La vida iba en Serie… por Rafa Marí

17 de julio.  

The Sinner es una buena serie. Tienen fuerza sus tres temporadas, cada una centrada en todos sus capítulos en un solo y desconcertante caso criminal (sorprendente y en apariencia absurdo el primero y el segundo de ellos). Basada en la novela homónima de Petra Hammesfahr (Westfalia, 1951) su primera temporada la estrenó Netflix en agosto de 2017, la segunda en marzo de 2019 y la tercera en febrero de 2020. El protagonista de la serie es el singular, masoquista y bastante improbable detective Harry Ambrose que protagoniza Bill Pullman (Nueva York, 1953) en el personaje más complejo de su discreta carrera.

La serie me atrapó, pero en algunos momentos me irritó. El tenso desenlace de la tercera temporada, con un suspense tan elemental como efectivo, discurre en una noche cerrada, primero en el interior de una casa poco iluminada y luego en el bosque. En mi casa y a un metro del televisor, apenas lograba discernir lo que estaba pasando en la pequeña pantalla. Apagué todas las luces del comedor, por si acaso el reflejo de las dos lámparas me entorpecía la visión. La situación apenas mejoró. Seguí teniendo dificultades para saber lo que realmente estaba pasando en la ficción.

Sospeché entonces, no sé si con razón, que las series, aunque sean estilosas, y esta lo es, suelen tener rodajes apresurados y es probable que algunas secuencias las rueden con prisas. Puede ser también que los directores de fotografía ambiciosos detesten la manera inverosímil en que están iluminadas muchas secuencias nocturnas en el gran cine clásico (en las películas de Ford, Lang, Minnelli o Hitchcock, por muy oscuro que sea el exterior en una noche cerrada, el espectador ve bien todos los detalles sin necesidad de esforzar la vista).

Entre lo verosímil que me impide ver con claridad y lo inverosímil que me facilita la visión de lo que pasa, elijo la segunda opción. Yo no olvido nunca que el cine y la televisión son dos grandes mentiras tecnológicas que a veces cuentan cosas de provecho. La verdad de las mentiras iluminadas con generosidad.

DIARIO UN CINÉFILO

«Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”
Jaime Gil de Biedma

DIARIO DE UN CINÉFILO Es una sección dedicada al mundo de las Series de TV, a todos sus aspectos cinéfilos pero también a sus derivaciones sociológicas y relativas a la vida cotidiana de las personas. La construcción de roles, las relaciones familiares, la actualidad, la comedia y el drama, la épica histórica, dragones y mazmorras… Todo cabe en el mundo de las series, y cualquier perspectiva del mundo puede ser vista desde la óptica de un cinéfilo, de un seriófilo inteligente y perspicaz. La sección está personalizada en Rafa Marí, uno de los últimos grandes cinéfilos españoles. La periodicidad es aleatoria, y la longitud de cada entrada, también. Puede ser tanto muy corta: un aforismo, como un extenso miniensayo, o entrevista, o diálogo interior.

Pese a ser un periodista tardío, Rafa Marí (Valencia, 1945) ha tenido tiempo para trabajar en muchos medios de comunicación: Cartelera Turia, Cal Dir, Valencia Semanal, cartelera Qué y Donde, Noticias al día, Papers de la Conselleria de Cultura, Levante-EMV, El Hype… Siempre en las páginas de cultura. En 1984 fichó por Las Provincias, diario donde actualmente es columnista y crítico de arte.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.