Destino de verano Alto Turia

El territorio Alto Turia, compuesto por los pueblos que traza el Río Turia, es uno de los pocos territorios que quedan por descubrir en Valencia. A menos de una hora de la ciudad, las montañas del Alto Turia encierran parajes que siguen sorprendiendo a los visitantes por su belleza y fuerza.

Aras de los Olmos, Titaguas, Tuéjar, Chelva y Benagéber son los cinco municipios cuyos lazos geográficos e históricos componen esta última gran reserva del interior. Un pasado común basado en la agricultura y en la pequeña industria han dado paso a la combinación entre tradición y turismo, con una oferta abierta a todos los públicos y todos los bolsillos que hay que profesar estos días de verano en los que el tiempo libre y las ganas de vivir experiencias aumentan.

Instantánea del pantano de Benageber

ACTIVIDADES Y AVENTURA EN TORNO AL RÍO

El recurso que capitanea el Alto Turia es la naturaleza, auténtico motor del turismo que se vertebra alrededor del Río Turia desde la calma de su curso hasta las cascadas y pozas, sin olvidar esa gran playa de interior que es el pantano de Benagéber.

Sin distanciarse del río, se disfrutan de grandes rutas de trekking o de BTT, aprovechando los muchos recorridos señalizados y completamente geolocalizados que presentan diferentes grados de dificultad para satisfacción de los deportistas más exigentes o del tranquilo pase familiar. Varias empresas locales desarrollan una oferta turística basada en la naturaleza y el el turismo activo, de manera que el visitante puede elegir entre gran cantidad de actividades; desde el senderismo hasta el rappel, el descenso de barrancos, el remo en el pantano, el rafting o la ruta de tirolinas pasando por las estrellas en el observatorio de Aras de los Olmos. En el Alto Turia está una de las pocas reservas “starlight” del mundo que se encarga de preservar la calidad del cielo nocturno.

Y por supuesto, el disfrute de sus bosques y montañas y su riqueza natural en parajes como La Caballera, o el barranco del Fraile, en una de cuyas paredes anida una impresionante colonia de Buitres.

PATRIMONIO, ARQUEOLOGÍA Y PINTURAS RUPESTRES 

La combinación del entorno natural con la belleza de su patrimonio urbano que, por comenzar, se encierra en el casco histórico de Chelva, muestra idónea de que la historia de los pueblos es larga y fecunda. Hombres prehistóricos, íberos, romanos, árabes y cristianos han dejado su huella, reconocible en sus calles, iglesias y sitios arqueológicos como el poblado ibero de Aras de los Olmos, las pinturas rupestres de Titaguas, el yacimiento de la Torrecilla o el acueducto romano de Chelva, el Molino de la Pardala de Benagéber o el yacimiento de dinosaurios de Aras de los Olmos.

COMER BIEN, BEBER MEJOR

En Alto Turia se da origen a productos agroalimentarios tradicionales dados por el agua del río, la altura del terreno y el contraste entre las montañas y los valles que han llegado hasta nuestros días gracias al trabajo de artesanos, agricultores, ganaderos y empresarios. Innovación con raíces que recoge el buen hacer de siempre, aplicando las mejores prácticas de hoy.

Aceites de calidad extra, vinos -muy apreciada la uva meseguera de la zona-, trufas, mieles procedentes de flores de tomillo y otras plantas silvestres de las montañas, pastas y mantecado o embutidos, forman parte de la producción local que puede adquirirse en los comercios, o degustarse en alguno de los bares y restaurantes que el visitante encontrará al recorrer los pueblos.

Más información: www.visitaltoturia.es

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.