La Facultad de Fisioterapia prepara un programa de ejercicio terapéutico para afrontar el confinamiento

La vicedecana de la Facultad de Fisioterapia, Pilar Serra, alerta como la actividad física con motivo del confinamiento por la crisis del COVID-19 puede agravar la sintomatología de las persones con dolencias físicas.

La pandemia mundial por el coronavirus ha provocado el confinamiento de la población española con el fin de frenar la expansión del coronavirus. Esto ha provocado que gran parte de la población haya optado por realizar actividad física desde su casa. No obstante, como nos alertan desde la Facultad de Fisioterapia, las personas con dolor o en proceso de recuperación de una dolencia física o de una lesión han de tener cuidado con los ejercicios a realizar.

Como nos cuenta la profesora Pilar Serra, este tipo de personas no deberían realizar ejercicio físico que no fuera adaptado a su condición clínica, ya que, de otro modo, podría agravarse su sintomatología. ‘Pero sí que es muy importante que cuenten con programas terapéuticos domiciliarios para tratar de recuperar movilidad y reducir el dolor’, expresa Serra.

‘Cuando se experimenta dolor de larga duración, y por la previsión que tenemos, parece que la situación no se vaya a resolver rápidamente, este no solo se siente físicamente, sino que de él se derivan consecuencias psicológicas como la catastrofización del dolor, una construcción psicosocial específica del dolor, que lleva al pesimismo sobre su propio dolor y su evolución y a su vez, esto se considera un factor de riesgo para su cronificación’, asevera la vicedecana de la Facultad de Fisioterapia.

Pilar Serra afirma que ‘esto repercute en la condición física, ya que se ha constatado que, a mayor nivel de catastrofismo, menor resistencia muscular y por tanto, más fatiga’. Paralelamente a la afectación neuromuscular, también repercute negativamente en el sistema cardiovascular, inmunológico y neuroendocrino. Todo esto, señala la profesora, provoca una alteración de la capacidad funcional o lo que es lo mismo, una reducción de la capacidad para realizar actividades básicas de la vida diaria.

Para tratar de contrarrestar estos problemas, la Facultad de Fisioterapia ha desarrollado un programa de ejercicio terapéutico y, lo seguirá haciendo mientras dure el confinamiento, documentos escritos y audiovisuales, para proporcionar algunos ejercicios domiciliarios específicos para determinadas patologías o lesiones. ‘Siempre a realizar con mucha cautela, ya que la situación ideal que es realizarlos con la supervisión del fisioterapeuta, que, en este caso, no es posible’, recuerda Pilar Serra.

La vicedecana finaliza constatando que es necesario mantenerse activo, pero en caso de lesión o dolencia, los planes deben adaptarse al cuadro clínico de los pacientes para evitar efectos secundarios no deseados.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.