Prepararse para un verano caluroso, seco y con Covid-19

En gran parte de la región europea de la OMS, debemos estar preparados para un verano largo y caluroso. Los servicios meteorológicos esperan que el próximo verano sea más cálido y seco de lo habitual en la región. Los ciudadanos, los profesionales médicos y las autoridades de salud pública deben estar preparados para estas olas de calor y para prevenir y abordar las posibles consecuencias para la salud de la exposición al calor. Esto es particularmente importante este año debido a los continuos problemas de agravamiento del brote de la enfermedad del coronavirus (Covid-19) causados ​​por períodos de clima cálido prolongados, por lo que muchas personas, incluidos los grupos vulnerables tanto a la infección como al calor, deberían ser aconsejados o, incluso, obligados a permanecer en casa.

La frecuencia, la intensidad y la duración de las olas de calor están aumentando, con una tendencia a la intensificación significativa en la región, algo que es motivo de preocupación para la salud pública. Debido al cambio climático, el potencial de exposición peligrosa al calor extremo ha empeorado en las últimas décadas y continuará empeorando en el futuro. Estudios recientes han estimado que la probabilidad de una ola de calor ha aumentado en 31 ciudades europeas (capitales de la Unión Europea más Londres, Moscú, Oslo y Zúrich), y encontraron que todas las áreas metropolitanas europeas investigadas serán más vulnerables al calor extremo en las próximas décadas. El consenso científico es que el cambio climático aumentará la carga de morbilidad relacionada con el calor si no implementan medidas.Esto también es de importancia para evitar una carga adicional para los sistemas de atención médica ya muy presionados por los pacientes con COVID-19.

Cada año, las altas temperaturas afectan a la salud de muchas personas, en particular las personas mayores, los bebés, las personas que trabajan al aire libre y los enfermos crónicos. El calor puede desencadenar el agotamiento y el golpe de calor, y puede agravar las condiciones existentes, como enfermedades cardiovasculares, respiratorias, renales o mentales. Los efectos adversos para la salud del clima cálido se pueden prevenir en gran medida a través de buenas prácticas de salud pública, a la vez que se siguen los consejos para protegerse del COVID-19.

Mantente fresco en el calor

Durante los períodos de clima cálido, es importante mantenerse fresco para evitar los efectos negativos del calor sobre la salud.

  • Mantenerse alejado del calor.
    Evite salir y realizar actividades extenuantes durante el momento más caluroso del día. Aproveche los horarios especiales de compra para grupos vulnerables siempre que estén disponibles. Manténgase a la sombra, no deje niños o animales en vehículos estacionados, y si es necesario y posible, pase 2–3 horas del día en un lugar fresco mientras respeta la distancia física de al menos 1 metro.
  • Mantener el hogar fresco .
    Use el aire nocturno para enfriar su hogar. Reduzca la carga de calor dentro del apartamento o casa durante el día usando persianas o persianas y apagando la mayor cantidad de dispositivos eléctricos posible.
  • Mantener el cuerpo fresco e hidratado.
    Use ropa ligera y holgada y ropa de cama, tome duchas o baños fríos y beba agua regularmente, evitando las bebidas azucaradas, alcohólicas o con cafeína.
  • Mantenerse fresco durante el brote de COVID-19.
    Evite la exposición al sol oa temperaturas superiores a 25 ° C, ya que no hay evidencia de que esto evite o cure el COVID-19, y aumenta su riesgo de quemaduras solares y enfermedades relacionadas con el calor. Puede atrapar COVID-19 sin importar qué tan soleado o caluroso sea el clima, así que protéjase a sí mismo y a los demás lavándose las manos regularmente, tosiendo con el codo doblado o un pañuelo y evitando tocarse la cara.

Mientras se cuida, planifique las visitas a familiares, amigos y vecinos que pasan gran parte de su tiempo solas. Las personas vulnerables pueden necesitar ayuda en los días calurosos, y si alguien que conoces está en riesgo, ayúdalo a obtener consejos y apoyo mientras respetas las recomendaciones de distanciamiento físico.

Planes de acción de calor y salud

La OMS / Europa recomienda a los países y regiones que desarrollen e implementen planes de acción para la salud térmica. Estos planes tienen como objetivo prevenir, reaccionar y contener los riesgos para la salud relacionados con el calor, y deben incluir medidas para la prevención a largo plazo, la preparación a mediano plazo y las medidas de emergencia a corto plazo. Este año en particular, se recomienda que incluso los planes de acción existentes de salud por calor sean revisados ​​para tomar en consideración las medidas vigentes para reducir y prevenir la transmisión de COVID-19.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.