmente distinciones para las estanterías.

¿Qué busca un autor de novela negra?  ¿Vivir entre crímenes? ¿Matar en papel?

Lo que desean casi todos los autores es escribir una novela que pase a la historia de la literatura. El que utilicen el género negro como espacio creativo se debe a motivaciones muy dispares, casi podríamos decir que cada escritor es único. Como autor, considero muy divertido escribir detalladamente un asesinato, sobre todo cuando tienes en mente a alguien que conoces, por ejemplo, mis compañeros de festival.

Un balance de estas seis ediciones de Valencia Negra. ¿Pensabais durar tanto?

Enormemente satisfechos. Lo cierto es que no nos pusimos ningún límite. Supongo que los sueños deben ser así. Cuando empezamos, nos preguntaban por qué montábamos todo esto, qué sentido tenía en Valencia, una ciudad tan de espaldas al mar como a la literatura. En la primera edición, organizamos una treintena de actividades y tuvimos una media de quince asistentes por acto. En la última edición, la quinta, organizamos más de cien actividades y obtuvimos una media de ciento doce asistentes por actividad, lo que supone más de diez mil personas. Aquellos que aseguraban que a los valencianos no les interesaban los libros se equivocaban.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.