El Racó de l’Olla, punto clave para la biodiversidad de l’Albufera

Un censo cuantifica los ejemplares de dos especies de flora en peligro de extinción que solo se encuentran en l’Albufera.

Técnicos de conservación de ambientes acuáticos del servicio de Devesa-Albufera del Ayuntamiento de Valencia, de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, y del centro de interpretación del Racó de l’Olla han elaborado un censo de dos especies de flora en peligro de extinción que solo se encuentran en l’Albufera de Valencia.

 

Un ejemplar de Limonium albuferae o saladilla de l’Albufera.

Se trata de las poblaciones de Triglochin barrelieri o cinta de agua y de Limonium albuferae o saladilla de l’Albufera. De la primera, que se consideraba desaparecida en el territorio valenciano, se han identificado 163 ejemplares. La segunda es una especie descrita recientemente, que solo está presente a la Albufera, y cuenta con 138 ejemplares en cinco puntos de la reserva natural del Racó de l’Olla.

Las poblaciones de Triglochin barrelieri y Limonium albuferae están críticamente amenazadas en el territorio valenciano, tanto por el bajo número de ejemplares como por su reducida distribución, restringida a l’Albufera de Valencia.

 

Imagen panorámica del Raco de l’Olla.

El censo realizado conjuntamente por el personal del Ayuntamiento y de la Generalitat se ha desarrollado en el Racó de l’Olla, en la Devesa de l’Albufera, sede del centro de interpretación del parque natural y lugar de reproducción de miles de aves acuáticas y marinas. Tal como ha destacado el vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, “l’Albufera de Valencia continúa dando sorpresas muy interesantes, como en este caso, en el Racó de l’Olla, espacio municipal donde se localiza el Centro de Interpretación del Parque Natural de l’Albufera, que además actúa como zona de reserva y constituye un punto clave para la biodiversidad de determinadas especies vegetales muy interesantes para el propio lago”.

 

Necesidad de proteger adecuadamente estos ecosistemas

 

Un ejemplar de Triglochin barrelieri o cinta de agua.

Según los expertos, “la presencia de estas dos especies motiva y justifica todavía más la necesidad de proteger y gestionar adecuadamente estos ecosistemas litorales únicos, y refleja la fragilidad y los peligros que hoy en día continúan sufriendo las especies que viven en ellos, como por ejemplo la intrusión salina o la competencia con especies exóticas invasoras”.

El Triglochin barrelieri o cinta de agua es una planta de la cual existía una única referencia muy antigua en las salinas de Calp y que se consideraba extinta en la Comunidad Valenciana desde 1997. Ahora bien, en el verano de 2020 se encontró una pequeña población en el Racó de l’Olla, circunscrita en zonas de encharcamiento con poca profundidad y donde no se forma costra salina en la superficie del suelo. El censo recoge 163 ejemplares en el Racó de l’Olla.

Por otro lado, el Limonium albuferae o saladilla de l’Albufera es lo que se conoce como un endemismo, es decir, vive exclusivamente en una área geográfica determinada, en este caso, la única población mundial se reduce a muy pocos enclaves de la Devesa de l’Albufera. La saladilla de l’Albufera es una especie vegetal descrita recientemente que, durante décadas, pasó inadvertida por su escasez y gran parecido con otro tipo de saladillas. En la actualidad, la principal población se encuentra en el Racó de l’Olla, y cuenta con solo 138 ejemplares localizados en cinco puntos de la reserva.

 

El Racó de l’Olla

 

El centro de Interpretación, situado en el Racó de l’Olla.

El Racó de l’Olla, en pleno coro del Parque Natural de l’Albufera, es un área de reserva que constituye un ejemplo de la restauración y conservación de este tipo de hábitats ante las agresiones contra los ecosistemas costeros de los años 70.

En este lugar los saladares y majadas que llenaban el espacio entre la laguna de l’Albufera y el sistema dunar fueron gravemente alterados y transformados en un hipódromo en la década de los 70.

En 1986 el Ayuntamiento de Valencia inició su recuperación ambiental, finalizada por la Generalitat en 1992 y hoy en día, además de ser una zona de reserva clave para la biodiversidad de la Albufera, es también la sede del Centro de Interpretación del Parque Natural de l’Albufera de Valencia.

El vicealcalde, Sergi Campillo, ha recomendado “a toda la ciudadanía que se acerque a conocer y disfrutar del Centro de Interpretación, porque es la mejor forma de conocer la enorme biodiversidad y enorme complejidad de este Parque Natural tan importante y punto tan valioso para la biodiversidad en todo el territorio valenciano”.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.