Investigadores, docentes y estudiantes de la UPV imprimen en 3D equipamiento de protección individual para personal sanitario

Ante la crisis global provocada por el COVID-19, investigadores, docentes y estudiantes de la Universitat Politècnica de València (UPV) se han puesto manos a la obra para imprimir en 3D equipamiento de protección individual para el personal sanitario.

Se suman, de este modo, a la iniciativa Coronavirus Makers, que agrupa a una red de más de 10.000 personas que se coordinan en España para crear, con tecnología 3D, mascarillas, respiradores, cabinas… en un tiempo récord, poniéndolas a disposición de los centros de salud y hospitales del país.

Máscaras de protección gracias a un proyecto ideado y liderado por Constanza Rubio

Desde sus casas, equipos de diferentes centros e institutos de investigación de la UPV trabajan en la impresión 3D de soportes de máscaras de protección. Una vez impresos, son los mismos equipos los que ensamblan la pieza 3D con el resto de componentes (lámina de acetato y elástico).

Es el caso, por ejemplo, del equipo dirigido por Constanza Rubio, profesora de Física Aplicada de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural (ETSIAMN-UPV), que participa en esta iniciativa junto con su grupo de investigación del Centro de Tecnologías Físicas (CTF).

El prototipo, que se va actualizando y perfeccionando gracias a indicaciones de miembros de Coronavirus Makers, está imprimiendo en estos momentos una tercera versión de la que se producen 9 máscaras al día.

“Con esta iniciativa se demuestra, una vez más, la importante labor investigadora y docente que se lleva a cabo en la universidad, así como su capacidad de adaptación a los cambios”, destaca Rubio. “Desde la UPV, estamos trabajando para que los estudiantes salven este curso, pero también, para que cada uno, desde su área de investigación, aporte lo necesario para superar juntos esta crisis”, añade.

Jaume Masià coordinando 7 impresoras del campus de Alcoi en marcha y, además, al centenar de miembros de la localidad

Otro de los ejemplos nos lleva hasta el campus de Alcoy UPV. En este caso, desde su dirección se coordina todo el equipamiento de impresión 3D del campus, disponible tanto en el espacio Generación Espontánea Design Factory como en el Departamento de Ingeniería Mecánica.

En total, son 7 las impresoras que están en funcionamiento estos días con el objetivo de crear los soportes para máscaras de protección. “Una vez impresos”, explica Jaume Masià, profesor del Departamento de Ingeniería Mecánica y Materiales, “montamos las máscaras con el resto de materiales y, posteriormente, siguiendo los protocolos de desinfección establecidos, se procede a la limpieza de cada equipo de protección individual (EPI), quedando todo listo para su distribución”.

Masià coordina, además, el equipo de trabajo de Coronavirus Makers de toda la ciudad de Alcoy, en el que se integra ya cerca de un centenar de miembros y que cuenta, a su vez, con la colaboración de una gran cantidad de empresas locales e instituciones, “indispensables para poder producir estos EPIs”, remarca el profesor de la UPV.

José Luis Alapont coordina la creación de un prototipo para la producción en masa

Desde la Escuela Técnica Superior de Arquitectura (ETSAV) y el Instituto de Restauración del Patrimonio (IRP), José Luis Alapont coordina otro de los proyectos con sello UPV. En este caso, su equipo trabaja en un nuevo prototipo de visera para producir a partir de moldes e impresión 3D.

“El problema de imprimir cada pieza es el tiempo (alrededor de 2 horas)”, señala. “En nuestro equipo, hemos desarrollado un molde de silicona para la visera –por colada-, cuya matriz se imprime en 3D, para que la producción se pueda hacer de forma artesanal, pero en serie”.

Esta solución “estaría a medio camino entre la producción individualizada y la industrializada. Es decir, que con este sistema, usando 4 moldes, podemos tener 200 soportes de las viseras al día, lo que agiliza muchísimo la disponibilidad de estos equipos de protección para el personal que lo requiera”, destaca Alapont.

El proyecto ha llamado rápidamente la atención del Cocodrilo Familifestival, una iniciativa surgida de la mano de 3 ingenieros, todos ellos egresados de la UPV, que organiza este evento para familias en septiembre y destinará los ingresos de las 100 primeras entradas vendidas a financiar la compra del material necesario para la producción de estas protecciones.

Generación Espontánea UPV

Además, desde el grupo de Generación Espontánea Makers UPV, se está colaborando activamente en diversos proyectos de la iniciativa Coronavirus Makers, como el diseño de respiradores o la fabricación de viseras de protección.

Iván Torres, integrante de la comunidad, señala: “Tenemos un grupo de impresión 3D con más de 60 personas dispuestas a imprimir viseras y otros elementos necesarios para la protección sanitaria. Actualmente, los materiales están siendo impresos de manera individual por los miembros en sus propias casas, y se están poniendo a disposición de cualquier hospital que lo necesite a través de los medios de distribución autorizados”.

Por su parte, los miembros de Fórmula Student, otro de los equipos de Generación Espontánea UPV, han aparcado estos días la fabricación de su próximo prototipo y dedican todo su esfuerzo a esta iniciativa, imprimiendo también las sujeciones para EPI con sus equipos.

Be More 3D

Otro de los ejemplos del compromiso actual con la situación es Be More 3D, empresa nacida en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación (ETSIE) de la UPV, líder en el desarrollo y fabricación de impresoras 3D para construcción que, estos días, centra sus esfuerzos en aportar su granito de arena a la iniciativa Coronavirus Makers.

En su caso, con la colaboración de José Ramón Albiol, profesor de la ETSIE-UPV, y el equipo de I+D+Arq, trabajan también en la impresión 3D de los soportes de las máscaras de protección.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.