La OMS afirma que «las vacunas por sí solas no detendrán a la pandemia»

La agencia de la ONU para la salud pide a la gente que no esté complacida porque se estén desplegando las vacunas y le ruega que cumpla las normas de higiene básicas para evitar la transmisión del virus y salvar así muchas vidas.

La OMS alerta del momento «peligroso» ante la transmisión y mayor expansión aún del Covid-19 en el que nos encontramos. Denuncia, además, que la carrera de los países por obtener la vacuna está encareciendo su precio y dejando a las naciones pobres sin posibilidad de vacunación, lo que abre el camino al virus para su mutación y pone en peligro toda la estrategia contra la pandemia.

La vacuna contra el COVID-19 que desarrolla la Universidad de Oxford ha sido aprobada para su uso en el Reino Unido. Foto: Universidad de Oxford/John Cairns

“Nos encontramos en un momento muy peligroso de la pandemia de COVID-19 y la gente no puede estar complacida por el hecho de que se estén desplegando las vacunas”, afirma el director general de la Organización Mundial de la Salud, el doctor Tedros Adhanon Ghebreyesus, quien se refería así al espectacular aumento de casos y de muertes que se está produciendo en todo el mundo en las últimas semanas y que atribuyó en primer lugar a los comportamientos individuales y al hecho de que en las últimas semanas las sociedades de muchos países no están cumpliendo con las recomendaciones que las autoridades sanitarias están dando.

“El virus se ha aprovechado de esto y se está propagando a un ritmo alarmante en algunos países”, aseguró Tedros, quien insistió hasta la saciedad en que “las personas necesitan ser conscientes de que pueden detener personalmente el virus y necesitan ser conscientes que el virus puede detenerlas a ellas”.

Hasta tres cuartas partes de la población mundial podría contraer la enfermedad del Covid-19

El uso de mascarillas es uno de las herramientas más eficaces para salvar vidas y detener la transmisión del COVID-19. En la imagen, una trabajador de salud despliega mascarillas entregadas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en India. Foto: PNUd/Pelevizo Meyase

“Ninguno de nosotros es excepcional y cuanto más podamos romper las cadenas de transmisión y detener el virus nosotros mismos, más evitaremos casos graves y muertes trágicas”, afirmó.

La vasta mayoría de la población de este planeta continúa susceptible de ser contagiada, explicó Ryan que añadió que, aunque no existen unas estadísticas fiables, la cifra de personas que aún pueden contraer el virus podría ser hasta de “tres cuartas partes de la población” mundial.

Necesitamos ganar tiempo para salvar vidas

“Por lo tanto -añadió-, este incendio del virus va a continuar ardiendo hasta que extingamos el fuego. Podemos apagarlo. Necesitamos aplacar el calor de las llamas. Podemos hacerlo ahora mismo aplicando medidas individuales, medidas colectivas y medidas gubernamentales. Tenemos las herramientas. Las vacunas proveerán una gran oportunidad de salvar vidas y a la larga de acabar con la transmisión. Pero ese día no ha llegado todavía y necesitamos ganar tiempo. Ganar tiempo y salvar vidas hasta que ello ocurra”.

Los ensayos de una vacuna contra el coronavirus se encuentran en una fase avanzada en el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford. Universidad de Oxford/John Cairns

Entre las herramientas que los individuos tenemos para parar la pandemia, la doctora Van Kerkhove destacó las del distanciamiento físico, el uso de la mascarilla, el no participar en actos sociales y el aislamiento cada vez que alguien tenga la sospecha o la confirmación de que tiene el virus.

El doctor Bruce Aylward coincidió con su colega Ryan al explicar que las vacunas tienen en este momento como principal función la de “salvar vidas, las de las personas mayores y las de los que están en el frente de la lucha contra la pandemia, el personal sanitario, pero de momento no la de parar la pandemia. No se verá ningún resultado en ese sentido hasta que pasen al menos seis meses”.

Ante esa posibilidad, Ryan indicó que “no podemos dejarlo todo a las vacunas porque para entonces se habrán producido demasiadas muertes y demasiada gente habrá sufrido por la enfermedad”.

No politizar la vacuna

Las vacunas desarrolladas en la Universidad de Oxford. Universidad de Oxford/John Cairns

A este respecto, Ryan comentó: “No queremos ver la perspectiva de que grandes proporciones de la población han sido vacunadas en unos países y nadie en otros. La gente que tiene más probabilidad de morir por esta infección no es todo el mundo en todos los países, sino los grupos que están en riesgo, por su edad y las personas vulnerables que pueden enfermar gravemente y los trabajadores de la salud que están expuestos a este virus”.

Finalmente, concluyó: “Hemos pedido en muchas ocasiones no politizar la pandemia, no politicemos ahora la vacuna”.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.