La crisis en el IVAM se agrava con la dimisión en bloque de su consejo asesor

José Miguel García Cortés, director del IVAM.

La crisis abierta en el IVAM tras la decisión de la Conselleria de Cultura de no renovar a su actual director José Miguel Garcia Cortés, se ha agravado en las últimas horas con la dimisión en bloque de su consejo asesor. La renuncia ha sido adoptada por unanimidad ante lo que consideran «decisiones políticas unilaterales» de las que, se quejan, tuvieron noticia a través de la prensa.

El consejo asesor del IVAM está dirigido por el propio Cortés, actuando como secretario Sergio Rubira, subdirector de Colecciones y Exposiciones cuya continuidad también estaba cuestionada desde conselleria. Además figuraban como vocales la especialista en arte moderno Lola Jiménez, el catedrático de Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), David Pérez; el arquitecto, comisario y profesor de la UPV, Pedro Azara, y Álvaro Pons, responsable de la cátedra de Cómic de la Universitat de Valencia.

En su carta de dimisión, los miembros del consejo consideran que las formas con que Cultura ha gestionado este cese «constituyen no solo un incumplimiento del Código de Buenas Prácticas en la cultura valenciana, de obligado cumplimiento para la administración, sino subsidiariamente también del Código de Buenas Prácticas de ámbito estatal y del Código deontológico del ICOM para los museos».

José Miguel G. Cortés fue nombrado director del IVAM en septiembre de 2014, por primera vez tras un procedimiento de concurso público. Su designación fue por seis años, prorrogables por otros seis. Sin embargo, durante este tiempo conselleria ha guardado silencio sobre su decisión, frente a las consultas del propio director sobre su situación y las peticiones de información realizadas tanto por la Asociación de Directoras y Directores de Arte Contemporáneo de España, como por el consejo rector del IVAM.

Finalmente, el pasado 21 de mayo el departamento de Vicent Marzà comunicó su decisión de no renovar el contrato al actual director, escudándose en los cambios introducidos en la normativa que regula la institución y que diferencias la figuras del director y gerente, que en el contrato vigente estaban unidas. Cortés, por su parte, había manifestado su disposición a revisar el contenido de su contrato, sin que hubiera habido disposición a la negociación por parte de la conselleria.

Por ello, Cortés denunció públicamente que la decisión adoptada respondía a criterios políticos y responsabilizó a los responsables de Cultura de la crisis que se abría en el IVAM. En cualquier caso, la decisión de conselleria pone fin a unas tensas relaciones entre Cortés y Compromís, el partido de Marzà, que cuestionó su designación desde el mismo día de su nombramiento.

Ahora, Cultura debe impulsar un nuevo concurso contrarreloj para cubrir la vacante que dejará Cortés a partir de septiembre. Un proceso que estará supervisado por expertos internacionales. Entre los nombres que se barajan se encuentran los de Manuel Borja-Villel, director del Museo Reina Sofía, Vicent Todolí, director del Área de Arte de la Fundació Per Amor a l’Art, Bernard Blisténe, del Centro Pompidou, o el de Iwona Blazwick, directora de la Whitechapel Gallery de Londres. Pero no serán los únicos que seguirán el proceso ya que en el jurado se incluyen también, a diferencia de la anterior convocatoria, responsables políticos como la secretaria autonómica de Cultura Raquel Tamarit y la directora general de Patrimonio Carmen Amoraga, según se señalaba desde la publicación MAKMA.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.