La joya de la corona de Valencia, el Jardín del Turia, Cumple 35 años

El Jardín del Turia es hoy un espacio que serpentea la ciudad cohesionando los barrios que cruza. «El Jardín del Turia es la joya de la corona de la ciudad de Valencia«, es lo que afirma Sergi Campillo, vicealcalde segundo del Ayuntamiento. «Es la columna vertebral verde de Valencia, que conecta el parque natural de cabecera del Turia con el mar, en dos tramos que aún están pendientes por finalizar». Además, conecta las principales bomboneras culturales: el IVAM, el Palau de la Música, el Museu San Pius V, la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el Oceanográfico, entre otros.

 

Uno de los lagos del jardín del Túria con el Palau de les Arts al fondo. Foto: Luci Rawlings.

Un jardín que en este 2021 cumple 35 años de vida y cuyo nacimiento fue posible gracias a la movilización ciudadana y a su oposición al proyecto original, la construcción de una carretera, como os contaremos a continuación.

En sus 110 hectáreas hay bosques, senderos para runners, ciclistas o caminantes; campos de fútbol, canchas de baloncesto o instalaciones para aficionados al fitness.  Es, a decir verdad, un lugar único. Desde mi punto de vista como británica, noto similitudes entre el Turia y Hyde Park en Londres, en cuanto a tamaño y posición. ¡La diferencia es el clima! Cuando uno se mete en el Jardín del Turia, especialmente los fines de semana, siempre se ven cientos de grupos diferentes disfrutando del sol, ya sea realizando clases de ejercicio o haciendo picnics.

 

La historia de los jardines

 

El Puente de las Flores. Foto: Lucy Rawlings.

José María Tomás, arquitecto y urbanista valenciano que fue coautor del Oceanogràfic de Valencia, diseñó la ampliación de Feria Valencia y modernizó la fachada marítima de la ciudad, recupera en la conversación la razón y el origen del proyecto, que fue la devastadora riada de Valencia de 1957. Las inundaciones periódicas obligaron a construir un trazado alternativo para evitar nuevos daños. Al fin y al cabo, el Estado decidió desviar el Turia con una actuación, denominada Plan Sur, que dejaba libre el antiguo cauce a su paso por la ciudad. Fue entonces cuando se abrió un debate sobre qué solución adoptar.

Después, las autoridades franquistas deseaban crear una autopista por este sitio, pero la respuesta de los valencianos fue contundente. Durante los años 70 y 80 se inició una movilización ciudadana, con el lema “El riu es nostre i el volem verd”.

Lo que siguió fueron años de lucha, de manifestaciones, de decenas de miles de valencianos anónimos que se enfrentaron a las autoridades franquistas y defendieron valientemente su jardín.

 

El jardín es uno de los grandes pulmones verdes de Valencia. Foto: Lucy Rawlings.

Ricard Pérez Casado fue el alcalde socialista que lo puso en marcha en los años 80, a pesar de las no pocas resistencias, especialmente de los sectores franquistas. «Siempre tuve claro dos cosas; que el río era el articulador que Valencia necesitaba y que, con esta intervención, la ciudad se iba a conectar con el mar al poder eliminar las vías del tranvía y el ferrocarril que creaban un muro infranqueable» comenta el exalcalde.

Y añade que «fue una victoria ciudadana, en paralelo a la lucha por evitar la urbanización de El Saler». El resultado fue que lograron evitar que todo el parque natural de El Saler -un lugar único en el Mediterráneo- fuera urbanizado, lo que llevó a la aprobación de un plan especial para, finalmente, convertir el cauce Del Río en el parque urbano más extenso de España y uno de los más grandes de Europa.

 

Mucho más que un lugar estético

 

Los históricos puentes de piedra son otro de los atractivos del Jardín del Turia. Foto: Lucy Rawlings.

Debido a la forma en que se creó el parque, es algo más que un lugar estético. Sergi Campillo señala que «este parque es el resultado de la lucha de los valencianos, por eso nos sentimos tan orgullosos de tenerlo». Es un lugar que representa a [Office4] la gente de Valencia, y el concejal valenciano de Compromís anuncia que quiere programar una exposición permanente en el cauce sobre aquella lucha ciudadana.

«Para que los valencianos nunca olviden quiénes lograron que hoy el Jardín del Turia sea una realidad».  José María Tomás dice que «es un modelo más democrático, conceptualmente, frente a los mejores parques urbanos modernos, y de enorme valor patrimonial por su envolvente y por sus puentes». También, añade, por su inmejorable posición relativa entre las superficies del tejido urbano afectado que atraviesa la ciudad de Valencia y es un recordatorio constante de la fuerza de los valencianos.

 

Una de las principales atracciones de la ciudad, pero aún sin acabar

 

Flores de todo tipo se pueden ver a lo largo y ancho del jardín. Foto: Lucy Rawlings.

Hoy en día, el Jardín del Turia una de las principales atracciones de la ciudad tanto para los locales como para los turistas. Es una parte patrimonial de la identidad de Valencia y conecta todos los increíbles lugares históricos de la ciudad, que se encuentran en las orillas del antiguo río. Cuando se visita Valencia es difícil perdérselo, y para los ciudadanos locales es un lugar importante para relajarse y disfrutar del paisaje con la familia y los amigos.

Pero, tras 35 años de actuaciones, queda por finalizar el Jardín en sus últimos tramos.  A pesar de extenderse desde el parque de cabecera hasta la futurista Ciudad de las Artes y las Ciencias, Sergi Campillo destaca que «tenemos aún que acabar la conexión con el barrio de Nazaret a través del parque de desembocadura, será la guinda final». Pero el plan director, como señala Campillo, ya está diseñado. Es cuestión de tiempo que el pulmón verde de Valencia conecte con el mar y con La Albufera.  Será el último capítulo de una intervención que ya es, sin duda, la que mejor define a la identidad de Valencia.

 


 

 

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.