Humor y una bañera victoriana para revisitar la Historia con el estreno en Valencia de Conquistadores

Del 13 al 16 de enero, Sala Russafa estrena en Valencia Conquistadores, de la formación extremeña Proyecto Cultura. Una divertida comedia con toques de absurdo que recrea con estética contemporánea personajes como Pizarro o Núñez de Balboa para reconciliarnos con la Historia.

 

Hay quien ha demandado que se derribaran estatuas de personajes como Colón o quien insiste en que España debería pedir perdón por atrocidades acometidas hace siglos, durante lo que se denominó ‘La Conquista de las Américas’.

Mientras que otros abogan por un revisionismo que, en vez de borrar el pasado, intenta ponerlo en contexto para conocerlo mejor. Este es el posicionamiento de la compañía extremeña Proyecto Cultura, que del 13 al 16 de enero estrena en Valencia Conquistadores, una comedia que se apoya en el humor para reflejar a los protagonistas y anécdotas de uno de los episodios más señalados de la historia de España.

 

 

“Queríamos alejarnos de la épica con la que se ha contado esta parte de nuestro pasado para recrear lo más fielmente la miseria de quienes vendían todo lo que tenían para comprarse un caballo, un escudo o un arcabuz y subirse a un barco, rumbo a lo desconocido, a montar una ‘franquicia’ del reino de España”, explica Chema Pizarro, quien también quería mostrar la dureza de lo que encontraban al llegar: sociedades con los mismos roles de opresores y oprimidos, no mucho más justas que la que habían dejado atrás. Él es uno de los intérpretes y autor de esta pieza, que firma bajo el pseudónimo de J.P. Cañamero, dando protagonismo a su segundo apellido en honor a su madre.

La lectura del libro Inés del alma mía, de Isabel Allende, está en el germen de este espectáculo que la compañía extremeña encargó a Pizarro, quien se sumergió en una ingente documentación histórica. “Cuando acudes a la correspondencia o los diarios de quienes viajaron realmente a América, desaparece toda esa pátina de heroicidad, de acontecimiento trascendental que le han dado los que, después, se dedicaron a contar ‘la Historia’. Te encuentras con seres humanos tratando de sobrevivir y con una trama política que es realmente fascinante”, explica el intérprete y dramaturgo.

 

Mucho humor para desmitificar la historia

 

Pizarro pensó que no había mejor lenguaje que el humor para contar lo absurdo de creerse descubridores de una sociedad que ya existía y, además, era igual de bárbara. Del trabajo con el director del espectáculo, Pedro Luis López Bellot, fue surgiendo la dramaturgia. Y de los ensayos con el elenco, improvisaciones que pulieron el texto, dando tanto protagonismo a la palabra como al gesto para que el humor creciera y guiara una puesta en escena contemporánea.

Así nació la idea de que los Conquistadores fueran a bordo de una bañera victoriana, en vez de una carabela. Y se fue construyendo un juego escénico al que daban vida el propio Pizarro junto a Amelia David y Francis J. Quirós. Los tres son el elenco que recrea el viaje a Perú, Méjico o Chile de la mano de personajes anónimos y otros conocidos, como Cortés, Vasco Núñez de Balboa o Inés Suárez. “No necesitábamos más que su interpretación, un buen diseño de luces, unos pocos elementos de escenografía y un vestuario atemporal para contar esta historia. El tratamiento escénico tenía que ser muy conciso para ayudar a que el espectador pudiera establecer paralelismos con maneras de pensar y de actuar que siguen vigentes”, explica López.

Más información y reservas en la web de Sala Russafa

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.