La desescalada en la restauración valenciana: entre la reconversión y las dudas

Desde que se anunciaron las fases de la desescalada, el sector valenciano de la restauración, uno de los más dinámicos y que, antes de que estallara esta pandemia estaba viviendo uno de sus mejores momentos, empezó a pensar en cómo volver a la actividad. Algunos restaurantes ya han empezado a reinventarse, ofreciendo un servicio de comidas para llevar y a domicilio, mientras que otros tenían fijado en su calendario el 11 de mayo cuando se estimaba entrar en la “fase 1” y, por tanto, poder abrir las terrazas con un 50% de su capacidad.

No obstante, tan solo algunas áreas de salud de la Comunitat Valenciana van a pasar el lunes a esta “fase 1”, por lo que muchos restaurantes tendrán que esperar, cuando ya se habían preparado para la reapertura: habían acondicionado sus terrazas, llenado sus neveras y llamado a los trabajadores con los que preveían poder empezar. Ahora, con esta nueva situación, puede que más de uno se plantee también empezar a confeccionar comidas a domicilio y para llevar.

Valencia City ha hablado con los propietarios y gerentes de varios restaurantes valencianos para ver cómo están afrontando esta etapa inicial después de un largo mes y medio de cierre obligado, y nos hemos encontrado con todo tipo de reacciones. De este modo, Ricard Camarena nos avanza que sus restaurantes no tienen todavía una fecha de apertura definida. Otros, como el Vertical, del grupo La Sucursal, se han reconvertido para empezar a ofrecer comidas a domicilio y se están preparando para poder abrir, cuanto antes, su terraza situada en lo alto de un hotel desde la que se vislumbra una gran panorámica de Valencia. Lo mismo que están haciendo ya varios restaurantes del grupo de Quique Dacosta que han abierto el canal Qdelivery. Mientras tanto, aquellos que no tienen terraza o que cuentan con una pero de muy pequeñas dimensiones, esperarán a entrar en la “fase 2”, cuando ya podrán abrir en el interior del local, con un 30% de aforo, y en terraza con un 50%.

El restaurante La Marítima, del Grupo La Sucursal, ofrece comida para llevar desde el Veles e Vents.

Reconversión hacia la comida para llevar y a domicilio

La primera reconversión para un buen número de restaurantes valencianos ha sido la de empezar a ofrecer comidas para llevar o a domicilio. Una opción de negocio nueva para muchos de ellos, pero que es una forma de arrancar y de volver a tener contacto con los clientes. Entre ellos se encuentra, por ejemplo, La Marítima, del citado grupo La Sucursal. Explican que empezaron el pasado jueves, día 7 de mayo, y que los clientes pueden ir a recoger los pedidos al edificio Veles e Vents, donde también cuentan con una hora de párking gratuito. La recogida se realiza sin contacto humano y tomando todas las precauciones necesarias.

La Marítima, que ya disponía de un servicio de catering, cuenta con registro sanitario, el cual ofrece mayores garantías a la hora de elaborar y ofrecer comidas para llevar y por encargo: “Nosotros ya contábamos con este registro sanitario, el cual es una garantía de que se cumple con todos los estándares higiénico-sanitarios, pues tal vez muchos otros que ahora están ofreciendo comidas para llevar no tengan este certificado”, indican desde este restaurante. Por otra parte, como muchos otros, ya se habían preparado para arrancar su terraza, con el 50% de aforo a partir del día 11, cuando esperaban que su zona entrara en la “fase 1”. Ahora, tendrán que esperar, al menos, 15 días más, pero animan a la clientela a acudir cuando sea posible, confiando también en los atractivos y ventajas que ofrece la Marina: “Tenemos grandes espacios para disfrutar en La Marina, no solo el Veles e Vents sino toda la zona será un muy buen lugar para combatir el calor, cumplir con las medidas de distanciamiento, tomar algo, comer y cenar y disfrutar de la brisa del mas y de las vistas”. Finalmente, nos avanzan que el resto de restaurantes del grupo (La Sucursal, Vertical, Malabar y Coloniales Huerta) irán abriendo sus puertas de forma progresiva a medida que avancen las fases de la desescalada.

Qdelivery, el nuevo canal de pedidos del grupo Quique Dacosta

Quique Dacosta es el único chef de la Comunidad Valenciana con tres estrellas Michelin en su restaurante ubicado en Dénia. De momento, este permanece cerrado sin una fecha prevista de apertura, aunque su zona sí ha pasado a la “fase 1”, pero ha lanzado un nuevo canal de comida para llevar y a domicilio llamado Qdelivery, en el que participan sus restaurantes Vuelve Carolina, Llisa Negra y MercatBar, todos ellos ubicados en Valencia. En la web de estos tres restaurantes y en sus redes sociales se puede encontrar toda la información para realizar los pedidos, así como en sus redes sociales. Precisamente, en su canal de Instagram, Quique Dacosta anunciaba hace unos días este novedoso servicio y recomendaba hacer los pedidos con antelación: “¿Qué caja vas a pedirte este fin de semana? Sea cual sea lo que elijas, para tu tranquilidad, queremos que sepas que los pedidos, además de estar hechos con mucho cariño, se elaboran siguiendo todas las medidas higiénico sanitarias que siempre hemos adoptado, además de las que nos exigen las circunstancias actuales”.

El nuevo servicio Qdelivery de Quique Dacosta lo conforman los restaurantes MercatBar, Llisa Negra y Vuelve Carolina.

La intención ahora es mantener el nuevo servicio para llevar”

El restaurante Lambrusqueria es uno de los italianos más arraigados en la ciudad de Valencia. Llevan muchos años ofreciendo la mejor gastronomía del país transalpino y recientemente se expandieron desde la Gran Vía para abrir un nuevo local en la calle Caballeros, en el conocido como “Palacete del Amor”. Su gerente, André Rocha, explica que llevan unas dos semanas ofreciendo comida para llevar y a domicilio y recuerda que en su obrador de la calle Conde Altea elaboran todo tipo de pasta fresca y artesanal que luego usan en sus recetas. De momento, asevera que “los pedidos están evolucionando bastante bien, incluso mejor de lo que esperábamos”, por lo que anuncia que la intención es mantener este servicio. Él matiza que “no es una situación que tenga nada que ver con el número de comensales que estamos acostumbrados a atender, pero te vas moviendo y vas viendo un poco la luz”.

Lambrusqueria trabaja con un par de empresas de reparto de comida y también lo llevan ellos mismos cuando el pedido es de cercanía. Rocha valora el apoyo de la clientela a través, sobre todo, de las redes sociales: “Parece que esto ha servido para hacer brotar la empatía. La gente tiene ganas de volver a sus costumbres, de consumir en las terrazas, además el ambiente de Lambrusqueria siempre ha sido cercano y afable y queremos que así continue”. Como tantos otros, pretendía abrir su terraza el día 11 y asegura que tenía ya las reservas completas para el próximo fin de semana y para muchos días de entre semana. Ahora tendrán que cancelarlas y confiar en que dentro de quince días la ciudad de Valencia sí avance a la siguiente fase.

Lambrusqueria y otros restaurantes de Valencia tenían previsto abrir sus terrazas a partir del día 11. Ahora tendrán que esperar, al menos, quince días más.

Un nuevo servicio a domicilio desde Merkato

Valentín Sánchez Arrieta, propietario de restaurantes como Valen&Cia y Al Tun tún, así como de Merkato, anuncia que los dos primeros abrirán en la “fase 2”, cuando ya podrán disponer del 30% del aforo en sala y del 50% en terraza. Pero, mientras tanto, va a poner en marcha un servicio de reparto desde Merkato, usando también las marcas Valenc&Cia y Al Tun tún. De este modo, con estas dos marcas y con, al menos, otras dos que plantea crear, busca contar con una cocina central en Merkato que se dedique solo al reparto a domicilio, el cual, además, quiere poder hacer sin depender de las plataformas comunes de reparto porque “sus condiciones son algo abusivas”.

Valentín explica que la capacidad de sus terrazas es muy pequeña: “No nos conviene abrir solo con la terraza al 50%, los gastos superan a los ingresos, pues hay que tener en cuenta que tras dos meses cerrados hay que poner en marcha muchas cosas; sacar a personal del Erte… solo para hacer tres o cuatro mesas, es inviable”. Él comprende que otros locales con mucha mayor capacidad de terraza como los de la playa sí abran, pero prefiere “esperar que pase todo esto un poco y abrir bien, en buenas condiciones, para que todo esto no sea una ruina”. Valentín Sánchez asevera que muchos clientes ya están llamando “para ver cuándo empezamos». «Pienso que cuando esto arranque –añade– el cliente va a responder. La sociedad valenciana está deseando que la hostelería empiece a funcionar”.

Desde la cocina de Merkato desean desarrollar un amplio servicio de comidas para llevar y a domicilio.

Serviremos para llevar porque queremos arrancar el motor”

En el restaurante Yarza también se están preparando para empezar a ofrecer, por primera vez, comida para llevar y a domicilio, la cual ofrecerán de miércoles a sábado para comidas y cenas y los domingos solo a mediodía a partir del 13 de mayo. “Aunque aparentemente los números no van a ser muy buenos, es una forma de empezar a rodar y ver por dónde nos movemos, cómo responde la gente y, poco a poco ir arrancando el motor”. Por otra parte, piden a los clientes que soliciten los pedidos con la mayor antelación posible, pues, explica que no son «un restaurante de comida rápida, sino que nuestros platos necesitan cierta elaboración y preparación; esperamos que la gente lo tenga en cuenta y también que lo valore a la hora de optar por pedir comida para llevar o a domicilio”. Al igual que en Merkato, van a ver la forma de organizar los envíos con repartidores propios para no depender de las plataformas habituales, pues consideran que estas les restan rentabilidad.

En el pueblo se alegran de que ya se vaya viendo movimiento”

Las nuevas iniciativas para llevar se extienden por toda la geografía valenciana. De este modo, un restaurante que se ha iniciado durante estas semanas en la comida a domicilio y para llevar es el Bar Cafetería Juan XXIII de Benifaió. Uno de sus propietarios, Jesús Lapeña, explica que ofrecen platos como arroces, fideuàs, picaditas o postres, principalmente, a los trabajadores del polígono industrial, pero también a familias de la zona: “Queremos que sepan que estamos aquí para darles servicio y que así la cosa comience a arrancar”. Lapeña asegura que los clientes “se alegran de poder tener este servicio, al igual que ocurre en el pueblo donde los vecinos se alegran de empezar a ver negocios abiertos”. Y ya se preparan para abrir con el 50% de la terraza: “Hemos aprovechado para pintar, mejorar ciertas cosas y estar preparados, con todas las medidas de seguridad, para la reapertura”.

Nou Racó, un lugar idílico para el desconfinamiento en la Albufera

El desconfinamiento está llevando a redescubrir nuestros parajes naturales más cercanos y, sin lugar a dudas, el Parque Natural de la Albufera es uno de los más importantes. En pleno corazón del mismo, en la carretera que conduce a la pedanía del Palmar, se encuentra el restaurante Nou Racó. Ellos ya habían anunciado que, tras dos largos meses de confinamiento obligado, reabrirían sus puertas el próximo martes 12 de mayo, aunque también tendrán que esperar. Aseguran que su restaurante y sus amplias instalaciones están totalmente adaptadas y preparadas para cumplir con todas las normativas que garantizan la seguridad tanto de los clientes como de los trabajadores. Gracias a su inmejorable situación y sus extensas instalaciones, cuentan con amplias terrazas junto a la laguna de la Albufera, lo que lo convierte en uno de los lugares ideales para volver a salir a comer ya que la ubicación y la distancia entre las mesas cumple con la separación necesaria para evitar cualquier sensación de incomodidad o inseguridad entre los clientes.

Nou Racó espera poder abrir su idílica terraza junto a la Albufera cuanto antes.

Casa Salvador, un paraíso en Cullera

Otro lugar emblemático y enmarcado en una paraje natural muy especial es el restaurante Casa Salvador, ubicado en el Estany de Cullera. Ellos no se plantean, de momento, la opción de servir comidas para llevar a a domicilio. Mientras tanto, llevaban varios días midiendo la terraza, colocando cintas en los suelos… pues su intención también era abrir el día 12 de mayo. “Al menos podremos disponer del 50% de la terraza y no solo del 30% como se había establecido en un primer momento. Creemos que cerrados no vamos a ningún sitio por lo que abriremos en cuanto se pueda”, indica la segunda gerente, Inma Jóver. Ella da las gracias a los clientes por los apoyos recibidos y avanza que ya están registrando un buen número de reservas: “Muchos nos dicen que el primer sitio donde van a ir cuando puedan salir a un restaurante será aquí y eso se agradece mucho”.

El restaurante Casa Salvador, ubicado en el Estany de Cullera, también abrirá su terraza cuando su zona entre en la «fase 1»,

Desolación en una playa de Pinedo sin terrazas desde septiembre

Para muchos restaurantes abrir o no la terraza en las diferentes fases del confinamiento depende de una decisión personal, pero para los restaurantes de la playa de Pinedo es algo totalmente imposible porque no disponen de terrazas desde que tuvieron que demolerlas el pasado septiembre para poder negociar su renovación con la Dirección General de Costas, organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica. “Nos la hicieron quitar en septiembre y no sabremos cuándo podremos disponer de ellas”, lamenta el propietario del restaurante Tropical, Emilio Vázquez, quien recuerda que la previsión es que estuvieran listas para antes de Fallas. Por tanto, todos estos restaurantes de la costa de Pinedo no podrán abrir, al menos, hasta el inicio de la “fase dos” cuando puedan disponer del local al 30% de su capacidad, aunque también expresa sus dudas por cuestiones como los Ertes y también por el movimiento de las personas, pues gran parte de su clientela llega hasta allí con sus vehículos particulares.

Ricard Camarena no abrirá hasta que haya más garantías

Si la restauración en general se enfrenta a gran cantidad de incógnitas, la alta cocina también afronta estas fases con todo tipo de temores y dudas. Uno de sus máximos exponentes en la Comunidad Valenciana es Ricard Camarena quien esta misma semana anunciaba a Valencia City que sus restaurantes permanecerán cerrados hasta que haya más garantías de todo tipo. Él nos atendía desde Barx, su pueblo natal, y lanzaba varias reflexiones. “No sabemos muy bien lo que está pasando ni tampoco lo que vamos a hacer. Creemos que las medidas de las que se habla no están contrastadas y para nosotros es muy importante guardar fuerzas en todos los niveles, mentales, económicos, morales, de seguridad… porque una apertura en falso nos puede matar”.

El laureado chef valenciano es consciente de que mantenerse cerrado es “una situación muy dolorosa” pero matiza que ahora mismo es “la menos dolorosa”. “Creo que tienen que pasar muchas cosas todavía. Sí aún no podemos ir a visitar a la familia, cómo vamos a socializar en un restaurante. Además, parece que hemos estado en el punto de mira, que el único lugar donde la gente podía contagiarse era en un bar o un restaurante, así que ahora preferimos conocer mejor las medidas y tener más información para poder abrir”, sentencia.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.