La Fundación Chirivella Soriano descubre la faceta pictórica y espiritual de Enric Banyuls

La muestra «Des del silenci», en la sede de la Fundación hasta el 26 de septiembre, recupera la obra de Enric Banyuls, más conocido por su pertenencia al grupo musical Al Tall y su compromiso político y social.

El director del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, José Luis Pérez Pont y el presidente de la Fundación Chirivella Soriano, Manuel Chirivella, acompañados por los comisarios, Francesc Vera y Manel Baixauli  y la viuda del artista, Rosa Urenya presentaron la muestra «Des del silenci» en torno a la obra del pintor valenciano Enric Banyuls (Corbera, 1954 – 2018).

Algunas de las obras de la exposición de Enric Banyuls en la Fundación Chirivella Soriano de Valencia.

Conocido por formar parte del grupo musical Al Tall así como por su activismo social y cultural, esta exposición redescubre a Banyuls como el artista que fue, quien dedicó su vida a la pintura, una pintura silenciosa, desligada de modas y de corrientes artísticas.

Comprometido con su pueblo, Corbera, y con las cuestiones que afectaban a toda su comarca, en La Ribera Baja fue un activista social y cultural. Recientemente la Institución Alfons el Magnànim reeditaba su publicación “Crònica Parcial. Tardofranquisme i Transició a Corbera (la Ribera Baixa) 1971-1987”, donde se demuestra su gran implicación política y social.

Divulgador de una cultura genuinamente valenciana

Un momento de la visita a la exposición de «Des del silenci».

Esta cuestión se une, según Manuel Chirivella, a “su labor como gran divulgador de una cultura genuinamente valenciana, conocida por su pertenencia al grupo musical Al Tall en cuya trayectoria se unen conciencia política, tradición y componente festivo”.

Según Pérez Pont “en nuestra labor de investigación y de reconocimiento del arte y de la creación actual nos encontramos con personalidades como la de Enric Banyuls comprometidas con su entorno, que por su sencillez a la hora de divulgar su trabajo artístico así como por su personalidad independiente, alejada de los circuitos del mercado del arte, no ha tenido el reconocimiento que merece. Es por ello que dentro de nuestra colaboración con la Fundación Chirivella Soriano presentamos una exposición con la que pretendemos acercar la obra de Enric Banyuls, a través de más de 60 piezas que ayudan al conocimiento de su obra”.

Una meticulosidad insólita en la ejecución de su obra

Para Manel Baixauli “su obra, de una meticulosidad insólita en la ejecución, fundamentada, sobre todo, en valores matéricos, solo puede ser valorada con justicia si uno la contempla al natural y sin prisa. Es una obra que crece a medida que uno la mira”.

La exposición «Des del silenci» repasa sus últimos treinta años de producción cuando sus cuadros van perdiendo el color, apostando por imágenes austeras en blanco y negro y donde comienzan a aparecer otros elementos que va ensamblando en sus cuadros, materiales poco nobles como hilo de coser, caucho o varillas, elementos cotidianos a los que iba dando forma hasta incorporarlos en la obra de arte, hasta llegar a sus esculturas.

Según Francesc Vera “Enric Banyuls se definía como un artista abstracto, no informalista. En su obra buscaba la simplificación de la forma, complicando su realización, sus obras estaban muy elaboradas, se trata de un trabajo muy minucioso” y añade que “nunca quiso promocionarse, era algo que le incomodaba y además tampoco se plegó nunca al mercado. Quizá sea este uno de los motivos por los que su pintura ha pasado más desapercibida”.

Manel Baixauli añade que “esta exposición quiere hacerle justicia, darle visibilidad y al mismo tiempo reivindicar que el arte no va de modas”.

Escritos sobre pintura que invitan a la reflexión

Otra de las cuestiones que esta exposición saca a la luz son sus escritos sobre pintura, que invitan a la reflexión. Para Enric Banyuls “un cuadro es un espejo. Hay tantas caras del cuadro como miradas proyectadas. Y no solo las miradas de sujetos diferentes, sino las propias de una misma persona”.

En palabras del propio Banyuls consideraba la pintura como “el más humilde de los actos. Un acto de fe, sustentado más que en la cosmogonía, en la resistencia, en el ejercicio estricto ordinario, de la materia. Con este principio básico confecciono mi obra con plena conciencia de su escasa utilidad. La pintura no es elitista, es una flor de margen”.

Y nos invita a descifrar sus cuadros “un cuadro blanco o un cuadro negro es un cuadro silente, pero no es un cuadro mudo. El silencio, si lo sabemos descifrar, es más locuaz que el trueno; todo depende de la atención que pongamos, del hambre de entender el idioma oculto de las cosas”.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.