Espai Tactel inaugura su nuevo espacio con “Les Enfants Terribles”

Desde el 11 de junio, Espai Tactel vuelve a estar abierto al público con horario de tarde de martes a viernes. Además, regresa con una programación anual de 6 exposiciones principalmente individuales, tanto en el espacio de Valencia como en el de Barcelona, Espai Tactel Toormix.

Esta exposición no es una ilustración del relato sino que el comisario, Eduardo García Nieto, ha elegido distintos aspectos del mismo para trabajar con ellos al tiempo que propone un marco general tan amplio como lo dual y sus contaminaciones: todos los artistas representados por la galería son partícipes de dicha exposición.

La propia novela está basada en esa fricción entre la creación de un mundo privado y las fricciones con los espacios “públicos” generadas mediante la transgresión y las personificaciones del deseo, como Dargelos.

Tomando esta noción como punto de partida una de las primeras intuiciones es la de generar ecos entre el espacio público y el privado.

UNA FILOSOFÍA DEL DESORDEN

Todo ente organizado ante nosotros esconderá una ficción: existe UN orden, UN programa, podemos salvarnos pues UNA lógica nos protege.

Al coger una hoja de sala asimos un fragmento de discurso que nos tranquilizará, incluso si su naturaleza esta colmada de interrogantes. Nos protegerá al afirmar que esa espacio especialidad caótica es UNA sala, que lo que nos muestra es una exposición, que ocupamos el territorio del arte. Confiaremos en que nos sirva de guía o al menos que nos facilite un contexto en el que construir, obviando que cada persona es un contexto en sí misma.

Si apelo al recurso del NO y escribo: Esta no es una exposición de/para/con/sobre Cocteau, será fácil desactivar mis palabras jugando a los opuestos.

Así que recurro a un préstamo, utilizo algo que no me pertenece y que no sabré como devolver: un título que Cocteau no llegó a utilizar. No será el único pero intentaré ser lo más honesto a la hora de tratar con las economías afectivas. Me aferro así al desorden sabiendo que también va a ser otra impostura, intentaré jugar a él mientras desvelo algunas lógicas, algunos sistemas…

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.