Las torres de alta tensión y las placas solares amenazan les terres dels Alforins

Les terres del Alforins, conformadas por localidades como la Font de la Figuera, Moixent y Fontanars y cuna de la DO Valencia son tierras de vino, con todo lo que ello supone a su alrededor. Sus lugareños, a lo largo de la historia, se han enfrentado a todo tipo de problemáticas a las que ahora hay que añadir una más, el proyecto de construir una red de torres de alta tensión que llevarían la energía eólica, producida en la provincia de Albacete, hacia tierras valencianas.

 

Campos de uvas en Fontanars dels Aforins.

Un proyecto que rompería no solo con el paisaje idílico de estas peculiares tierras del interior de la provincia de Valencia, sino también con el modo de vida y hasta de negocio de productores de vino, agricultores y otros vecinos de la zona, muchos de los cuales ya han mostrado su malestar y su oposición a este proyecto.

Este anteproyecto del Parque Solar Fotovoltaico Almansa 1 prevé que las torres de alta tensión pasen por los términos municipales de Moixent, La Font de la Figuera, Vallada y Montesa. Ayuntamientos afectados como el de Moixent ya han remitido informes locales negativos, pero son conscientes de que si se presentan informes positivos de instituciones mayores estos tendrían preferencia.

 

La vall de Les Alcusses. Foto: Enrique Calabuig / Flickr.com

Una alternativa que se está barajando desde los ayuntamientos afectados, pero que encarercería enormemente el proyecto y que ya se ha descartado en otras ocasiones, como la que se comenta más adelante en este artículo, es el soterrar las torres. Por su parte, los viticultores plantean un desvío de la línea hacia las montañas, para afectar, en la menor parte posible al paisaje, al suyo al menos.

De momento, cuenta de plazo hasta el 19 de abril para presentar alegaciones y tanto desde las administraciones públicas locales, como desde entidades como la asociación Terres dels Alforins o vecinos particulares ya se están organizando para ello.

El objetivo, conservar las tierras, los cultivos y también, cómo no, la reputación de la zona como un paraje idílico y un reclamo claro y en auge del enoturismo.

 

Construcción de plantas de placas solares en Moixent y La Font de la Figuera

 

Campos de placas solares.

A este megaproyecto de torres de alta tensión hay que añadir otras amenazas al paisaje, que también tienen que ver con la energía eléctrica y las fuentes enérgéticas renovables. Pero si en el primero interviene la energía eólica de los gigantescos molinos de la provincia de Albacete, en este caso se trata de nuestro astro mayor. Es decir, de la energía solar que se pretende aprovechar con plantas de placas solares en localidades como Moixent o la Font de la Figuera. Los viticultores ya han mostrado su descontento y su oposición, no a que se apueste por este tipo de energía, sino a que se haga en campos fértiles y en lugares donde el paisaje rural es, precisamente, una fuente de atractivo por sí mismo. Huertos de placas solares que, no obstante, ya son muy habitual de ver en otros lugares, también muy turísticos, como la isla de Mallorca.

 

Enoturismo en Bodegas Arráez, en la Font de la Figuera.

¿Existe alguna forma de evitarlo? Al parecer sí, y esta pasa, en gran medida, modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), algo que ya están tramitando ayuntamientos como la Font de la Figuera o Moixent. De este modo, el nuevo PGOU de la Font de la Figuera matiza que no se podrá utilizar más del 3% de la parcela al uso de energía fotovoltaica y que ésta estará relacionada con una edificación.

Otra alternativa pasa por buscar lugares menos fértiles o con menos impacto visual, paisajístico y hasta económico para instalar este tipo de plantas de placas solares que, a nadie se le escapa tampoco, forman parte del futuro y de la alternativa eficiente y eficaz ante los combustibles fósiles, más aún en un país con tanto sol y con tanto viento como España.

 

Proyectos similares que se acabaron construyendo en La Costera

Cabe recordar que algo similar pasó ya en la misma comarca de La Costera. En el año 2004 Barxeta y otras localidades se alzaron en pie de guerra contra un proyecto de torres de Alta Tensión que pretendían pasar por sus términos municipales para llevar luz a localidades turísticas en auge como Gandía. Hubo protestas, manifestaciones, hasta votaciones masivas en las elecciones europeas con papeletas, nulas, que ponían «No a la alta tensión». Los vecinos y vecinas se llegaron a plantar, literalmente, en los agujeros donde se iban a instalar las torres, se emitieron informes en contra de todo tipo, pero nada ni nadie pudo parar a la megacompañía eléctrica y las torres se acabaron construyendo. Faltará ver ahora, qué sucede en esta ocasión con otros intereses y otras presiones en juego.

¿Será en este caso el desenlace distinto? ¿Servirán de algo las luchas quijotescas de viticultores, agricultores, ayuntamientos, vecinos y vecinas ante gigantes tan grandes como los molinos de viento, el sol o las grandes empresas eléctricas?

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.