La vida iba en Serie… por Rafa Marí

11 de noviembre de 2020.

En su momento no lo conté en este Diario de un cinéfilo. No lo hice porque no hay tiempo ni espacio para todo. Lo hago ahora. El pasado mes se cumplió el centenario del nacimiento de Montgomery Clift (Nebraska, 17 de octubre de 1920 – Nueva York, 23 de julio de 1966). Falleció muy joven. Muy joven para morir. Tenía 45 años. 

Montgomery Clift fue un actor melancólico, siempre con un aire soñador y distante, como si estuviese anímicamente fuera de los rodajes, con la cabeza puesta en otro sitio, en algún amor fallido o imposible. Su estilo interpretativo, a menudo inexpresivo, era extremadamente moderno. Obsesionado con algo o con alguien. Homosexual atormentado. Adictivo, introvertido. Protagonizó un montón de buenas películas en su breve carrera de unos quince años: Río Rojo (Howard Hawks, 1948), Un lugar en el sol (George Stevens, 1951), Yo confieso (Alfred Hitchcock, 1953), De aquí a la eternidad (Fred Zinnemann, 1953), De repente, el último verano (Joseph L. Mankiewicz, 1959), Río salvaje (Elia Kazan, 1960), Vidas rebeldes (John Huston, 1960), ¿Vencedores o vencidos? (Stanley Kramer, 1961), Freud, pasión secreta (John Huston, 1962)… 

Clift con Burt Lancaster en De aquí a la eternidad (1953).

En este listado de películas afirmo que De aquí a la eternidad es una buena película. Una precisión: no estoy seguro de que lo sea. Simplemente me dejo llevar por los lugares comunes de la cinefilia clásica. Luis Buñuel detestaba el film de Zinnemann. Lo tachaba de “rancio melodrama militarista”. Puede que tuviese razón. Hago otra precisión, una cuestión de subjetivo matiz: De repente, el último verano me irrita bastante por los delirios argumentales de Tennessee Williams (la película está basada en una obra suya, con guion de Gore Vidal y del propio TW) y, especialmente, por los excesos y numeritos de Katharine Hepburn (cuando esta gran actriz actuaba cara a la galería, cosa que ocurría a menudo, la odiaba). De repente, el último verano, era una de las películas favoritas del novelista Isa Tròlec (seudónimo literario del psiquiatra infantil Joan Baptista Mengual, La Marina Alta, 1945-Valencia, 1992). A menudo me hablaba de ella con admiración. Cuando lo hacía, yo pensaba en otras cosas. Con el exuberante Mengual, cuyos gustos cinéfilos rara vez coincidían con los míos, era preferible no discutir. 

Katharine Hepburn, Clift y Liz Taylor en De repente, el último verano (1959).

Posdata. El escritor valenciano Lluís Fernández (Valencia, 1945), que dirigió la Mostra de Valencia durante una década, es autor de una interesante y personal biografía de Clift. Su título, Montgomery Clift. Pasión secreta (Laertes, 1989). Muchas páginas del libro de Lluís son un ensayo sobre las vidas paralelas, sobre lo que se oculta a los demás y sobre el ánimo autodestructivo. Los humanos podemos llegar a ser endiabladamente complicados.

DIARIO UN CINÉFILO

«Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”
Jaime Gil de Biedma

DIARIO DE UN CINÉFILO Es una sección dedicada al mundo de las Series de TV, a todos sus aspectos cinéfilos pero también a sus derivaciones sociológicas y relativas a la vida cotidiana de las personas. La construcción de roles, las relaciones familiares, la actualidad, la comedia y el drama, la épica histórica, dragones y mazmorras… Todo cabe en el mundo de las series, y cualquier perspectiva del mundo puede ser vista desde la óptica de un cinéfilo, de un seriófilo inteligente y perspicaz. La sección está personalizada en Rafa Marí, uno de los últimos grandes cinéfilos españoles. La periodicidad es aleatoria, y la longitud de cada entrada, también. Puede ser tanto muy corta: un aforismo, como un extenso miniensayo, o entrevista, o diálogo interior.

Pese a ser un periodista tardío, Rafa Marí (Valencia, 1945) ha tenido tiempo para trabajar en muchos medios de comunicación: Cartelera Turia, Cal Dir, Valencia Semanal, cartelera Qué y Donde, Noticias al día, Papers de la Conselleria de Cultura, Levante-EMV, El Hype… Siempre en las páginas de cultura. En 1984 fichó por Las Provincias, diario donde actualmente es columnista y crítico de arte.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.