La vida iba en Serie… por Rafa Marí

21 de octubre de 2020.

Quise ver de nuevo Johnny Guitar (Nicholas Ray, 1954). Ya la he visto seis o siete veces, pero es que una y otra vez disfruto mucho con este extravagante western de colores chillones, un reparto glorioso en estado de gracia (Joan Crawford, Sterling Hayden, Mercedes McCambridge, Ward Bond, Ernest Borgnine, John Carradine, Scott Brady…) y una música arrebatadora (el romántico tema central, compuesto por Victor Young, con letra de Peggy Lee: ‘Toca la guitarra, mi Johnny, tócala de nuevo. / Tal vez tienes frío, pero estás tan caliente por dentro…’). Lo que ahora más me gusta de Johnny Guitar, aparte de la famosa escena de la cocina (no voy a volver a describir esa hermosa y conmovedora secuencia, lo he hecho ya muchas veces), es el enfrentamiento real entre Crawford y McCambridge.

Lo que ahora más me gusta de Johnny Guitar, decía, es verla mientras recuerdo las historias de su rodaje, con el enfrentamiento personal, tremendo y en el fondo muy divertido, entre Crawford y McCambridge, un enfrentamiento que se ha ido conociendo por fuentes tan fiables como Nicholas Ray, Philip Jordan (guionista del film) o por las propias actrices en posteriores entrevistas y en libros biográficos. Rememoro algunas de esas peleas auténticas entre las dos divas, con la Crawford siendo una mala-malísima, insaciable, envidiosa y en plan de diva temible que ya había cumplido cincuenta años. Mercedes McCambridge acababa de cumplir 38.

El siguiente anecdotario lo recopila Juan Tejero en el libro ¡Este rodaje es la guerra! Tercera parte. Apocalipsis final

Joan Crawford llegó a Sedona, el lugar del rodaje, “con treinta maletas de equipaje y veintinueve cajas de vodka. Joan se hizo rápidamente amiga de la mayoría de los hombres del equipo, y de ninguna de las mujeres”.

Los aplausos del equipo técnico a McCambridge, tras una secuencia complicada, enfurecieron a la Crawford. “A medianoche, borracha como una cuba, Joan entró en el camión de vestuario de la producción, reunió tanta ropa de Mercedes como pudo, y después, gritando ‘¡Apesta!’, la esparció a lo largo de la autopista de Arizona”.

Joan invitó a su habitación a varios de los actores. Bebieron vodka a mansalva. Por supuesto, no le dijo nada a su compañera. Pero Mercedes pasó por allí, y al oír voces animadas, se asomó en la puerta abierta para saber qué ocurría. La Crawford exclamó, enfurecida: “¿Qué demonios haces tú aquí?”. Y empezó a rugir “todo tipo de improperios a su némesis”, nos cuenta Juan Tejero.

Al finalizar el rodaje, dijo McCambridge: “Nunca había conocido a ninguna estrella. Ahora ya sé lo que no quiero ser”. La Crawford respondió muy en su estilo: “Ya tengo cuatro hijos. No necesito una hija más”.

El destino deparó a las dos actrices un futuro sorprendente. Joan Crawford, que a finales de la década de los cincuenta tuvo un duro declive profesional, llegó a ser presidenta de la Pepsi-Cola tras la muerte de su marido, Alfred Steele, en 1959. Y Mercedes Cambridge fue la voz aterradora del diablo en El exorcista (William Friedkin, 1973), lanzando, por la boca de la jovencísima actriz Linda Blair las palabras más soeces que se han escuchado en una película de Hollywood. 

No me extrañaría que mientras las pronunciaba en el doblaje, Mercedes estuviese pensando en su queridísima colega, la Crawford.

DIARIO UN CINÉFILO

«Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”
Jaime Gil de Biedma

DIARIO DE UN CINÉFILO Es una sección dedicada al mundo de las Series de TV, a todos sus aspectos cinéfilos pero también a sus derivaciones sociológicas y relativas a la vida cotidiana de las personas. La construcción de roles, las relaciones familiares, la actualidad, la comedia y el drama, la épica histórica, dragones y mazmorras… Todo cabe en el mundo de las series, y cualquier perspectiva del mundo puede ser vista desde la óptica de un cinéfilo, de un seriófilo inteligente y perspicaz. La sección está personalizada en Rafa Marí, uno de los últimos grandes cinéfilos españoles. La periodicidad es aleatoria, y la longitud de cada entrada, también. Puede ser tanto muy corta: un aforismo, como un extenso miniensayo, o entrevista, o diálogo interior.

Pese a ser un periodista tardío, Rafa Marí (Valencia, 1945) ha tenido tiempo para trabajar en muchos medios de comunicación: Cartelera Turia, Cal Dir, Valencia Semanal, cartelera Qué y Donde, Noticias al día, Papers de la Conselleria de Cultura, Levante-EMV, El Hype… Siempre en las páginas de cultura. En 1984 fichó por Las Provincias, diario donde actualmente es columnista y crítico de arte.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.