#YoMeQuedoEnCasa leyendo los libros de Alba Editorial

Una de las escusas más extendidas para justificar la pereza de muchos por la lectura es la falta de tiempo. Con la necesidad de permanecer en casa de forma responsable para combatir la epidemia de coronavirus que nos afecta, esa escusa se ha quedado sin fundamento. Así que es el momento ideal para reencontrarnos con el placer de sentarnos en nuestro sillón favorito, coger un buen libro y dejarnos llevar por el placer de una buena novela, un interesante ensayo o un poemario.

Alba Editorial nos anima a hacerlo como mejor antídoto contra estos tiempos convulsos. Y nos recuerda que “leer no solo distrae y divierte, sino que alimenta el espíritu y activa el intelecto, y precisamente estos momentos de crisis sirven para reflexionar sobre cómo podemos mejorar a nivel individual y como sociedad”. Para ello nos proponen cuatro lecturas muy diferentes, para que todos los gustos tengan donde elegir:

La Marcha Radetzky

Joseph Roth escribió en 1932 esta novela que pronto se convertiría en un hito de la literatura del siglo XX, por su genial escrutinio de los dos grandes pilares del Imperio —el ejército y la administración— y su crónica de una larga decadencia que conduce a la Primera Guerra Mundial. Mientras la Marcha Radetzky suena en ceremonias, tabernas y burdeles —los mismos lugares donde cuelga el retrato del emperador— y todos los símbolos del Imperio parecen tener vida propia, se extienden los nacionalismos y los movimientos revolucionarios. Un libro alabado por Stefan Zweig y que Nadine Gormier no dudó en calificar de “obra maestra”.

El idiota

Escrita después de Crimen y castigo y antes de Los demonios, de nuevo en un largo período de penurias, El idiota (1868-1869), que aquí presentamos en una nueva traducción de Fernando Otero Macías, inicia el ciclo final de obras maestras de Dostoievski. Como ellas, ha propiciado múltiples lecturas, pero sigue siendo la más enigmática e imprevisible de todas. Tras cuatro años en un hospital suizo para tratarse del llamado entonces “mal caduco” (epilepsia), el joven príncipe Lev Nikoláievich Myshkin regresa a San Petersburgo sin apenas dinero y necesitado de “tratar con buenas personas”. Allí le aguarda una pariente remota, junto con un cúmulo de extraños personajes que dejarán de reprocharle su candidez hasta hacerle sentir alguien que está de más en la sociedad.

Astrid Lindgren

Los niños de la casa también tienen su rincón en Alba Editorial gracias a Pequeña & Grande, una delicada colección de biografías ilustradas que les aproximan a los más variopintos personajes. Este es el caso de Astrid Lindgren. Esta escritora sueca fue  premio Hans Christian Andersen en 1958 y premio Right Livelihood en 1994. Gran feminista y defensora de los animales, Lindgren está considerada una de las autoras infantiles más leídas del mundo y sus historias se han traducido a más de un centenar de idiomas. Pero sobre todo Astrid Lidgren le debe buena parte de su fama a uno de los personajes surgidos de su imaginación: Pipi Calzaslargas.

Bob Dylan

En esta misma colección podemos encontrar también la historia de un creador universal, Bob Dylan, cuya afición por la música y la poesía se remonta a los años de su infancia. Nacido en un entorno rural y buen conocedor de la tradición musical norteamericana de origen europeo, en 1959 comenzó a estudiar en la universidad y a entrar en contacto con la música folk y la canción protesta. Pronto se trasladó a Nueva York, donde las buenas críticas le abrirían las puertas para grabar su primer disco y terminar convertido en todo un referente generacional. Hoy es todo un “mito viviente” y desde 2016 el primer flamante Premio Nobel de Literatura surgido del ámbito de la canción.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.