La vida iba en Serie… por Rafa Marí

25 de agosto de 2020.

 El cine en formato de series no es una novedad que nos han traído las plataformas de streaming. El mecanismo narrativo basado en episodios tiene ya muchas décadas a las espaldas. Las raciones caseras ocuparon un espacioso lugar en nuestro corazón de consumidores de imágenes (Perry Mason, La casa de la pradera, Los intocables, Falcon Crest, Dinastía, Se ha escrito un crimen, Colombo, Cañas y barro, Los gozos y las sombras…). No olvidemos que varias generaciones de cinéfilos han acudido a las salas cinematográficas, desde los años 20 a la actualidad, para ver nuevas entregas con historias protagonizadas por Charlot, el doctor MabuseStan Laurel y Oliver Hardy, Sherlock Holmes, Fu-Manchú, el padre Brown –personaje de Chesterton interpretado en la gran pantalla por Walter Connolly, Alec Guinness y Heinz Rühmann–, el Doctor Frankenstein y su deforme y sufriente criatura, el Hombre Lobo, Drácula, La Momia, Terminator, Superman, Star Wars, El Señor de los Anillos

Pero en cuanto a longevidad serial, nada comparable a la asombrosa pervivencia de James Bond. Desde su título fundacional para el cine, Agente 007 contra el Doctor No (Terence Young, 1962) hasta nuestro presente ha discurrido el muy respetable periodo histórico de 58 años. En ese tiempo se han estrenado 27 películas protagonizadas por un temible caballero con licencia para matar y creado literariamente por Ian Fleming. La última, No Time do Die, 2020, con Daniel Craig por quinta vez como James Bond, se estrenará el próximo noviembre. Salvo en un par de casos –y las dos veces por notorios errores de casting–, han sido muy taquilleras todas las películas de esta serie que tal vez llegue a centenaria, pese a que en cuanto a interés genérico y argumental ha ido claramente de más a menos.

58 años lleva el cinematográfico James Bond en el candelero.

Hablo por mí: las cinco primeras películas de la serie me parecieron espectaculares y divertidas (especialmente Desde Rusia con amorTerence Young, 1963, y James Bond contra GoldfingerGuy Hamilton, 1964). Posteriormente, cuando Sean Connery –que hoy cumple 90 años– se cansó de encarnar a James Bond, la saga empezó a perder atractivo. Las peripecias eran cada vez más repetitivas, ruidosas y huecas, aunque comercialmente sigan funcionando muy bien.

Le dedico un pequeño lugar a la memoria. Recuerdo que Daniel Craig vino a Valencia en noviembre de 2008 para presentar en el Palau de les Arts, en un acto muy institucional con el periodista Christian Gálvez como maestro de ceremonias, una nueva aventura del Agente 007, Quantum of Solace (Marc Forster). Inaguantable film. Aturdido ante la traca audiovisual de la película, me salí de la proyección a la media hora.

Daniel Craig con su mujer en el estreno en 2008 de Quantum of Solace. Delante del Palau de les Arts.
Craig en la portada de GQ, treinta años después de su estancia supuestamente «tórrida» en Valencia.

En mi descortés huida influyó también el instinto profesional. Sabía que Craig estaba tomando una copa en una sala del Palau de les Arts. Me acerqué a él con un block de notas para hacerle una entrevista improvisada. El actor británico al verme manos al bolígrafo sonrió y movió la cabeza con gesto de negación. Nada de entrevistas. Así pues, me quedé con las ganas de preguntarle qué había de cierto en la historia que se contaba en voz baja sobre un tórrido encuentro que mantuvo en 1990 con una destacada figura de la cultura valenciana. Según algunas versiones, todo ocurrió –si es que realmente ocurrió– a las 4 de la madrugada, en un oscuro patio del barrio del Carmen. Interesante hora en un lugar emblemático de la noche mediterránea.

¿Crónica de la realidad o fantasía sensual? En el libro colectivo Ocurrió en Valencia (coordinado por mí, editado en 2012 por Ruzafa Show y con textos inéditos de Mª Ángeles Arazo, Ángeles López Artiga, María Consuelo Reyna, Ignacio Carrión, Juan Lagardera, Miquel Navarro, Carmen Amoraga, Encarna Jiménez, Lucas Soler, Joan Verdú, Abelardo Muñoz, Paco Gisbert, Carles Gámez, Paco Lloret, Rafael Ventura Meliá, Rafael Gasent, Carlos Aimeur, Alfredo Argilés, Mikel Labastida. Miguel Ángel Pastor y Rafa Marí) se hace una discreta mención a este incierto lance erótico. Hagamos caso al John Ford de El hombre que mató a Liberty Valance (1962): entre la verdad y la leyenda, quedémonos con la leyenda. Con esa opción, todo tiene más encanto.

DIARIO UN CINÉFILO

«Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”
Jaime Gil de Biedma

DIARIO DE UN CINÉFILO Es una sección dedicada al mundo de las Series de TV, a todos sus aspectos cinéfilos pero también a sus derivaciones sociológicas y relativas a la vida cotidiana de las personas. La construcción de roles, las relaciones familiares, la actualidad, la comedia y el drama, la épica histórica, dragones y mazmorras… Todo cabe en el mundo de las series, y cualquier perspectiva del mundo puede ser vista desde la óptica de un cinéfilo, de un seriófilo inteligente y perspicaz. La sección está personalizada en Rafa Marí, uno de los últimos grandes cinéfilos españoles. La periodicidad es aleatoria, y la longitud de cada entrada, también. Puede ser tanto muy corta: un aforismo, como un extenso miniensayo, o entrevista, o diálogo interior.

Pese a ser un periodista tardío, Rafa Marí (Valencia, 1945) ha tenido tiempo para trabajar en muchos medios de comunicación: Cartelera Turia, Cal Dir, Valencia Semanal, cartelera Qué y Donde, Noticias al día, Papers de la Conselleria de Cultura, Levante-EMV, El Hype… Siempre en las páginas de cultura. En 1984 fichó por Las Provincias, diario donde actualmente es columnista y crítico de arte.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.