Llega a Valencia el segundo autobús de refugiados ucranianos con Juntos por la Vida

Este martes por la noche llegaban a Valencia 40 personas mas procedentes de Ucrania y que han logrado huir así de la guerra. Los menores y sus madres, de 20 núcleos familiares, llegaban en un autobús que ha fletado la Fundación Juntos por la Vida, cuyos voluntarios llevan ya una semana en la frontera de Polonia con Ucrania asistiendo a los refugiados. Ellos se están encargando de atender a las personas, disponer el transporte y asegurar el viaje hasta aquí, dentro de su campaña de emergencia por Ucrania.

Lágrimas, abrazos y mucha emoción a su llegada al rectorado de la Universidad Politécnica de Valencia. Quienes les esperaban, muchos ucranianos, les recibieron cantando el himno Ucrania, y aplausos en un emotivo momento que hizo derramar muchas lágrimas.

A su llegada les esperaban las familias que les acogerán en sus casas y sus vidas durante este tiempo difícil. En su mayoría Son familias que tienen algún vínculo con la Fundación por los programas de acogimiento familiar de los menores en verano que vienen realizando desde hace mas de 25 años.

También hay otras familias que igualmente tienen otros vínculos con Valencia y por eso llegaban en el autobús. La mayoría de las personas que vienen son acogidos por familias valencianas, que está organizando un equipo de la Fundación en Valencia.

Después de casi tres días de viaje, llegaban cansados, pero tranquilos. Emoción y lágrimas se fundían en abrazos a su llegada y reencuentro con quienes les esperaban, y a quienes en muchos casos conocen desde hace años.

Reencuentros con familias de acogida

Es el caso de Alona, de 16 años. Ella venía a España desde que tenía 10 años. Se rencontraba con sus padres de acogida españoles Fernando y Cristina, quienes se mostraban muy emocionados al “tenerla aquí por fin”. «Era muy angustioso saber lo que estaba pasando”, expresaban. Fernando pidió a los gobiernos que no se olvidasen de Ucrania. Alona decía sentirse más tranquila al llegar a España, pero matizaba que le resultaba “muy difícil dejar a mis amigos atrás sin saber lo que les puede pasar”.

Verónica “Nika” tiene 20 años, y también estaba muy emocionada y llorando cuando abrazó a su hermana biológica que vive en Valencia desde hace años. Las dos habían participado en los programas de acogimiento familiares de la Fundación Juntos por la Vida.

Venía con su hermana mayor y su bebé. Nika también dijo sufrir por los que se han tenido que quedar en Ucrania, y que viven con mucho miedo. Dijo que nadie esperaba la guerra: «Nos avisaron de madrugada y dijeron que nos estaban bombardeando”.

El vicepresidente de la Fundación Juntos por la Vida, Jesus Rodríguez, afirmó que que el problema no es traer a la gente sino dónde alojarles, y la fundación hace lo posible por buscar familias voluntarias, y seleccionarlas entre las cientos de llamadas que reciben. El jueves llegarán a Valencia dos autobuses más con refugiados.

Este segundo autobús llegaba sobre las 8 de la tarde a la puerta del Rectorado de la universidad Politécnica de Valencia, donde les esperaba también el rector, Jose E. Capilla, quien cedió las instalaciones para la el recibimiento. También se encontraba el cónsul honorario de Ucrania en Valencia, Pablo Gil.

La Fundación Juntos por la Vida tiene abierta una cuenta  para recibir donaciones para hacer frente a los gastos de este operativo. Se pueden hacer a través de su web www.juntosporlavida.org o en el número de cuenta:

ES 9121002967810200042107.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.