Cajamar deja a varios pueblos valencianos sin ningún cajero automático

La entidad financiera Cajamar continúa con su política de reducir personal, sedes y también recursos que empezó hace ya varios años. De este modo, los habitantes de varias localidades valencianas como Barxeta o Llanera de Ranes, entre otras, vieron como primero se cerraban sus respectivas oficinas, dejando tan solo en funcionamiento un cajero automático y un servicio de autobús bancario que acude a las localidades a lo largo de la semana. Una medida que ya había sido criticada por vecinos y políticos de estas pequeñas localidades por considerarla «discriminatoria» e «injusta», pues hay que tener en cuenta que en muchos casos este era el único banco presente en las mismas.

Estas decisiones impulsadas por Cajamar han continuado y en las últimas semanas los vecinos de localidades como Llanera de Ranes, un pequeño pueblo de La Costera que está unido a otros aún menores como Torrella o Cerdà, han visto como el cajero automático era retirado definitivamente y en su lugar se colocaba un cartel indicando los horarios del citado autobús bancario.

 

Operarios de Cajamar retiran el cajero automático de Barxeta este martes, día 19 de enero.

Este mismo martes, día 19 de enero, varios operarios de Cajamar se presentaban en Barxeta para retirar el cajero automático ubicado en la Calle Mayor, ante las protestas y el enfado de los vecinos y vecinas.

 

El Ayuntamiento de Barxeta dejará de ser cliente de Cajamar

Pero no solo de ellos, el Ayuntamiento de Barxeta, a través de su cuenta de Facebook, ha anunciado que va a retirar la cuenta bancaria municipal de Cajamar debido al «desmantelamiento del cajero automático» junto con el «cada vez menor prestación de servicios al pueblo de Barxeta».

Por ello el Ayuntamiento de Barxeta dejará de ser cliente de Cajamar y buscará otras opciones «más ventajosas para el ayuntamiento y para los vecinos y vecinas de Barxeta». Una medida de retirada de la cuenta que, según ha podido saber este medio de comunciación, también pretenden llevar a cabo gran cantidad de vecinos de Barxeta y de otras localidades afectadas.

 

La oficina donde estaba el cajero de Cajamar en Barxeta ha quedado totalmente cerrada y sus ventanas hasta tapadas.

Por otra parte, fuentes del ayuntamiento de Barxeta indican a Valenciacity.es que no descartan concentraciones y otras protestas en los próximos días.

Más cautos se muestran, de momento, otros alcaldes o ayuntamientos como el de Cerdà. Su alcalde, José Luis Gijón, indica que puede «entender la postura de los bancos, pues al final son empresas», pero agrega que ahora mismo, en plena pandemia del coronavirus, con restricciones de movilidad claras, es «el peor momento» para hacer algo así. Él pide a entidades como Cajamar que sean «más benevolentes» y les recuerda que los bancos «ya fueron rescatados con dinero público y ahora deberían responder de una forma más adecuada».

 

El cajero de Llanera de Ranes está desmantelado desde inicios del mes de enero de 2021.

Por otra parte, el alcalde de Cerdà recuerda que el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), junto con la Generalitat valenciana y las diputaciones, trataron de instalar en 2018 cajeros en pequeños pueblos o de mantener los existentes, pero los bancos nunca mostraron un interés claro en ello y la propuesta, a día de hoy, está paralizada.

Es más, cabría pensar que la medida se toma, precisamente ahora, cuando la atención mediática y de la población está centrada en el coronavirus y las restricciones de todo tipo que ocasiona.

 

La propuesta de instalar cajeros se paralizó en verano de este año

Mediante esta iniciativa se iba a crear un concurso público en el que se licitaría una ayuda por 10.000 euros al año el alquiler de cada cajero. Y a la que rápidamente se acogieron 95 municipios de los 248 de la Comunitat Valenciana que no tenían ninguna sucursal bancaria. Incluso se hablaba de crear una especie de servicio de asesoramiento financiero rural.

El presidente del Consell destacaba entonces que, según los datos del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), el 2,7% de la población de la Comunitat Valenciana no tiene acceso a una oficina bancaria en su lugar de residencia, lo que suponía un total de 135.814 habitantes. Algo que ahora se incrementará con medidas como la impulsada por Cajamar.

 

Muchas personas de edad avanzada afectadas por estos cierres de oficinas y cajeros

 

Una de la «oficinas móviles» de Cajamar con su ya famosa rampa metálica.

Pueblos en los que, además, gran parte de su población es de edad avanzada y no domina las nuevas tecnologías, que pretenden implantar a toda costa las entidades bancarias. Personas mayores que se ven, en plena pandemia, obligadas a hacer largas colas, al sol, ya sea a más de 30 grados en verano o rozando los cero grados en invierno para tratar de hacer algún trámite ante un autobús con unas rampas de acceso peligrosas para ellas y ellos y que, cuando toca la hora de cerrar, como confirman varios clientes, se marcha de allí, haya la cola que haya a sus puertas, dejando al pueblo sin servicio hasta la próxima vez que al mentado autobús «le toque» visitar esta localidad.

En julio de 2020, y tras varios meses sin obtener respuesta de los bancos, la Generalitat anunciaba que había decidido dejar sin efecto el proceso en el que estaba inmersa para replantearse la fórmula, ante la falta de interés de las entidades bancarias.

De hecho, la «falta de interés» había sido de tal calibre que, desde la puesta en marcha de la convoctoria, que fue el 5 de marzo, hasta el mes de julio, ninguna entidad bancaria se había presentado al concurso.

Ahora mismo, la Generalitat está tratando de reformular los pliegos para ver si alguna entidad bancaria se presenta. Pero, visto lo visto, y ante la actitud y decisiones tomadas por entidades como Cajamar, es más que previsible pensar que, de nuevo, el concurso quedará desierto, como pretenden dejar desiertos a los pueblos y al mundo rural valenciano con sus decisiones.

 

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.